El marido de mi hermana

Capitulo 26

El marido de mi hermana 
capitulo 26 
 


— Alexia: ¿Qué  te parece tan chistoso?  se nota tanto que perdí la virtud 
 

— Alan: mira nada más  cómo   quedaste caminando, parece que un camión te pasó por enzima y eso que te  trate con delicadeza— Sonrió, no dejaba de burlarse—  ahora que vas a decir en tu casa, que te caíste o algo así — me miraba  muy malicioso 



— Alexia:   ya veré  que  me inventó— me acerqué le di un beso,  sonreí  pícaramente —   mas bien tú, ya viste tu  espalda,  ¿Que  explicación vas a dar?  Mírate — Me reí,  di media vuelta sentí que un azote en el trasero 


— Alan:  que mala eres 

— Alexia: ¡ Ahhhhhh, duele! — me  beso,  luego me  regalo una sonrisa 


— Alan:  algo inventare,  igual Vanesa ni lo notara,   cómo  siempre llegara cansada, vamos te  llevó a casa 


Aunque yo no quería volver a la realidad,  tenia que hacerlo,  salimos me llevo a la casa,  me dejo una cuadra antes. Antes de bajarme del auto me quede mirándolo a los ojo, pensé que   ya era capas de sostener su mirada me quede en  silencio,  él  acaricio mi rostro con tanta dulzura  

— Alexia:  Gracias por la mejor noche de mi vida,  por hacer realidad  todos  mis  sueños, no me arrepiento de nada—Pose mis labios sobre los suyos   por supuesto  el correspondió a mi beso 


—Alan: de que hablas,  fue  una de las mejores noches de mi vida,   que fortuna  fue tenerte y hacerte mía— me dio un beso tan dulce, Mesclado con algo de tristeza por tener que dejarlo,   me baje del coche  


— Alexia: si, soy tuya —Llegue a casa   con una sonrisa de oreja a oreja,  la felicidad se notaba en mi, aunque me dolía hasta respirar  


 
— Mamá: alexia  ¿Cómo  te fue? ¿Llegaste  sola?  ¿Te pasa algo?   Estas diferente— Suspire, Sonreí al recodar todo lo que pasó  


— Alexia:  mamá   muy bien,  todo salió bien,  me trajo mi cuñado,  no entro porque tenia afán, ¿diferente,  por qué ?   Si lo dices por mi forma de andar 


—Mamá:  si por eso que te paso,   te veo una felicidad en el rostro 


— Alexia:  resulta que decidí  ir hacer ejercicio con mi cuñado,  quede muerta,  yo no estoy para eso, me duele todo,  lo demás fue porque gane un parcial 



— Mamá: felicidades hija— sonrió —que floja eres tienes que hacer mas deporte,  sube te das un baño con agua fría 


 
Si supiera en realidad,  que todo me duele porque hice el amor  con el marido de mi hermana toda la noche,  que feliz soy. Tengo que contarle a Laura,  la llame le conté,  ella estaba muy feliz, no lo podía creer. Esa noche lo extrañe, hasta sentí celos de saber  que tal vez estaba con Vanesa, antes de dormir me llego   un mensaje   lo abrí,  era él  

💬  
"sueña lindo  hermosa,  te extraño” 


Que emoción sentí al leerlo,  me extraña,  no pero no puedo ilusionarse, al día siguiente madrugue mucho para clases 



— Laura:  amiga,   que felicidad,  me alegro se te hizo por fin,  cuenta que tal 


— Alexia:  fue lo máximo 


Le conté todo con detalles,  entramos  a las clases,  todo normal,  recibí algunas llamadas de Vanesa  pero no respondí,  después llego un texto,  era para agradecer por todo, salimos de clases,  en la entrada de la universidad estaba un mensajero,  preguntando por mi 

—  Laura:  amiga te necesitan 


— Alexia:  a mí  — me acerqué al mensajero —   dígame  

— Mensajero: ¿ señorita alexia?   

— Alexia:  si soy yo  



— Mensajero:  firme aquí,   esto es para usted 


Era una caja grande,   la abrí, tenia una manzana verde,  unos chocolates,  unas rosas rojas,   la tarjeta decía 

— Laura: de quien  es  léela  

"Unas rosas rojas como tus labios,  chocolates dulces  como tus besos,  una manzana verde  como tus ojos, perdón,  "míos" 



Moría  de emoción era de él,  que felicidad  tan grande  


— Laura:  morí,  que romántico,   tú  le gustas,  Lo dejaste lo quitó 



— Alexia:  tú  y  tus cosas 


 
Sera que ella tiene razón,  el echo es que mas me enamoraba de él,  eso era malo,  no podía olvidarme que estaba casado y con mi hermana. Así pasaron las semanas, casi no nos vimos,  pero cuando lo hacíamos  nuestras miradas hablaban por si solas. Seguí con mi vida tal vez era mejor a si,  tal vez  para él  solo fue una noche y nada mas. Porque después de eso nunca me busco obvio yo tampoco  lo hice, no quiero lastimarme  no creo que él  la deje  menos por mi,  si eso pasara mi familia me odiaría,  mis papás  nunca me perdonarían. No pensare es eso, falta poco para mi cumpleaños  ¿cómo  lo celebrare?  Creo mis papás  lo harán como todos los años. Un día como todos estaba en mi trabajo  me llego un mensaje  
💬  

—Alan:   estoy afuera  te espero,  cuando salgas  nos vemos 

Mi corazón latía mas rápido que nunca,  ¿que hace aquí?  Me puse tan feliz imaginé muchas cosa, mi corazón se quería salir , me retoque el maquillaje y   salí ,  como lo dijo me estaba esperando,  me acerqué  a la puerta del auto le toque la ventana 

— Alexia:   hola— abrió la puerta, estaba muy serio  


— Alan:  sube— me subí,  tenia muchas ganas de verlo y besarlo pero me aguante,   ahora que le digo 


— Alexia:  ¿ cómo  estas? — respondió tan seco,  tan frío, tan distante  



— Alan:  bien,  tenemos qué hablar—Lo dijo muy serio,   eso me dejo helada ¿ahora  que paso?   

— Alexia:   ok,  si quieres  vamos a la vuelta,  ahí  hay una cafetería, ¿puedes adelantarme algo?   



— Alan:  no,   no quiero que nos interrumpan,  vamos  se de  un lugar tranquilo,  no comas ansias ya sabrás sobre que 
 
Fruncido el  seño, miles de cosas pasaron por  mi cabeza,  me sacara de su vida,  dirá que me olvide de todo,   esta demasiado frío conmigo, eso meda miedo, siento un nudo en la garganta pero trato de ser fuerte.  
  


Continuara….  
Autora ;patricia López  

Medellín Colombia



Patricia Lopez

Editado: 27.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar