Destino, Brick Lane #6174

XVII

Mateus salió, conduciendo su motocicleta, a una autopista solitaria. A lo lejos pudo observar un hombre parado en medio de la vía, obstaculizando su camino. Mateus no se dio la molestia de tocar su bocina, sabía perfectamente que no se iba a mover del camino; él frenó a unos cuantos centímetros de aquel hombre, quien tenía un semblante serio. 

-Mateus Tolebar –dijo con un tono gélido. 

El recién nombrado se sacó su casco y se recostó en su motocicleta, soltando una sonrisa burlona. 

-¿Por qué no te mueves del camino? Estorbas -gruño -No he cometido algo ilegal –soltó un bufido. 

-todo lo que hacen es ilegal. 

-no para la raza a la que pertenezco, por lo tanto, tampoco cuenta para ustedes. No tienes permitido condenarme -sonrió. 

-Tienes razón. Tienes toda la maldita razón –negó –pero no he venido a condenarte, he venido a matarte -dijo con tranquilidad.

Mateus se sorprendió volviendo a sentarse en su lugar, para luego soltar una carcajada -¡vamos, Siwon! ¡Déjate de bromas! 

-no son bromas –hablo con tono gélido. 

-esta bien –comento indiferente –pero antes, quiero saber cual es mi crimen –habló con sarcasmo. 

Siwon soltó una sonrisa burlona –Nada con el maldito diablo o con Corban. Es algo personal. 

-te escucho –dijo mateus cruzando sus brazos en su pecho. 

-1981 –comentó Siwon, Mateus rodó sus ojos fastidiado, odia tanto que le recordasen esas cuatro cifras -¿lo recuerdas? Uno de tus mejores años, me imagino.  

-tu que sabes –bufo Mateus. 

-lo se, se que fue uno de tus mejores años, porque fuiste elegido para comerte el alma de un communs asesinado por orden de Nerón –dijo entre dientes. 

Mateus asintió lentamente –es verdad –Siwon hizo puño sus manos y su ceño está fruncido –pero no del todo, fue uno de mis peores años, esa alma nunca existió, nunca obtuve nada. 

-¿Qué quieres decir? –pregunto Siwon, relajando su ceño. 

-que hay dos posibilidades, salvaron el alma de ese communs u otro demonio se robó mi premio. 

-¿Qué? –susurro confundido. 

-además, ¿Por qué quieres vengarte? Tu amigo, Adrian, traicionó tu raza con una communs –Mateus se acercó a Siwon –o ¿acaso guardas algo? 

Siwon frunció su ceño –no es de tu importancia –él se dio media vuelta, para abrir sus alas y desaparecer del lugar. 

Mateus sonrió, negando con su cabeza, para luego colocarse su casco y seguir su camino. 

. . .  

Elián iba de camino a la biblioteca privada, pero al pasar por el séptimo cubículo, sintió el olor a rosas, tan particular de los arcángeles. Elián frunció su ceño y se dirigió al cubículo, encontrándose con Siwon, quien estaba recostado en la mesa. 

-Anzu se ha ido hace unos minutos –comentó, haciendo que Siwon levantara su cabeza perezosamente. 

-¿Qué pasaría si algún día tus sentimientos por Kilian desaparecieran? –preguntó con tono apagado, haciendo que Elián dibujara una mueca en su rostro. 

-lo dices por Anzu, ¿verdad? –Siwon asintió levemente –ella es una chica maravillosa, harias buena elección en elegir a Anzu. 

-¿Y si ella aparece? ¿Qué hago? –preguntó con angustia. 

Elián sonrió en forma de consuelo –entonces cuando eso suceda, tendrás las palabras correctas para explicarle todo. 

Siwon soltó un suspiro -¿crees que alguna vez dejes de querer a Kilian? 

Elian se tenso por la pregunta -¿Por qué la curiosidad? –Siwon sonrió burlón. 

-últimamente te trae flores y pequeños detalles. 

Elián bufo, alzando un leve rosa en sus mejillas –eso, no es nada. 

-¿seguro? –insistió Siwon. 

-Kilian hizo lo mismo antes de decirme que salía con Paula y que, en unos meses se casaría con ella. Hizo que me ilucionara, y luego terminara llorando por meses –solto un suspiro –soy un estúpido, sigue ilucionandome, y se que al final terminare destrozado. 

-lo dices por Noelia, ¿piensas que están saliendo? –Elián, alzó de hombros con indiferencia. 

-probablemente, pero estuve pensando seriamente en lo del intercambio. Lo voy hacer –hablo decidido. 

-¿Qué hay de los gemelos? –se sorprendió Siwon. 

-es algo… que está en las manos de todos. Kilian posiblemente forme una familia con Noelia. 

-al menos esperaras a que te lo diga formalmente –Elián asintió.

. . . 

Anzu llegó a la calle de Waterloo, estando a unas cuadras de su residencia, sus paso eran lentos, y su pensamiento estaba pendiente de Siwon, la actitud de él, después de ver a Mateus, la había dejado confundida y su repentina salida la había dejado preocupada. De repente frunció su ceño -pero, ¿porque me preocupa? -susurro para si misma, con cierto enojo y sus mejillas sonrojadas. 

Ella soltó un bufido y aceleró sus pasos, hasta su edificio, encontrándose con la figura de Siwon en la entrada de este. 

Anzu se sorprendió, sintiendo un inmenso calor en su cara -es como llamarlo con mi pensamiento -se reprocho, para luego acercarse a él. 

-¿porque te has tardado en volver a casa? está por oscurecer -interrogó Siwon, frunciendo su ceño. 

-¿porque debería darte explicaciones? -ella también frunció su ceño. 

-me preocupo por ti -respondió Siwon con tranquilidad.  

Anzu en suavizó su ceño, sorprendida, y con un nerviosismo, se giró hacia la puerta, tomando sus llaves, algo torpe, para entrar al edificio seguida por él. Ella abrió la puerta de su apartamento, lentamente, y antes de adentrarse a este, se enfrentó a Siwon -¿porque me has seguido? -intento sonar tranquila, teniendo un manojo de nervios encima. 

Siwon la observó detalladamente, con un semblante serio y un pequeño brillo en sus ojos. Anzu se tenso, cuando los ojos azul marino de Siwon se toparon con los suyos. 

-necesito hablar con Raquel -dijo, para luego pasar a un lado de Anzu, dejándola confundida.



Anonima

Editado: 20.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar