El diario de una asesina serial

Capitulo L

Matar para vivir o vivir para matar.

Es la principal razón por la cual me encuentro acá, sedada, drogada, dormida.

Es la principal razón por la cual estuve 2 meses en coma.

Es la principal razón por la cual los doctores creen que es un milagro que viva.

Mi madre siempre ha sido la segunda opción, vive para matar. Esta en sus genes, ella es feliz matando al inocente, haciendo sufrir al mas débil.

Mientras que yo tuve que matar para vivir, aunque si lo disfrute, no fue por voluntad propia.

La luz de mi inocencia y pureza quedó destrozada, por aquella persona que por naturaleza debió protegerme.

Lastimando cada parte de mí ser, volviéndome el monstruo que ahora soy.

Los doctores se sorprendieron al ver que yo abría uno de mis ojos, quedaron maravillados. Al parecer mi probabilidad era solo un 30%, mi madre me dio unos golpes tan fuertes en mi cabeza que es extraño que no muriera instantáneamente. Ellos saben lo que mi madre me hizo, la han buscado pero no han dado con su paradero...

Ninguna persona además de mi persona se encontraba en la casa, Christopher al parecer huyo, eso me hace feliz.

Me he recuperado un 80% llevo unos 3 meses desde que desperté, respondo bien a los estudios y me creen una niña normal que sufrió por culpa de desalmados padres, su dilema es "El niño nunca tiene la culpa"

Me habian dicho que seria llevada a un orfanato y que una familia amorosa me adoptaria.

Cuando llegue a dicho orfanato ya alguien había hecho los trámites para adoptarme, un señor algo mayor, con una señora de aspecto muy risueño.

Los señores Stepanovv.

Llegue a su gran casa, por no llamarla mansión. Es difícil actuar como alguien normal, y no poder actuar como quiero.

Hoy harán una cena, para poder celebrar que soy su hija.

Me dijeron que me presentarían a mi hermano, al parecer también es adoptado.

Estoy sentada en el comedor a la espera del susodicho, escucho la voz del señor Stepanovv presentar a su hijo.

Christopher Stepanovv.

Lo abrazo y suavemente susurra en mi oído...

--La venganza es dulce pequeña, mis padres eran amigos de tu abuela. Ellos prometieron evitar que Marivel y Vyacheslav se corrompieran, pero ya era muy tarde, así que ahora están para entrenarte y ayudarte junto a mí, para que terminemos con lo que nunca debió nacer.

Destruiré a mi madre, y si se salvo su bastardo hijo, sufrirá las mismas consecuencias.

Así que este no es el fin, es solo el comienzo.

Hasta pronto querido diario.



Gene_2424

Editado: 18.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar