El inicio de otra leyenda

Capítulo uno

El torneo en donde sobrevivir: era la regla más importante para ganar, ha concluido. El universo siete había ganado y los guerreros junto con sus familias celebran alegremente.

 

—¡Salud! —Todos chocan sus copas de vino alegremente.... bueno, casi todos.

 

Goku y sus amigos la pasan muy bien, hablan entre ellos, y cuando los más pequeños hacen algo gracioso los demás se ríen un poco. También aprovecharon la ocasión para celebrar el nacimiento de Bra.

 

—¡Prepárense para la foto! —exclama Bulma con mucha euforia, mientras busca su celular.

 

Todos —A excepción de Número 17, Picoro y Freezer— se juntan para la dichosa foto.

 

—Apúrate Bulma, ya quiero comer. —comenta Goku frotándose el estómago al mismo tiempo que sonríe demostrando su nerviosismo.

 

Vegeta y los demás, ya iban a darle un golpe a Goku, sin embargo, la peli azul le fulmina con la mirada. Esto provoca que el saiyajin se quede callado.

 

Pasaron dos minutos y Bulma no encontraba su celular, así que no tuvo más opción que pedirle a Trunks que le preste el suyo.

 

Tomaron la foto y continuaron con la fiesta.

 

En la noche la mujer de ojos azules buscó su teléfono y por suerte lo encontró; sin embargo, sentía una extraña sensación. Sentía que faltaba algo, aunque no le tomó mucha importancia.

 

Estaba a punto de irse cuando recordó que faltaba una de las naves que ella había diseñado. Se enojó mucho e hizo un gran escándalo, puesto que esa era la mejor de sus creaciones.

 

Las luces se encienden de golpe e inmediatamente sus familiares y los huéspedes: es decir, sus amigos se despiertan.

 

Todos preguntaron sobre aquel alboroto. La mujer de cabello azul les comenta del robo y enseguida les pide ayuda.

 

La búsqueda duró varios días y no hubo rastro de aquel artefacto ni del ladrón. No revisaron las cámaras de seguridad, ya que estas fueron dañadas por aquel sujeto e incluso no dejó huellas en la escena del crimen

 

Al final todos se dan por vencidos y dejan de buscar aquella nave espacial que fue hurtada por un ente misterioso.

***

Seis meses han pasado desde aquel día desagradable. Ahora, Goku y Vegeta entrenaban en el planeta de Bills con mucho entusiasmo y algo de cansancio, ya que Whis les daba un arduo entrenamiento.

 

—Es suficiente por hoy, ya pueden descansar. —expresa el ángel algo contento por el esfuerzo de los saiyajines.

 

—Al fin... —Vegeta se tira al suelo pesadamente, a la vez que respira con pesadez por el cansancio.

 

—Tengo... mucha hambre... —comenta Goku también en el suelo, mientras trata de recuperar el aliento.

 

Whis solo ríe por las caras que hacía Goku— Será mejor que descansen. En un rato podrán comer, no se preocupen. —El ángel se retira del lugar dejando solos a este par de locos por las peleas.

 

Más tarde, todos estaban comiendo tranquilamente hasta que el báculo de Whis comienza a sonar.

 

—¿Quién será? —susurra el gato morado que tenía la boca llena de fideos.

 

El ángel abre la llamada. En ese instante aparece un sujeto muy rarito con una cabeza en forma de sandía y una vestimenta un tanto extravagante.

 

Bills al ver de quien se trataba se atora con los fideos y su cara era de temor, así como, cuando vez un espectro

.

—¡Hola! —saluda aquel ser con una sonrisa inocente.

 

Bills ya iba a gritar, pero, es interrumpido por Goku quien se acerca al holograma.

 

—¡Hola, Zen-chan! ¿Cómo estás? —Goku corresponde el saludo con una sonrisa, mas una leve reverencia.

 

Vegeta hace una reverencia con la cabeza y el destructor imita la acción.

 

—Que bueno que estés aquí Goku. —comenta el rey del todo con alegría.

 

El de traje naranja iba a responder, sin embargo, Zeno-sama vuelve a hablar.

 

—Necesitamos de tu ayuda, Goku.

 

Todos al oír eso se quedaron en shock, ya que Zeno-sama nunca había pedido algo como eso.

 

—¿Qué ocure? —Goku cuestiona seriamente y se levanta del comedor.

 

—Ha sido encontrada la ubicación del pergamino del poder infinito. —contesta el rey del todo, a su vez que deja notar su preocupación.

 

Goku y Vegeta no sabían a que se refería el ser divino: en cambio el destructor y su ángel asistente, están muy preocupados.

 

—¿Qué es el pergamino del poder infinito? —interroga Goku; mientras, se rasca la cabeza.

 

—Es un objeto muy poderoso que puede otorgar al usuario un gran poder, hasta puede llegar a igualar a Zeno-sama. —explicó Bills con seriedad.

 

Los saiyajines quedaron impresionados, por lo que menciona el destructor.

 

—Y eso no es todo. —Whis interviene en la conversación.

 

—¿EH?.

 

—Según las leyendas más antigua. Este pergamino fue hecho por un antiguo Dios de la destrucción, que decía ser el más poderoso de todos... Hasta podía igualar los poderes de Zeno-sama; sin embargo, este Dios no podía controlar sus poderes, así que le pidió al rey del todo, que lo sellara para no ocasionar más problemas, puesto que él no podía controlarse y no deseaba destruir los dieciocho universos que habían en ese entonces. Él creó el pergamino e inmediatamente Zeno-sama lo selló en él.

 

—Eso fue exactamente lo que pasó —comenta el de cabeza ovalada para después dar un suspiro—. Les pido que vayan a Ēstherix, por favor. Se los agradeceré de corazón.

 

Todos asintieron con la cabeza e inmediatamente se dirigieron a ese lugar.

 

Después de un viaje de treinta minutos, el grupo llegó a Ēstherix, y en ese lugar encontraron un enorme sepulcro parecido a un gran castillo: sólo que este lugar es de metal y adoquines de color estaño.

 

Además del gran sepulcro, también habían varias naves del ejército de Freezer, mas, una gran nave muy similar a la de Corporación Cápsula.



AlissonR17

#2071 en Fanfic
#4605 en Fantasía
#2209 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: goku, freezer, dioses

Editado: 27.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar