El Juego #02 (el Templo)

33

33

         – ¿Cómo...? – comenzó a preguntar Freya con la boca abierta.

El espectro sonrió.

– ¿Cómo puedo hablar contigo ahora? – termina de hablar la eternidad con una amplia sonrisa.

Su figura fantasmal ya se había terminado de materializar frente a Freya. El cabello castaño ondulante a la altura de su pecho brillaba junto a la luz incandescente azul que la rodeaba, su perfil afilado y sonriente resaltaba lo alto de sus pómulos, sus ojos azul eléctrico con la pupila dorada, labios gruesos y de un delicado color rosa. Cubierta completamente por un antiguo traje de combate, un corpiño negro apretando su cintura, la falda de un color negro y el escote a la altura de la clavícula la hacían lucir hermosa, letal. Lo poderosa que puede verse la eternidad, la más fuerte de todos los vigilantes.

– Sí. – respondió con la garganta seca. La impresión no la había abandonado todavía.

– Simple. – responde la mujer iluminando todo el espacio a su alrededor. Mira a Freya con media sonrisa y cruza sus manos sobre su pecho. – Estamos en el Templo Souls. El templo de las almas.

– Pensé que este era el templo vital. – responde confundida. Se cruza de brazos analizando a la mujer frente a ella y frunce el ceño. – ¿Cómo sé que no eres una trampa?

– Ya mi hermana hubiera notado hace horas que no estabas durmiendo de no ser por mí. – dice con obviedad, hace un movimiento con su mano para restarle importancia y camina a un costado de la habitación. Adentrándose a un amplio pasillo cubierto de escritos antiguos. – Te traje aquí para que te liberes, no podemos perder mucho tiempo.

– ¿De qué estás hablando? – pregunta, siguiendo al espectro por el estrecho pasillo.

Los escritos en el pasillo eran inteligibles, ni siquiera poseyendo el lenguaje antiguo en su mente podía descifrarlos. Era algo más sofisticado y neandertal. Se basaba en solo puntos y rayas de un lado a otro, nada de lo que ella pudo imaginarse jamás en ver fuera de un juego de misterios en un computador.

– Es el lenguaje de los primeros vigilantes. – explica la eternidad mientras bajaban las estrechas escaleras en forma de caracol que se encontraba al final del pasillo. La luz azul que arrojó sobre ellas las estaba siguiendo con cada paso que daban. – No te mortifiques mucho, ni siquiera Padre sabe lo que dicen. – dice, señalando los escritos con una mano. – Los olvidamos por completo hace dos mil años.

Mira cada palabra en la pared, intentando ver más allá de esos garabatos extraños y, luego los decanta centrándose en el espectro frente a ella. Bajan el último escalón, la luz viajó a través de pasillos mohosos de piedra y se detuvo frente a una puerta. La eternidad la miró sobre su hombro con una sonrisa divertida y luego negó, caminando hasta donde las esperaba la luz.

– Desde mi muerte, las memorias están a cargo de mi hermano, Benjamín. – explica la mujer, sonríe ligeramente negando y suspira colocando una mano en su rostro. – El mundo debe ser un desastre ahora, él no tiene ningún control.

– ¿Memorias? ¿Qué es eso?

La mujer frente a ella se dio un golpe en la frente de nuevo y sonrió.

– A veces olvido que eres sólo una niña que nació en un periodo cubierto de caos. – murmura la eternidad avergonzada. Mira por un momento el suelo de piedra del pasillo y luego la mira con seriedad absoluta. – Las Memorias son los años que se cuentan a partir del apocalipsis del creador. En pocas palabras, los recuerdos recolectados de las personas que vivieron esos milenios. En ellas se cuenta nuestra historia.

Crea un holograma de un libro frente a ellas y lo abre.

– Míralo como si se tratara de un libro. – dice con media sonrisa. – Los vigilantes somos los encargados de escribir las vidas de todas las personas en él. Usualmente la eternidad se encarga de llevar el registro, pero como ves. – se señala. – Estoy muerta. Así que las memorias quedan a cargo del juzgador de almas, Benjamín.

– ¿Qué hacen con esas memorias? – pregunta Freya apoyando su hombro en una de las paredes de piedra.

Ciertamente esto es algo que ella no había escuchado, y tiene sentido, porque en una parte la historia es una. Otra persona escucha una versión similar, pero con algún agregado. Al final, la historia se vuelve un cotilleo y nadie tiene una noción sólida de ella.

– Las otorgamos a las bibliotecas de los naturales, ustedes los llaman libros de historia. – sonríe y se da la vuelta para seguir caminando. – Con ellas, saben de dónde vienen, a dónde van. Conocen la historia de los vigilantes y los creadores, en estas memorias recibes la historia sobre los elementales, los dioses, guardianes. Digamos que le agregamos diversión a la historia para que no fuera la misma monotonía de siempre.

Cuando llegan a la puerta donde se detuvo la luz, la eternidad levantó una mano, abriendo el seguro y entró con su paso fantasmal a esa habitación cubierta de oscuridad. La luz que las guiaba la acompañó después iluminando la habitación mohosa del otro lado de la puerta.

Freya miro de un lado a otro en el pasillo estrecho cubierto de puertas de metal negro como la que abrió el espectro y frunció el ceño. Este lugar ya no se sentía como el templo. No tenía la vibra brumosa y pesada del lugar que dejaron atrás, esto se sentía... Normal.

 

Así que entró a la habitación.

###

Dentro de la habitación de piedra mohosa y oscuridad, tenuemente iluminada por la luz azul incandescente, estaba una imagen que hizo retorcer el estómago de Freya en el instante que la encontró. En el momento que sus ojos azules impactaron con el cuerpo maltrecho del sujeto atado a esas paredes a sus costados.

Calabozos.

Estos eran los calabozos del templo que tanto le habían hablado en el pasado, pero aun estando en ese lugar, observando el suelo de piedra con sangre seca y rasguños. Escuchando la gota de agua a lo lejos y, oliendo el aroma putrefacto de descomposición, no se sentía completamente en el templo. Era algo extraño, pero la bruma de ligereza que la rodeaba en ese lugar, aquí no existía. Se sentía como si miles de pesas cayeran sobre sus hombros al entrar por completo en la habitación.



Laczuly0711

Editado: 27.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar