Detrás del antifaz

El principio del fin.

Me encuentro parada a los pies de la cama observando como Noah duerme profundamente, irónico. Una sonrisa triste se forma en mi rostro al recordar lo que sucedió anoche.

 

*Flashback*

 

Dejo a Greta sola en la habitación y bajo corriendo escaleras. Casi todos se encuentran en el living y me miran esperando una explicación... que les daré luego, ahora mismo ni yo sé que está sucediendo con exactitud. Igor me señala la puerta de entrada con el mentón y se lo agradezco. Me apresuro a abrirla pero allí afuera no hay nadie por lo que salgo y comienzo a rodear la casa de manera sigilosa. Soy consciente de que Igor viene siguiendo mis pasos pero no puedo pensar en eso ahora, algo me dice que voy a agradecer su presencia luego.

Voces, susurros furiosos se escuchan desde un rincón escondido en el parque trasero de la casa de mi amigo. Sé de donde provienen, solíamos escondernos detrás de la caseta del jardinero cuando de adolescentes nos juntábamos a beber y fumar.

Conocía la casa de Igor como la palma de mi mano y eso incluía el jardín, por lo que sabía cada defecto y trampa del amplio terreno. Procurando no hacer ruido me deje guiar por las voces de las dos personas que buscaba, cuando estuve lo suficiente cerca respire hondo y puse toda mi atención en su conversación.

 

- Noah, ¿cuándo piensas decírselo a Nella? Merece saberlo.

 

- Cierra tu boca Amunnet, no me hagas hacer algo de lo que me arrepienta más tarde.- La mezcla de nerviosismo y enojo en la voz de Noah activo todas mis alarmas.

 

- No puedes hacerme nada, te guste o no llevo a....

 

- No lo digas joder, ya cierra esa maldita boca. Esto no puede estar pasando. – Aunque no los veía, sabía que en ese preciso momento se estaba pasando las manos por su (ahora algo largo) cabello.

 

- ¿Enserio Noah? - No pude pasar por alto la ironía en la voz de Amunnet.- Te creía más inteligente... Esto es lo que pasa cuando, ya sabes, tienes sexo con alguien durante meses y olvidas cuidarte.

 

- Esto es un error, no puede ser mío.

 

- Lo es, quieras o no. Nuestro hijo no es un error Noah, asúmelo y díselo a Nella joder... O se lo voy a tener que decir yo.

 

Tape mi boca para evitar que un sollozo se escape de ella. Sentí los brazos de Igor rodearme y sabía que se estaba conteniendo para no ir y destrozar a Noah. Así que esto era, me estaba engañando con Amunnet y encima ella estaba embarazada. Mi débil corazón se destrozó en ese momento y todo el peso de lo sucedido en estos meses cayó sobre mí. No sé cuándo pero comencé a marearme, todo se volvió negro y de un momento a otro sentí el césped sobre mis rodillas y la voz de Igor llamándome desesperadamente.

 

...

 

Cuando desperté, me encontraba sola en la habitación de Igor y se escuchaban gritos provenientes del salón. Con cuidado me levante y baje las escaleras. La escena era aterradora, Noah estaba golpeado y su nariz sangraba sin parar. Igor le gritaba listo para atacar  nuevamente, cosa que no hacia gracias a que su padre lo sostenía con fuerza. Amunnet miraba todo con cara de conejo asustado mientras frotaba su inexistente barriga. La única que fue consciente de mi presencia fue Greta quien corrió a mi encuentro y comenzó a hacerme miles de preguntas por segundo.

Cuando termino, solo dije que necesitaba hablar con Noah y aunque todos se opusieron no cedi, necesitaba que me dijera lo que estaba pasando en la cara. Manteniendo la distancia, nos dirigimos al mismo cuarto donde habíamos tenido sexo más temprano y sentándome sobre la cama sin mirarlo le pedí una explicación. Y una parte de mi deseo no haberlo hecho.

 

Confeso que me estaba engañando con Amunnet desde nuestro viaje a Brasil. Una noche de borrachera se acostó con ella, quien luego comenzó a chantajearlo. Mantuvieron una relación durante los siguientes meses hasta que él quiso darla por terminada hace unas semanas y fue cuando ella le dijo que estaba embarazada. Se hizo las pruebas correspondientes y efectivamente lo estaba. Mi mente estaba en shock, había confiado en él y me había defraudado de la peor manera. Me iba a casar con la persona que me había estado engañando con "mi amiga".

 

- Lo siento tanto cielo, te amo. Te amo tanto y sé que estuve mal pero por favor perdóname.- sus súplicas me estaban destrozando aún más pero no iba a dejar que se diera cuenta de ello. No iba a volver a caer.

 

- No digas más Noah.- Me puse de pie y lo mire a los ojos, esos ojos que creía amar y ahora solo me dañaban. - Si me amaras no me habrías engañado. Incluso mientras lloraba por la muerte de mi prima, te revolcabas con mi supuesta amiga para después venir a consolarme ¿Cómo te da la cara para pedirme que te perdone?

 

- Nella...

 

- Nella nada Noah - grite con toda la furia contenida.- Solo dime una cosa, si ella era tu amante ¿Por qué seguiste con la idea del casamiento? ¿Pensabas que iba a estar feliz con ser la cornuda más grande de la fiesta? ¿O que no me iba a dar cuenta jamás?



ChicadePapel

#7336 en Joven Adulto
#5726 en Thriller
#2498 en Suspenso

En el texto hay: traicion, desamor y amor, familia y amigos

Editado: 22.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar