El Hijo del Cielo y el Hijo de la Luna

Capítulo 8

—Espero que no te haya hecho brujería—dijo Chloe preocupada.

—No me digas que crees en esas cosas—aparenté burla. Aunque obviamente si yo era algo, las brujas pueden existir. No he visto ninguna, sólo en televisión, internet y películas.

Si yo puedo comunicarme con los muertos, ¿quién dice que es imposible la existencia de lo sobrenatural? Fantasmas, pseudo-mediums como yo, tal vez Pie Grande y el Yeti son reales. Tendré que averiguarlo después.

—No se puede confíar en una chica que parece la hija de la bruja de Blair. Pudo haberte lanzado algún hechizo de magia negra o algo... 

—Chloe, las brujas no existen. Son inventos creados para hacer de Halloween el mejor día del año después de Navidad. Vamos, películas de terror, leyendas urbanas, caramelos, atracciones de casas embrujadas. Todo es una estrategia comercial—dijo Brooke.

—¿Podrías no arruinar los únicos días que valen la pena?—preguntó Walter, cansado de escuchar las teorías conspirativas de Brooke.

—Estoy diciendo la verdad, no es mi culpa—alzó las manos en señal de inocencia.

—Walter tiene razón, deja de estropear los mejores días del año—comentó Chloe apoyándolo.

—Recuerden hacer la tarea de Biología—empecé a alejarme de ellos, dirigiéndome a casa, pues ya estabamos en la calle donde se ubicaba.

—¿En serio tenías que recordarlo?—inquirió Brooke.

—Me preocupo por su desempeño académico, ya quisieran todos tener un amigo como yo—dije entre risas. 

Moví mi mano en señal de despedida. Posteriormente, ingresé a mi hogar. Me llevé una sorpresa, mamá estaba hablando con una mujer, ambas bebían café, pasaron a verme cuando entré. 

—Hola cariño, ella es la Señora Parker, nuestra vecina de al lado. 

La nombrada aparentaba unos cuarenta y cinco años, cabello castaño ceniza, usaba un collar que no logré distinguir, anillos en los cuatro dedos de las manos. Blusa negra de mangas largas con estampados de figuras blancas desconocidas para mi. 

Definitivamente es la madre de Faye, de tal palo tal astilla.

—Es un placer tenerlos en el vecindario, ¿conoces a mi hija? Se llama Faye, va a la misma escuela que tú.

—Oh sí, por supuesto. Es...una chica encantadora, igual que usted—sonreí, tratando de ser amable. Si ella también es una bruja no quiero ser víctima de un maleficio.

—Disculpen que no me quede por más tiempo—dio un último sorbo a su taza de café—. Pero tengo cosas que hacer, hasta pronto Señora Montoya, hasta pronto, Raiden. 

Dicho eso, se levantó y salió de la casa, cerrando la puerta. Suspiré de alivio, si Faye está loca no quiero imaginar el nivel al que estará su madre.

—Mamá, ¿por qué la invitaste a la casa? 

—Sólo me parecio amable, hasta nos trajo una tarta de manzana. 

—No me digas que la probaste, ¿qué tal si es un veneno o una poción?

—¿De qué estas hablando?—frunció el ceño mientras caminaba hacia la cocina, la seguí.

—En la escuela dicen que su hija es una bruja, hechicera o algo así, que es descendiente de alguna de las brujas que quemaron en Salem durante los juicios. Me leyó la mano o eso creo.

—Oh por favor, ¿en serio crees en esas cosas?—cuestionó incrédula.

—Mamá...¿no viste cómo estaba vestida su madre? Parecía que fuera parte de una secta. 

—Mira, mi abuela solía contarme historias de brujas cuando era pequeña—dijo mientras lavaba los platos y las tazas—, ella vivía en un pueblo pequeño en México, y ya sabes que en ese tipo de lugares son muy populares esas historias. Pero son sólo eso, inventos de la gente para que los niños se porten bien, la Señora Parker o su hija no son brujas, cariño. Y no hablemos más de eso, que debo alistarme para ir al trabajo.

Terminó de lavar, dirigiéndose hacia las escaleras, rumbo a su cuarto para prepararse. Si tan sólo supiera lo que me está pasando seguramente cambiaría de opinión. Pero ella no tiene la mente abierta para temas esotérios. Pues no cree en las brujas, y según he leído, en Latinoamérica tienen una expresión popular. 

"Las brujas no existen, pero de que las hay, las hay".



Samarhed

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar