Dilema de una Adolescente.

Capitulo 5.

Capitulo 5.

 

El sábado fue una mierda, los recuerdos de la noche anterior pasaban por mi mente torturándome, solo llore sin parar, se supone que ella era mi amiga y se supone que nunca me iba hacer sufrir, estaba destrozada devastada, me sentía furiosa y mataría a cualquiera que se metiera en mi camino, no salí a desayunar, y el almuerzo me tuve que obligar hacerlo ya que moría de hambre, podía sentir la mirada de Nick expectante en mi, y el silencio que había en la mesa, nadie se atrevía a preguntar qué pasaba, y no sabía que sentir al respecto.

 

  • Oye Rachel Carly ah venido a verte- dijo mi hermana y asentí.
  • No te quiero cerca de esa perra Rosie- le dije mientras jugaba con la comida.
  • ¿Por qué? se supone que es como mi otra hermana no entiendo- dijo ella y gruñí subiendo la mirada.
  • Ella no es tu hermana Rosie si la vuelves a mencionar te juro q..
  • Carly, Carly, Carly, Carly- ella canturreara y grite mientras golpea la mesa, sentí como todos se tensaron de mis ojos salieron dos lagrimas, que limpie rápidamente.
  • Rosie a tu habitación ya- le dijo Paul y ella se paro y se fue refunfuñando.
  • Lo siento- dije en voz baja y me iba a ir a mi habitación.

 

Cuando subía las escaleras sentí que Paul me seguía, el no se había ganado el apodo de papi o segundo papa por nada, al llegar a mi habitación fui a mi cama y el al baño al volver, tenía el frasco de pastillas y negué.

  • Por favor no- le dije y el negó.
  • Lo hago por ti cariño, tienes que tomarla- dijo suavemente y me paso una con un vaso de agua.
  • Paul- dije y se me escaparon mas lagrimas mientras me tomaba la pastilla.
  • Shh cariño, estoy aquí nada malo te pasara.

 

El domingo no mejoro en nada, me tomaba dos pastillas diarias, y no salía de mi cuarto apenas comía, apenas podía estar bien sin llorar, me sentía mal sentía que en cualquier momento explotaría y no abría vuelta atrás, Carly vino golpeo mi puerta y se quedo hay un rato y luego se marcho.

En la noche Paul vino y se quedo callado conmigo hasta que me quede dormida, el lunes amanecí mejor tenía que hacerlo, me pare de la cama y me tome una pastilla, luego fui al baño y me duche, me sentía relajada y drogada, al salir tome un short, una camisa negra lisa, vi el clima y era una mierda así que tome un suéter, me coloque mis vans nuevas que eran botas, me puse una gorra al revés y salí del cuarto, tome un rápido desayuno y mama me obligo a llevarme las pastillas, al salir me monte en mi auto sola y saque el celular, lo encendí por primera vez desde el viernes y le marque a Savannah.

  • Hola- dijo ella al contestar y suspire.
  • ¿Quieres que te recoja?- le pregunte mientras salía del estacionamiento.
  • Claro- le colgué y me dirigí a su casa. necesitaba despegar un poco mi mente y sabía que ella era la solución.

 

Momentos después estacione fuera de su casa y toque la bocina. Segundos después la vi salir de casa, tenía un short de mezclilla, un top verde, una chaqueta de mezclilla, y lindas zapatillas, se monto en el auto y me sonrió.

 

  • Hola- dije y ella se acomodo en su lugar mientras me ponía en marcha.
  • Luego de la fiesta te perdiste, junto al nuevo ¿acaso ustedes?- voltee y observe que tenía una cara picara y reí.
  • No jodas sabes que no sería capaz.
  • Lose eres Rachel Queens eres muy buena para cualquiera- reí ante eso, todos me creían su heroína o su ejemplo a seguir cosa que era ilógico yo soy todo menos perfecta.
  • Haces que suene como si fuera perfecta, la virgen maría y Rachel Queens- ella ríe y saca su celular.

 

Pasamos todo el trayecto hablando de millones de cosas, hasta que estacionamos el auto sabia que me tenía que enfrentar a Carly iba hacer completamente ridículo no hacerlo, ella siempre fue i mejor amiga, pero últimamente la popularidad se le ah subido a la cabeza, ya no es la misma chica que o le importaba nada, ahora es ridícula, se mete con todos y se comporta como zorra con Ryan ella no se parece en nada a mi mejor amiga.

 

  • ¿Qué hay nenas?- pregunto Chad cuando abría mi casillero, el, todo había sido su jodida culpa, pero sentía como el efecto de la pastilla estaba en mí, me sentía dopada de cierto modo.
  • Chad- dijo Savannah con una gran sonrisa- ¿follaste con Sofía no?- estaba neutral por dentro quería gritar y llorar, como se atrevía, pero por fuera no pasaba nada ninguna de mis emociones se reflejaban.
  • Si bueno, pero no es la gran cosa- suspire y tome los libros que necesitaba, el era un idiota sin duda.
  • ¿Cómo fue?- cállate Savannah.
  • Genial, no sabes cómo se mueve ah sido una de mis mejores folladas sin duda, se me fue todo ese horrible queso que tenia ¿tu entiendes no?- ella asintió y cerré mi casillero- ¿qué te sucede Rachel?- negué varias veces y me encamine a mi clase.

 

A última hora, el efecto de la pastilla se había pasado y había vuelto hacer yo, compartía clase con Ryan Chad y Sofía, Chad y Sofía se lanzaban miradas todo el tiempo y ninguna me importo mucho, ya no estaba loca, ya estaba en mis cinco sentidos y no recaería de nuevo, Ryan hablaba por su celular y yo solo me arrecoste en la mesa.



Rotciv Diaz

#8599 en Joven Adulto
#22880 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amor amistad, adolescensia

Editado: 01.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar