Dilema de una Adolescente.

Prologo.

PROLOGO.

En octubre de 2006 Rebeca y mi padre se separaron, me quede con ella, y fue una gran experiencia siempre tenía lo que quería, y me consintió más de la cuenta, ella casi nunca estaba en casa, y me prohibió decirle mama, así que desde ese momento fue solo Rebeca, todo iba de maravilla tenía grandes amigos, una casa enorme, y toda la libertad que podía desear, solo éramos Rebeca y yo, nadie más, pero el año siguiente justo cuando cumplía 9 meses divorciada de mi padre, se embarazo y se caso con un tipo que me caía muy mal, lo recuerdo a la perfección, siempre usaba traje, y corbata, olía a habanos, y nunca me dirigió la palabra, quizás por eso me caía tan mal, no estaba acostumbrada hacer ignorada.

 

Aun recuerdo las primeras palabras que me dijo, fue algo casual pero me enamore del tono de su voz era aterciopelada, y masculina, tenía un leve acento ingles, el fumaba sentado en la chimenea mientras yo bajaba corriendo las escaleras, escuche como decía mi nombre lentamente y me acerque a él.

 

  • ¿Pasa algo?- le pregunte y el asintió.
  • ¿Y tu madre en donde se ah metido?- me quede embobada unos segundos y luego reaccione.
  • No lose, ella ah salido hacer unas compras- le dije y el palmeo el asiento a su lado, tenía solo 8 años, así que sin ninguna desconfianza me senté a su lado.
  • ¿Sabes algo Rachel?- me pregunto con suma astucia y negué- tu no me gustas, me pareces una revoltosa, y de seguro tus padres te aman, y me parece sumamente hipócrita de tu parte decirle a tu mama que la quieres, cuando perfectamente se nota que eres una malcriada sin sentimientos- cada una de sus palabras se clavaron en mi corazón como pequeñas dagas, era una niña pero no era estúpida, me sabia defender por algo era la más popular de mi grado.
  • Sabes cómo te llames, tú tampoco me gustas y sé que Rebeca te dejara pronto.

 

No volví a cruzar palabra con él y cuando mi hermanito nació el ya se había ido de casa, ahora Rebeca y yo teníamos un nuevo amiguito, me recuerdo pasando las horas viéndolo, el era ridículamente perfecto, y se parecía demasiado a su padre, con ese cabello castaño claro y los ojos azules, pero no cualquier azul, era un azul como el cielo.

 

Así pasaron los años hasta que cumplí 11 , todo cambio para mi, tenia custodia compartida eh iba una semana con papa y otra con Rebeca, las cosas eran geniales, tenía dos casas, y el doble de juguetes, papa se caso con otra mujer que tenía dos hijos, una niña llamada Sofía, la cual era castaña con ojos chocolates, era muy linda y femenina, teníamos la misma edad así que me divertía mucho con ella, por otro lado estaba Liam, el cual era igual que su hermana en versión masculina era dos años mayor, y nunca estaba mucho con nosotras, estaba en su propio mundo.

 

A los 12 Rebeca se volvió a casar esta vez era un tipo muy guay, sabía que era menor que ella, quizás por eso era tan divertido, tenía el cabello negro, y ojos ámbar, nunca lo vi con un traje siempre estaba relajado, y a veces lo veía en las noches salir al patio a fumar algo, mi hermanito tenía 4 años al parecer adoraba a Paúl- ese es su nombre- y no lo criticaba, mama aun era joven, así que salió embarazada de nuevo, cosa que a Paúl le lleno de felicidad absoluta.

Pasaron los años con la misma rutina, siempre todo era igual, no había un gran cambio significativo, a veces dormía con mama y otras veces con papa, salía de fiestas, pero aun así era responsable en la escuela, era una clase de hija perfecta, no tan perfecta pero iba por un buen camino.

 

 

 



Rotciv Diaz

#8655 en Joven Adulto
#23013 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amor amistad, adolescensia

Editado: 01.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar