El Final Del Cuento De Hadas

27

Debes superar al pasado, si deseas continuar con un futuro

SARAH

Íbamos en una camioneta del FBI. Estaba demasiado nerviosa, sabía que debía de estar preparada para encontrarme con cualquier cosa. Podrían estar ellos ahí, como también podrían no estarlo. Trataba de mentalizarme para poder hacer todo esto

—Todo saldrá bien—dijo Devon, mientras agarraba mi mano y entrelazaba nuestros dedos

—Lo sé—dije sonando segura

Apoyé mi cabeza en su hombro, mientras esperaba que llegáramos al lugar indicado.

A los pocos minutos, llegamos, pero obviamente tuvimos que estacionarnos bastante lejos para que nadie nos viera. Bajamos de la camioneta, y me di cuenta que otra camioneta nos había seguido. ¿Cuándo? no lo sé. Al bajar, me di cuenta que no estábamos demasiado lejos de la ciudad, como creía que lo estaríamos.

Todos empezamos a caminar hacía la casa de manera silenciosa, hasta que uno de los oficiales de Devon, dijo que deberíamos de meternos por los arbustos, que así nos verían menos. Antes de llegar, Devon me agarró del brazo deteniéndome 

—Ten cuidado, por favor—dijo viéndome preocupado

—Tú también 

—¿En serio sabes manejar un arma Sarah?—me preguntó

—Si, en serio. Soy buena, no te preocupes. Me cuidaré. Tú también hazlo—dije preocupada 

Devon me dio un corto beso en los labios y caminó hasta el frente con Aria, quién también le daba un corto beso en los labios a Alex. Se separaron y Aria fue con Devon hasta el frente de todos, Alex se giró a verme y caminó hasta mi

—¿Listo compañero?—pregunté viéndolo

—Siempre contigo, rubia—me agarró el dedo meñique y me miró como esperando mi reacción 

Nos paramos mirándonos frente a frente, para luego ambos besar nuestro pulgar aún con el dedo meñique unidos, y luego escupir a nuestro lado, para acto seguido pisar el escupitajo con nuestro pie. Nos soltamos y lo abracé fuertemente

—Ten cuidado, que no imagino una vida sin ti—dije en su oído, haciendo que él me abracé más fuerte

—Ti amo piccola bionda—dijo en italiano, para luego darme un beso en la frente

Ambos fuimos hasta dónde estaban todos, y vimos que no había nadie en el frente. Entonces todos empezaron a trepar la cerca. Trepé la cerca y Devon me ayudó a bajar de ella con cuidado

—No te preocupes por mí. Yo puedo con esto. Estoy y estaré bien. Mejor preocúpate por encontrar a los chicos—dije segura de mi misma 

Devon asintió con la cabeza y me agarro la mano para empezar a caminar lentamente, al ritmo de los demás, verificando que no haya nadie. De repente, cayó un oficial al suelo, por una bala. Entonces todos corrimos hacia los autos que habían ahí y los oficiales, junto con Aria y Devon empezaron a disparar a diestra y siniestra. Me levanté de mi lugar y acopie su acción, logrando darle a un par de hombres. 

Vi a Aria, Devon y un par de oficiales correr hacia la casa, así que los seguimos con Alex, logrando esquivar las balas y ser salvados por los otros oficiales que quedan en este lugar.

En el camino hasta la casa, logré quitarle un arma a uno que estaba muerto en el suelo y la guarde. Entramos a la casa y con sigilo, empezamos a caminar, decidimos separarnos. Devon y yo y Aria junto con Alex por otra parte.

Íbamos caminando muy sigilosamente, cuando de repente se nos aparecieron dos hombres y uno golpeo a Devon, mientras el otro envolvió mi cuello con su brazo. Levanté ambas piernas con su ayuda, para luego impulsar mi cuerpo hacia delante, haciendo que el sujeto pasara por encima de mi cuerpo, me subí encima de su cuerpo y le di un puñetazo, pero él logró girarse, posicionándose ahora él encima mío para luego darme una bofetada, antes de que él vuelva a reaccionar, le di en el mentón con mi mano logrando que se cayera de encima mío. Agarré su brazo y se lo doblé por atrás de la espalda, mientras que él caía al suelo. Me dio un codazo que no vi venir, haciendo que soltara mi agarre. Me levanté del suelo y él lo hizo de igual forma.

Se quiso acercar a mi, pero antes de que su golpe llegara a mi cara, me agache dándole una patada a su pierna con la mía, mientras giraba sobre mi eje y volvía a pararme, para luego agarrar un palo que había cerca y me senté sobre su espalda con mis piernas es sus brazos impidiendo que los saque, posicionando el palo en su garganta y levantando su cabeza con ello

—¿Dónde está James?—pregunté con toda la furia posible

—Si quieres matarme, hazlo. Porque no te lo diré—dijo como mejor pudo

Arrojé el palo lejos, para luego agarrar su cabeza con ambas manos mientras me levantaba un poco del suelo, haciendo que su cuerpo también se levante y luego girar su cabeza como Verónica me había enseñado, para acto seguido tirarlo al suelo, muerto

Me giré para encontrarme a Devon limpiándose las manos y un cuerpo extendido en el suelo a su lado



Ligthblue23

#7205 en Joven Adulto
#5361 en Thriller
#3022 en Misterio

En el texto hay: romance, misterio y drama, dolor y odio

Editado: 15.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar