Después del fin

Capítulo 9: Confesionario

Esto no va disminuyendo. Cada vez la cosa va creciendo de manera increíble.

Hemos tratado de sacar la verdad a los adinerados, pero no funciona. Hablamos tranquilamente, lo hacemos por las buenas, pero ellos no hacen más que reírse en nuestra cara.

Como no lo hicieron por las buenas, tendrán que hacerlo por las malas.

Willy consiguió ese objeto que utilizaron Los Controladores para detenernos cuando quería tocar ese color celeste en el techo, ese objeto que electrocuta. Lo consiguió por un controlador que está de acuerdo con la revolución. Ojalá no sea descubierto el controlador, porque si se enteran de que los traicionó, lo pueden castigar con la muerte.

Hemos hecho otro plan, o, mejor dicho, mi papá ha hecho otro plan. Tenemos que entrar a la casa de cualquiera de los adinerados (en este caso iremos donde mi ex jefe como venganza). No tendremos problemas en entrar ya que varios de los guardias se han ido en su contra. Está totalmente vulnerable. Al entrar a su casa, lo buscaremos (estará dentro, ahora ningún adinerado sale por miedo) y lo amarraremos a una silla. Si está su esposa o sus hijos o familiares, les haremos lo mismo.

Obviamente, iremos con la cara tapada, cosa que no nos pueda culpar, y les hablaremos fingiendo la voz.

Ya estamos en la casa de Willy vistiéndonos para realizar el plan. Nuestro traje elegido es color café claro, como la tierra.

Willy ha tenido que cerrar muy bien su casa cada vez que salimos porque cualquiera puede meterse a poner cámaras o a robar ahora. No hay que confiar.

Salimos caminando normalmente, como si no fuéramos a hacer nada. Nuestra cara tapada podría tomar sospechas, pero, por suerte, la casa de mi ex jefe está fuera del control de las cámaras, o de la mayoría.

Caminamos tranquilamente, ni siquiera sigilosa, sino tranquila, todo para no despertar sospechas.

El aparato que electrocuta lo lleva mi papá. Me lo iban a confiar a mí, pero me vieron jugando con eso tratando de electrocutar la tierra. Willy lleva las cuerdas que usaremos para amarrar a mi ex jefe a la silla, y yo llevo... mi presencia.

Mamá va detrás de nosotros actuando de la misma manera. Ella también lleva solo su presencia. Decidió ir con nosotros porque no quería enfrentar sola a su jefe.

Si con mi ex jefe no logramos sacar la verdad, iremos con el jefe de mi madre.

Qué lástima que Willy no sepa lo que queremos saber, todo porque no le confiaron todos los secretos por ser un jefe que trata a sus empleados como... humanos.

Estas son nuestras preguntas:

1. ¿Qué hay allá afuera?

2. ¿Por qué no podemos salir?

3. ¿Porque estaban los cadáveres de los últimos que fueron a La Salida enterrados en el jardín del Superior?

4. ¿Por qué había en su jardín un esqueleto enterrado? ¿De quién era?

5. ¿Por qué no me dejaron tocar esa supuesta simulación de color celeste en el techo?

6. ¿Por qué han ido desapareciendo los magnates?

7. ¿Ha salido al exterior?

8. ¿Qué pasó antes de que llegáramos aquí?

9. ¿Hay humanos allá afuera?

10. ¿Es real esa teoría de que antes hubo una guerra nuclear el 2100, lo que llevó a los supervivientes a esconderse bajo la tierra?

Esas son las preguntas que recuerdo. Obviamente no le mencionaré lo de Nancy cuando salió a la superficie terrestre durante el remezón ni a esas extrañas criaturas que ella vio. Ahora me extraña que Nancy no esté aquí. Según Willy, Nancy está un poco enferma, no sé de qué, supongo que será una pequeña gripe.

Todas esas preguntas las hará cualquiera de nosotros, específicamente quién no esté sujetando a mi ex jefe o no esté buscando si hay alguien más en su casa, etc. Quien esté desocupado.

Ya estamos al frente de la casa de mi ex jefe, al frente de la reja. Escalarla se ve como una tarea sencilla, no hay que ser muy ágil para hacerlo porque su reja es un poco baja y pareciera que su forma favoreciera la tarea de escalar.

Escalamos la reja de a uno. Al hacerlo y llegar al otro lado, no debemos saltar ni hacer ruido sino bajar suavemente.

Cuando me toca a mí, mi mamá me va ayudando a escalar; mi estatura no me favorece, a pesar de que la reja sea baja. Logro escalar satisfactoriamente.

Willy ayuda a mi mamá a escalar. Ella también es baja, supongo que de ahí saque mi estatura.

De último escala Willy. No obtiene la ayuda de nadie, aunque no la necesita. Su exagerada altura le ayuda mucho.

Baja muy suavemente. Miro a todos lados comprobando que no hay ningún testigo. Después miro a la ventana de la casa de mi ex jefe por si nos está viendo desde ahí. No veo a nadie. Espero que no haya escuchado nada.

Caminamos juntos y de manera sigilosa hasta la puerta lateral de la casa, una puerta muy pequeña y descuidada. Sería un gran error entrar por la puerta principal porque de seguro la estarán vigilando, aunque no entraremos por ninguna puerta. Eso lo hicimos antes cuando fuimos a la casa del Superior porque sabíamos que no había nadie en casa, pero ahora sabemos que la casa está ocupada, no sabemos por cuantas personas. Mientras menos sean, mejor.

Nos hemos puesto frente a la puerta. Por suerte, en las ventanas también hay rejas. Por las rejas escalaremos hasta el segundo piso y subiremos al balcón. Ahí estará la ventana abierta y podremos entrar (siempre deja la ventana abierta. Grave error).

Comienzo yo escalando las rejas de las ventanas, no porque lo hayamos planeado, solo porque quise ser la primera.

Pongo, con cuidado, mi pie izquierdo sobre el primer "escalón" de la reja. Suspiro aliviada al comprobar que no provoqué sonido alguno. Subo mi otro pie y de inmediato me sujeto con una de las manos a los barrotes para no perder el equilibrio. Esta vez sí se escucha un poco. Espero que mi ex jefe no haya escuchado.

Me volteo a observar a mi mamá, papá y a Willy por si tienen alguna expresión que refleje que lo arruiné todo al hacer ruido. Al mirarlos solo veo que están tranquilos.



the_icegirl

Edited: 19.07.2019

Add to Library


Complain