Dilema de una Adolescente.

Capitulo 3.

Capitulo 3.

 

Al final decidí quedarme en casa de mama, ayude a Paul a preparar la cena mientras que Rosie jugaba con su muñeca y Richard se bañaba, estábamos trabajando en silencio, hasta que la puerta se abrió, mis fosas nasales captaron el olor a colonia masculina, así que no voltee, aun estoy molesta porque invitaran a vivir con ellos al idiota del sobrino de Paul, que tiene por nombre Nick el imbécil,

 

  • ¿Que cocinan?- pregunto desde la puerta y Paul me vio y negué.
  • Lasaña- dijo Paul sencillo- beca debe de llegar en cualquier momento.
  • Todo un amo de casa- se burlo el chico y sonreí era cierto.
  • Ya soy maduro esto es lo que hago mis días libres- se defendió y negué.
  • Sal del closet de una vez por todas- le dije y él me golpeo con suavidad.
  • Aun soy tu padre señorita- me dijo.
  • Maricon- le dije en español y el negó.
  • No debí de enseñarte groserías en español.

 

 

Seguimos cocinando y al terminar note que el niño bonito me miraba, y gruñí odio que me miren tanto, le iba a decir algo pero la silueta de mama apareció en la cocina y la fui a abrazar, ella también me abrazo y beso mi mejilla.

 

  • ¿Como estas cariño?- me pregunto mientras tiraba su cartera al piso y se sacaba los tacos.
  • Digamos que bien- le dije y vi a Nick y ella rio.
  • No es una monada- rodé los ojos, al parecer todas las mujeres que conozco sienten que don estúpido es un galán.
  • No lo creo- canturree y me senté, justo al lado de Nick y lo vi sonreír.
  • No es por nada, ¿pero qué haces aquí Rachel?- hice una mueca, ni yo lo sabía.
  • Nada, bueno solo quise pasar la noche aquí.
  • Está bien, a veces te extraño- dice y va a nevera dejándome pensando.

 

 

Luego de un rato nos sentamos a comer, al terminar la cena, mama fue a lavar los platos y los otros nos sentamos en el sofá haber un partido de soccer, mi celular vibro y lo tome era un mensaje de Chad.

 

Chad- nena, le eh dado tu numero a Justin.

r- ¿Que hiciste qué?

Chad- no te molestes el me dijo que le habías caído bien, y que si le podía pasar tu numero, no te quejes deberías de agradecerme.

r- blasfemias, te amo idiota.

 

Seguí viendo el partido y sentí un flash me gire, Nick tenía una cámara en sus manos y sonreía, el parecía divertido, note que Paul ni los niños estaban y rodé los ojos, los amo familia.

  • ¿Qué haces idiota?- le dije y el solo se sentó.
  • Nada- dijo y gruñí.
  • Nada no es tomarme fotos- el rio y me paso la cámara.

En la foto salía concentrada viendo la tele, me pareció magnifico mi estado de concentración y aparte la foto era buena.

  • Cuando la edite te la paso- me dijo y asentí y le pase la cámara.
  • Claro- el iba a decir algo pero me pare- adiós perdedor- le dije y subí las gradas.

 

Mi cuarto era genial, era el más grande de toda la casa, y tenia de todo ahi, era mi pequeño refugio, me quite la ropa y cuando me iba a poner la pijama mi celular sonó era un mensaje de Sofía lo abrí rápidamente y sonreí.

 

Sofí- fiesta en casa de Ryan a partir de las 10 no faltes, todos están invitados, corre la voz.

 

Corrí al baño y me di una larga y refrescante ducha, al salir tome mi celular y le marque a Chad pidiéndole que me recogiera y el dijo que en una hora estaba aquí, seque mi cabello y fui al closet para buscar que ponerme, amaba las fiestas de Ryan eran simplemente geniales, no había mejor manera de empezar un fin de semana, tome un vestido liso azul, que se ajustaba perfectamente a mi cuerpo y me quedaba un poco más arriba de la mitad de mis muslos, luego tome una chaqueta de cuero negra, y unos tacos, me puse ropa interior, y fui al baño, prendí la plancha, y espere a que calentara, treinta minutos después estaba lista, termine mi maquillaje y le escribí a Chad que me avisara cuando llegara, para que mama no se molestara cuando tocara la bocina, tome los tacones en mis manos, y salí del cuarto baje las gradas, y vi a Paul diciéndole algo a Nick, pero pronto su mirada paso sobre mí.

 

  • ¿A dónde crees que vas jovencita?- me pregunto y me encogí de hombros.
  • A una fiesta- le dije y el rio.
  • No le has pedido permiso a tu madre Rachel- rodé los ojos, no me hacía falta su permiso nunca me había regañado por salir a fiestas sin comentarle, ella confiaba demasiado en mi.
  • Pfff, sabes que no hace falta eso Paul- el negó y luego sonrió.
  • Nick te acompañara- me dijo y negué.
  • No mames no lo hará no tengo 5 años- el negó y me vio mal.
  • Eso o no iras- no tenía muchas opciones y respetaba demasiado a Paul como para contradecirle.
  • Lo que sea- dije y salí de casa.

 

Minutos después Chad nos recogió me monte en el asiento de copiloto y el otro atrás, él y Chad se saludaron y rodé los ojos, yo era popular era la chica más popular de este pueblo desde que tenía 8 años, pero Chad era el tipo más popular, al contrario de Ryan que la mayoría de las veces era un grano en el culo, Chad siempre estaba feliz y le sonreía a todos, sin duda era mi mejor amigo.

  • Nena- me dijo y lo vi- ven y dame un poco de azúcar- dijo y se estaciono afuera de la casa de Ryan.



Rotciv Diaz

#8579 en Joven Adulto
#22823 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amor amistad, adolescensia

Editado: 01.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar