Doce Años Menor

NUEVO ESCÁNDALO

Son las nueve de la mañana, todavía estamos durmiendo. El teléfono de Robin, suena sin parar. Luego, comienza a sonar el mío. Lo tomo aún dormida.

_ Mamá, ¿estás bien? - son las mellizas.

_ ¿Mamá, es verdad todo eso que dicen?

_ Estoy bien niñas, ¿porqué me llaman tan temprano? Hoy es sábado.

_ Mamá, son las nueve de la mañana. ¿No has salido de la cama? ¿Robin está contigo también? ¿Por qué no contesta el teléfono?

_ Niñas, ¿qué es lo que pasa? ¿Porqué están tan asustadas? - me siento en la cama

_ ¿Qué es lo que pasa Ema? ¿Pasó algo con las chicas? - Robin también se sienta

_ Mamá, ¿no han mirado las noticias de hoy? Ponnos con Robin mamá.

_ ¿Para qué? ¡Pondré en altavoz del teléfono, para que puedan hablar con los dos!

_ Robin ¿Estás ahí?

_ Si Chicas. ¿Qué necesitan?

_ ¡Robin, estamos en el hotel! ¡No nos dejan subir a nuestra habitación! ¡También, hay muchos reporteros arriba de nosotras! ¡Estamos, en el baño de la recepción! ¿Puedes hacer, que nos protejan, y nos lleven para una habitación?

_ ¡¿Qué es lo que pasa chicas?!- grita Robin

_ ¿No han visto las noticias hoy? Primero, ayúdanos y después vean las noticias.
_ ¿Qué es lo que pasa chicas? ¿Están bien?¡Ya vamos para allá! - grito asustada

_ ¡No mamá, no vengas!

_ ¡Chicas, denme cinco minutos, no se muevan de ahí! ¡Enseguida lo arreglo todo!

_ ¡Gracias Robin!

Cuelga, toma su teléfono furioso. Marca un número.

_ ¡Renato! – grita fuera de control- ¿Quién, es el que no ha dejado pasar a mis hijas a su habitación? ¿Dónde están los hombres, que te dije que les pusieras para que las cuidaras?

_ ¡Señor, es una locura el hotel!¡Tengo, todos los hombres protegiendo la entrada! - puedo escuchar claramente la conversación. Estoy asustada, sin saber que es lo que pasa con mis hijas, me pego a Robin que sigue gritando.

_ ¡Mis hijas, en estos momentos están encerradas en el baño, porque alguien no las dejó subir a su habitación! ¡Arréglalo! ¡Qué no le pase nada a mis hijas, o van a correr cabezas hoy Renato! ¡En media hora estoy allá!

_ ¡Si señor, enseguida me encargo!

_ ¡Vamos Ema! ¡Vamos a ver que es lo que pasa!

Salimos para el salón. Ponemos las televisión. En todos los canales, me encuentro yo con mis hijas. Subimos el volumen.

 “La señora Ema Villarroel Valdivia, directora de la empresa de diseño industrial “Mirada al futuro” Estuvo casada, con el mafioso que se hace llamar entre otros nombres, Orestes Valachi, con el cual, tubo dos hijas que se encuentran estudiando en estos momentos en la universidad.  Fuentes muy cercanas a ella, nos confirmaron que hace poco, recibió la visita del mismo, con el cual compartió durante un mes, al mismo tiempo, que mantenía una relación con el magnate Robin Reyes Villaverde, doce años menor que ella. La fuente cercana a ella, nos dijo que Robin adoptó sus hijas. Por lo que las mellizas Melina y Emily ahora, son herederas del magnate al tener el apellido Reyes Villaverde”

 Fuentes del FBI, nos han informado que Orestes Valachi, es el responsable de la muerte de los padres de Ema, es decir, que ella estuvo casada con los asesinos de sus padres del cual tiene sus hijas. Los padres de ella, eran dos excelentes biólogos que trabajaban para la agencia federal.  Nos han informado también, que Ema está siendo investigada, por una posible relación con la muertes de sus padres……

 Me quedo sin saber que decir. Miro a Robin, que tampoco sabe que decir. Me siento en el sofá, porque siento que mis piernas no me sostienen. El viene y me abraza, fuertemente contra su corazón. Me besa suavemente mi cabeza.

_ Ema, yo sé que estás en estos momentos aterrada. Pero piensa en las chicas. Son nuestra prioridad. Tenemos que ir donde ellas.

 Lo miro agradecida, lo beso en los labios. Y me pongo de pie.

_ ¡Vamos, llama a tú helicóptero y vamos!

_ Si amor, ya mandé un mensaje. Y Ema, ¡vamos a salir de esto juntos!

_ ¡Si amor, lo sé! ¡No temas, esta vez no me voy a dejar vencer! ¡Sé que estás ahí para mi y mis hijas!

_ Si vístete. Yo voy hacer algunas llamadas que necesito hacer.

Me dirijo a mi habitación. En mi mente, sólo están mis hijas, todo lo demás ha pasado a un segundo plano, que no tiene importancia para mi. Sólo poner a salvo a mis hijas. Tomo un baño rápido, me visto y voy al encuentro de Robin que habla por teléfono.

_ Gracias Renato. No dejes que les pase nada a mis hijas. No dejes que nadie las disturbe.

 _ Gracias Robin, por cuidar de ellas así. No sé que hubiese sido de ellas, si no estuvieras tú.

_ Son mis hijas Ema, no lo olvides. Voy a bañarme y vestirme, el helicóptero estará aquí en diez minutos.

_ Está bien, tengo que llamar a Joe y Robert.

_ Hazlo, en lo que me arreglo.



Bris

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar