Doce Años Menor

HELI-SKI

_ ¡Ustedes dos, alto ahí! – les grito a Robert y Joe, que ya iban de salida. – no los he visto desde que estamos aquí, cuando me levanto, ya han desaparecido.

_ Discúlpanos Ema querida – dice Joe, acercándose a mi para darme un abrazo – pero llevábamos años sin poder esquiar. Tu pareces siempre muy cansada, por eso te dejamos dormir. Y Robin no se te despega.

_ Dejen las justificaciones – dice Robin detrás de mi – ni una sola vez, nos han invitado a ir con ustedes. ¿A ver, a dónde van hoy? Iremos con ustedes.

_ Oh, no sé si será bueno para Ema. Vamos hacer heli-ski.

_ Ema linda, eso yo no me lo pierdo. – grita Robin emocionado. Espérenme, que voy a cambiarme de ropa.

_ ¡Oye, yo también quiero hacerlo! No se vayan, enseguida venimos. – salgo corriendo a cambiar de ropa. Me encanta la adrenalina que provoca el ski extremo. Solo lo hicimos una vez Serrí y yo, y no olvido la emoción.

_ Mamá, ¿porqué corres? ¿Adonde vas?

_ Vamos con Joe y Robert hacer heli-ski.

_ Nosotras también queremos. Voy a llamar a Renato ahora mismo. No se vayan sin nosotras mamá.

Y también salen corriendo a cambiarse de ropa. Ya estamos todos listos, rumbo a la pista de los helicópteros. Llegamos, Robert arregla las reservaciones. Por suerte, había cupo para todos. Y aquí vamos volando, rumbo a una montaña muy empinada. Nos dejan en su cima.

_ ¿En que orden lo hacemos? – pregunto.

_ Creo, que yo bajaré primero para asegurarme que todo está bien – dice Robert. - Si, cuando les haga la señal, pueden bajar las mujeres seguidas por ustedes.

_ Está bien. Yo, Renato y Joe iremos detrás de ellas para cuidarlas.

_ No te preocupes cariño. Las tres lo hacemos muy bien – digo, observando su mirada de preocupación posada en mi.

Lo comprendo, nunca me ha visto esquiar. Robert se lanza, está todo bien nos hace una señal, mis hijas y yo nos miramos, y salimos desprendidas haciendo zigzag a gran velocidad, saltamos, damos giros. En uno de ellos, puedo ver a los hombres que nos siguen, y la mirada de terror que tiene Robin, ligada con admiración. Al final, todos llegamos a la ladera de la montaña. Felices.

_ ¡Ema, niñas, son increíbles! – grita Robin abrazándonos.

_ No has visto nada, querido – dice Joe – desde que eran pequeñas Ema y yo, todos los años nos pasamos una temporada con ellas esquiando.

_ No niego que mi corazón lo tenía latiendo velozmente, por el miedo de que les pasara algo. – habla Robin todavía abrazado a mi.

_ ¿Lo repetimos?

_ No querida, no creo que soporte verlas otra vez, con toda esa nieve cayendo detrás de nosotros, mejor vamos a una pista normal.

_ Si Ema, te va gustar la que tienen aquí, es muy empinada. Vamos a enseñarle a Robin y Robert lo que es esquiar. No me ha dejado hacer nada, en estos días gracioso.

_ Está bien, mira ya viene el helicóptero.

_ Mamá, está sonando tu teléfono. Debe ser la tía Serri, dijo que venían hoy.

_ Oigo.

_ Ema, soy Iris.

_ ¿Iris? – Robin me mira sonriente. - ¿Qué quieres Iris?

_ Quiero estar contigo.

_ Está bien, en un rato voy.

_ No, deja el teléfono abierto.

_ ¿Para qué?

_Para estar contigo.

_ ¿Qué significa eso? Robin, cariño ven acá. Habla con Iris.

_ ¿Para qué?

_ No sé, dile que te explique ella.

_ Iris, dime.

_ Hola Robin.

_ Dime linda ¿qué quieres?

_ Estar con ustedes.

_ No puedes ahora.

_ Si puedo. Deja el teléfono abierto.

_ ¿El teléfono? ¿Hiciste una conexión con el teléfono? ¿Por eso te conectaste al internet ayer Iris?

_ Si

_ Está bien, lo dejaré abierto, pero no puedes hablar. ¿De acuerdo?

_ Si

_ Ema, esa hermana tuya cada día me sorprende más. Resulta, que ella hizo una conexión con tu teléfono, y puede estar aquí con nosotros si lo dejas conectado.

_ ¿De veras?

_ Si, deja el teléfono conectado y ponlo en el bolsillo superior, con la cámara hacia afuera.

_ ¿Para qué?

_ No sé, me parece que ella va a buscar la manera, de ver a través de la cámara.

_ No creo que ella sea capaz de hacer eso cariño.

_ Ema, ni tu ni yo, sabemos de lo que es capaz tu hermana. Vamos ahora, están esperando por nosotros.

¿Estaré siendo egoísta, por no dar a conocer a Iris al mundo? Me empiezo a preguntar en estos días. Es tan avanzada, que quizás pueda ayudar en muchos campos, no sé en la medicina, por ejemplo. Debo pensar muy bien.



Bris

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar