Él

Capitulo 2: la invasión

Sucedió a pleno día...

Gritos y llantos se escucharon en los alrededores del pueblo, mientras los moradores corrían en todas direcciones llamando a sus familiares.

Mi madre salió portando su armadura lista para el combate, nos dijo que atrancáramos la puerta y ventanas y, que sin importar que escucháramos no abriéramos a nadie. Desde luego, mis hermanos mayores sabían que el situación era seria y debíamos obedecer, así que procedimos a sellar todas las posibles entradas y mantenernos vigilantes ante cualquier intento de entrar a nuestro hogar.

Desde luego, todos teníamos miedo, pero confiábamos en que mamá volvería pronto...si esa confianza hubiese permanecido lo suficiente, quizás nos habríamos preparado para lo que sucedería después.

Cuando escuchamos los primeros golpes de la puerta, corrimos y nos ocultamos en donde pudimos, algunos fueron bajo las camas y los armarios, yo me oculte en la alacena.

Ellos entraron...

El ruido provenía de la sala, escuchamos el crujir de las ventanas, puertas y los muebles volcándose mientras registraban cada habitación de un lado al otro, pero a momentos la casa se sumía en un silencio sepulcral precediendo a la desgracia.

"por favor, que no nos encuentren..." 

El silencio era interrumpido ocasionalmente por alguna puerta que era azotada y pisadas que deambulaban cerca de mi escondite saqueando la cocina, destrozando todo a su paso, cada plato o cristal que eran rotos me producía un pequeño sobresalto y la creciente necesidad de llorar, pero reunía todas las fuerzas de las que era capaz para no delatarme, ¡aquello parecía eterno!

"Mamá...¿donde estas?...¡ayúdanos por favor! ¡no dejes que nos encuentren!" rogaba mientras cerraba con fuerza mis ojos pues estaban escociendo por las lágrimas que comenzaban a asomarse.

-Aquí no hay nada o alguien que valga la pena- dijo uno de ellos

-Sigan buscando, deben estar aquí-respondió otro

Los invasores se fueron de la cocina, y continuaron con su búsqueda minuciosa por el resto de la casa. Sus pisadas se alejaron hasta convertirse en un eco que dio paso al silencio y, durante un instante pude sentir que recupera el aliento pero no que miedo se desvaneciera, aun si eso hubiese sido posible, creo que la tranquilidad ni siquiera pudo alcanzar a mi corazón.

De pronto, un chirrido acompañado de un golpe seco y un grito hicieron que la sangre se me congelara.

-¡Aquí estas!-dijo una voz ronca

-¡No! ¡suéltame!

Otro golpe seco se escucho, y otro, otro más

-¡Encontramos más-afirmo otro con satisfacción

Las risas de los invasores y el llanto de mis hermanos acompañado del forcejeo inundaron la casa.Un escalofrío recorrió mi espalda... los han encontrado...mis ruegos no han servido de nada...

 Mil pensamientos volaban por mi mente, entre los más obvios era ayudarlos, pero, ¿como hacerlo?, el miedo me invadía, y gritaba para mis adentros que aquello solo se tratara de una horrible pesadilla, por mas que me pellizcaba y cerraba mis ojos con fuerza esperando despertar en mi cama, no despertaba de aquel horror.

Las pisadas se escucharon de nuevo, venían de regreso... entreabrí un poco la puerta de mi escondite, todo lo que vi fue unas botas oscuras y varios de mis hermanos siendo llevados a rastras, unos sujetados de la muñeca otros de su cabello o de su antebrazo por lo que parecían ser unas garras.

Solloce con el mayor sigilo del que fui capaz mientras ellos cruzaban por la cocina, los pequeños lloraban e imploraban que mamá fuera  en rescate, pero eran silenciados con una bofetada mientras seguían su camino, de pronto se detuvieron y escuche un nuevo forcejeo, mire por la pequeña abertura de la puerta de mi escondite y descubrí que se trataba de mi hermano Tom. 

Sé que logro liberarse, pues escuche al intruso de la voz ronca decirle a los otros que no lo dejaran escapar mientras mis otros hermanos le decían que huyera, pero no lo consiguió...

Un fuerte estruendo invadió todo el lugar y lo siguiente que vi fue una sombra que se impacto a escasos centímetros de mi escondite, cuando me recupere del susto y observe con mayor detenimiento por la apertura de la puerta descubrí que se trataba de Tom.

Quería ayudarlo, ¿que podía hacer?...

Me acerque más a la puerta, intente hablarle, pero él parpadeaba de manera intermitente y movía lentamente su cabeza en gesto negativo.

-Tom...-Susurre

-Ven aquí niño-dijo el intruso de voz ronca

-C-Corran...-Respondió en un susurro 

De pronto su mano hizo un extraño movimiento...

 



Chica_Dragón

#2734 en Thriller
#1531 en Misterio
#1117 en Suspenso

En el texto hay: misterio y suspenso, accion, misterio sobrenatural

Editado: 14.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar