El diario de una asesina serial

Capitulo XLV

Querido diario: Pues la verdad fue una de las mejores sensaciones de mi corta vida, no sabes la felicidad que sentí cuando los gritos emergían de su garganta del dolor que le producía mi delicioso juego.

Pues lo prometido es deuda, te tengo que contar lo sucedido. Si te traumo, no es mi culpa yo solo soy una pequeña en busca de su felicidad...

Bueno, escribo escribo pero nunca llego al punto. Cuando termine de escribir en tus hermosas páginas fui a comer para tener unas buenas energías para jugar tranquilamente. Al cabo de una hora y media me acerque hacia Leviram la cual estaba mirándome con una mirada que tendría que ser de rabia, pero estaba tan drogada que parecía de sueño, yo la veía y me reía de lo feliz que me sentía. Cuando me empecé a reír le dio rabia e intento moverse para agarrarme, claro que no fue lo que ella esperaba ya que se encontraba atada de manos y pies a una cómoda silla con pequeños alfileres en la parte de la espalda :D

Christopher estaba detrás de ella y al lado de la mesa donde estaban todos mis divertidos juguetitos, el me los pasaría y me ayudaría a cargarla.

Bueno empecé hablando o mejor dicho descargándome de todo lo que tenia dentro de mí y le empecé diciendo "Hola, Leviram o bueno Marivel. La verdad no sé cómo te gusten que te llamen, en fin. ¿Sabes porque estas aquí? pues por el hecho de haberme hecho un monstruo junto tu querida hermanita, de haberme quitado la inocencia que yo debería tener y lo más importante hacer que yo odie a la gente". Ella se empezó a reír de una manera sarcástica pero pesadamente por el efecto de la droga, y me dijo "O mi pequeña sobrinita, no puedes negar que amas esta vida, sentir la sangre de las personas desbordarse en tu cuerpo luego de haberlas asesinado. Tranquila, no eres la única, yo soy tu maestra. Claro no estoy tan calificada como mi querida hermanita que fue la que me dio toda mi enseñanza, yo también era como tú, una aberración. Pero gracias a ella y a mi papito lindo me pude mejorar... Ya que de no haber sido asi hubiera corrompido el linaje de las Solovyova, mi padre asesino a nuestra madre por haber tenido a dos niñas ya que no podríamos pasar el apellido a futuras generaciones tal como en tu caso, pero la sangre nunca se corrompe. Así que alégrate, tienes sangre Solovyova la mejor de este mundo de escorias"

La verdad ya nada me sorprende, y enterarme que mi familia es un linaje de asesinos es algo mas a la lista de cosas que solo les pasan a monstruos como yo. Así que sin mas habladurías tome mis tijeras y empecé a cortarle su ropa, para solo dejarla en ropa interior. Y a empezó la verdadera diversión...

Tome primero que nada las uñitas de gatos, son garfios afilados en forma de garras (la verdad no superan los 15 centímetros, pero igual generan un dolor como ninguno) y de ella sobresale una cadena para emplearla en forma de látigo. Le pedí a Chris que tomara a Leviram y la amarrara de pies, y quedara con todas sus extremidades tal como bazos y piernas totalmente estiradas. Él lo hizo al pie de la letra y la dejo tal como lo esperaba. Toma la uñita de gato por la cadena y le di con toda mi fuerza por la espalda, ella dio un grito de dolor ya que las uñitas se le habían clavado dentro de la piel y yo la jalaba para que le desgarrara poco a poco. Ella gritaba y me insultaba pero no lloraba aun, así que le hice por el cuerpo otros rasguñitos más, mientras la sangre salía por montón. Ella me pedía que parara, que le ardiera mucho así que le dije que se quedara tranquila, que ya la curaría para que no se infectara. Así que tome alcohol y le agregue por todas las heridas, a ella se le inyectaron los ojos en sangre y comenzó a gritar por el ardor que estaba sintiendo.

Sonreí satisfecha por mi primer juguete, pero de igual manera quedaban dos.

La deje ahí por un momento mientras Chris se encargaba de poner el burro español delante de mí. El burro español es una cuña de metal muy afilada, con la forma de un lomo de burro. Donde gentilmente colocaría a Leviram sentada de piernas abiertas y con su intimidad al aire libre y con unas pesas en sus pies para que sintiera todo a gusto. (Estos instrumentos de los que estoy haciendo uso, son de la época medieval. Así que debería estar feliz, le estoy dando una muerte clásica) Christopher tomo a Leviram y con una ágil maniobra le quito sus panties y la sentó en el burro español, ella al sentir el metal helado se estremeció y luego empezó a quejarse de dolor ya que eso le cortaba su parte por lo afilado que era, y luego empezó a llorar cuando Chris le puso las pesas en los pies ya que esto hacia más doloroso todo. Yo empecé a reír cuando debajo de ella empezó a correr la sangre, ya que este instrumento era utilizado para matar a las personas desangrándolas. Yo tome un pote y recolecte un poco de la sangre la cual ya le tenía un uso macabro y divertido. Luego de unos minutos muy largos le pedí a Chris que la bajara y la sentara en la silla, y mientras el hacia eso Leviram me pedía perdón y que no le hiciera más nada, pero yo estaba con mucha ira y diversión encima como para parar.



Gene_2424

Editado: 18.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar