El Engaño © [saga Italianos #1]

Capitulo 27

César

— ¿qué deseaba mi hermano? — él  Sr. Gallo cruza una pierna.

— que investigue a alguien pero le dije que estaba ocupado en un caso suyo — miró al detective preocupado, no debía haber soltado información alguna.

— ¿le dijo a quién investigaba?

— no, sólo le comente que investigaba a una mujer.

— bien, ¿que ha encontrado de Xilonem?

— casi nada — toma la taza de té y se lo lleva a la boca.

— ¿cómo así?

Él pone la taza en el escritorio, lleva una mano dentro de su saco y saca un sobre.

Con toda la paciencia del mundo saca un sobre, lo abre y saca unas fotos. Levanta su mirada y luego frunce los labios.

— necesito mayor información de parte suya.

Coloca las fotos en la mesa, me niego a extender la mano y cogerlas.

— ¿cómo casi nada? Si le estoy pagando Sr. Gallo es para que usted me de información.

— no hay mucho que decir de la Sra. Mancini.

Con molestia doy un golpe en la mesa y me pongo de pie.

— necesito información del novio con el que vivía.

El detective no respondió, tamboriloeaba con sus dedos encima de la foto.

— es como si la señora Mancini dejará de existir cuando salió del orfanato.

— ¿de qué habla?

El me mira.

— se perdió el rastro de ella pero... — extiende las fotos en el escritorio — venga Sr. Amoretti.

En dos zancadas estoy junto a él mis ojos vuelan a las fotos que muestra.

Veo a Lana, frunzo el ceño.

— le pedí que investigará a Xilonem no a Lana.

Él suspira

— fue sin querer, no se molesté, creo me desvié de la información.

Levantó una foto y veo a Xilonem, enarcó una ceja y lo observó.
Él me mira y se cruza de brazos.

— creo que por eso me desvié de la investigación.

— no entiendo — el Sr. Gallo se acerca y suspira.

— sólo deseo saber quién es la verdadera Lana.

Apoye mi cadera en el escritorio.

— supongo leyó las noticias acerca de mi matrimonio con ella.

— no — él toma una de las fotos y luego la otra.

— la Sra. Mancini sale del orfanato y a los tres días desaparece para aparecer la Sra. Rizzi.

— ¿de qué habla? Sea mas directo.

— Sr . Amoretti la investigación se desvió por que ambas mujeres se llamaban Lana Rizzi.

— pero... — sacudó la cabeza y recuerdo que la noche que la conocí  se presentó como Xilonem.

— los antiguos trabajadores del orfanato me comentaron que ellas desde niña jugaban a cambiar de personalidad.

Me he quedado de piedra.

— ¿entonces?  — miró las fotos — ¿Cuál de las dos es la verdadera Lana?

— aún no lo he averiguado.

— ¡me caso en 2 días!

— creo debería considerarlo, estoy averiguando quién es Xilonem y Lana.

Pasó una mano por mi cabello.

— ella ¿estaba casada? — le muestro la foto de la mujer que yo creía era Xilonem.

— no, la Sra. Lana abandonó a su novio la noche que lo encontró con su mejor amiga.

Mi mente era un caos y así mismo me sentía molestó por la situación, quizás Xilonem siempre deseó ser Lana y por eso se ponía el nombre de ella ¿y si estaba fingiendo la amnesia?

— estoy seguro que ella es Xilonem — le mostré el rostro y luego deje caer la foto.

— no estoy seguro... ella — me muestra la foto de Lana — también se ha llamado Xilonem en alguna ocasión.

Caminó a grandes zancadas hacia la licorera y me sirvo un trago que necesito urgentemente, me sentía engañado.

— tomé — el detective me entrega un sobre — pague una pequeña fortuna por ellos, creo que los necesita.

Abro el sobre y ante mi está la documentación de Xilonem — Lana, niego y doy un sorbo largo a la bebida.

— lo siento Sr Amoretti por no darle aún un informe definitivo pero las personas que las conocían cuando les mostré las fotos se negaron a indicarme quién era quien, por lo que las conocen desde niñas me tome la molestia de preguntarles.

Sonreí con burla al final debía casarme con Lana.

— no sé preocupe — bebí otro trago — al final esto es un total engaño.

— lo siento.

El detective se marchó y mi mirada seguía fija en los documentos.

Si no hubiera ocurrido el accidente, ¿realmente con quién me hubiera casado? Ambas mujeres habían estado engañando al mundo entero asumiendo una personalidad que no era la suya, aunque la pregunta del millón era ¿cuál era la verdadera Xilonem  y por que habían engañado?

_________________



Katy Silva

#608 en Novela romántica
#49 en Thriller
#23 en Misterio

En el texto hay: amor, romance, mentiras

Editado: 30.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar