El segundo que cambio mi mundo

6

Lina

Escucho un molesto sonido y finalmente abro los ojos, me pongo de pie y apago mi alarma despertador, me quede dormida en mi escritorio parece ser, y todo fue un sueño. Un hermoso sueño...

Espera, ¿que?

Yo no sueño con chicos, yo no me enamoro y yo no sonrió por alguien...

Pero esto parece ser tan diferente, el hace la diferencia.

No entiendo que es lo que tiene de especial, después de todo... Se supone que todos son iguales y que no iba a dejar que invadieran mi vida ...

¿Que me pasa? Hay algo que no me deja sacarlo de mi cabeza... Tal vez sólo esta jugando conmigo, pero... ¿A que?

Estoy sumida en mis pensamientos, pierdo la noción del tiempo, pero debo dejar esto para mas tarde.

Entro al baño y cierro la puerta tras de mi, entro a la ducha y giro la llave dejando que el agua fría recorra mi cuerpo. Cierro los ojos y me acostumbro, comienzo a aplicar el shampoo y el jabón.

No dejo de pensar en Pablo, ¿porque tenia que llegar? ¿porque tenia que revolverme mas? estaba bien sin el. Pero ahora todo es diferente y no se que hacer para regresar.

Termino y cierro la ducha, envuelvo la toalla alrededor de mi, salgo y miro el espejo, miro mi reflejo.

Si tan solo fuera mas bonita...

¿Que rayos? No.

Me doy la vuelta y salgo del baño, voy a mi armario, por primera vez siento que mi ropa no es suficiente, debo de tener algo... Encuentro una blusa guinda, tiene un ligero escote, es de manga larga y es un tanto pegada, saco un legin negro no muy ajustado y escojo mis tenis guindas también. Me cambio rápidamente y entro al baño, cepillo mi cabello una y otra vez.

Porque tenias que llegar, porque tenias que ponerme de cabeza.

Aunque odie admitirlo se que todo esto es por su culpa, pero el no puede, no debe ser parte de mi vida.

Peino mi cabello con una trenza en la parte superior y lo demás lo dejo suelto. Salgo del baño y voy por mi cepillo de dientes, los cepillo una y otra vez, de un lado a otro, me enjuago la boca y guardo el cepillo.

Recojo mis libros esparcidos por el escritorio y los introduzco en mi mochila, levanto la mirada y encuentro mi desvanecido reflejo frente a los edificios frente a mi. Acomodo mi cabello detrás de mi oreja y sonrió. Volteo la mirada y veo mi libro. No se si vaya a ir, aquel día fue casualidad. Me acerco a el lentamente y paso mis dedos por su portada, "La oscura realidad". Muerdo suavemente mis labios y suspiro, lo levanto esperanzada y lo introduzco en la mochila junto a los demás libros. Deslizo el cierre de la mochila la cuelgo sobre mi espalda.

Salgo de mi cuarto y lo cierro, bajo las escaleras y me dirijo a la puerta, giro la perilla delicadamente y abro la puerta, salgo y la cierro tras de mi.

Comienzo a caminar hacia la escuela. 

. . .

 

Los pasillos de la escuela están abarrotados de personas. Avanzo junto a todas ellas tratando de llegar a mi taquilla.

Hay una diferencia entre ellos y yo, ellos no tienen prisa, cada quien va sumido en su grupo social, pero yo no tengo a nadie, solo un poco de prisa por salir de allí.

Llego a mi taquilla e introduzco el numero clave, la abro y meto en ella algunas cosas y me llevo algunas otras. Como mis libros para las primeras tres clases, literatura, matemática y álgebra. Me apresuro a llegar al salón, la mayoría no quiere llegar nunca porque son clases, y en si eso es malo, pero vamos, estoy sola, no tengo nada mas que hacer mas que mis calificaciones, así que para mi no está mal.

Doy vuelta a la derecha y llego al pasillo donde esta mi aula de clase.

Digamos que a estas horas no hay mucha gente aquí, así su no me preocupo por chocar...

Y choque.

Cuando levantó la mirada veo que es.. ¿Pablo? ¿En serio? ¿De verdad choque otra vez con el? Que vergüenza.

  • -Lina ¿no? - dice ayudándome a levantarme.
  • - Si, gracias, lo siento...
  • - No, yo lo siento, no vi que venia alguien.

 

¿En serio? Yo tuve toda la culpa y lo sabe, ¿porque se la echo a él?

  • - Tu eres la que estaba leyendo "la oscura realidad", en el árbol, ¿no?
  • - Si... Soy yo.
  • - Un libro interesante...
  • - Si... ¿Si no porque lo leería?

 

¿En serio Lina? Soy mala con las palabras y no juego.

 

El rie. O vamos.

- ¿En serio te estas riendo de mi?

  • - Lo siento... Pero...
  • -Allí estas Pablo- veo a Karime entrar en el pasillo con una malteada en mano, es la líder de las animadoras y de las zorras, además que no pierde oportunidad para molestarme.- ¿Qué haces con esa?
  • -¿La conoces?
  • -Es la reina de los frikies, y... por lo que veo no tiene un buen estilo para ser reina, su majestad, dejeme ayudarla- dice derramando la malteada que traía sobre mi cabello, el cual cae también sobre mi ropa.
  • -¿Qué haces Karime?
  • -Un cambio de look para su alteza, listo.

 

Bufo, esa cualquiera un día va a sacarme de quicio. Controlaté Lina.

 

-¿Vienes Pablo? El equipo de baloncesto del cual formas parte va a preparar jugadas para el próximo partido- dice remarcando la palabra jugadas.

  • -¿Ahora? ¿En la primera clase? ¿Cuál partido? Además, ¿qué no esos los hace el entrenador o se hacen en los entrenamientos?
  • -Si, ahora... Y si... Planes.

 

Y se lo lleva.

La odio, ¿y ahora que hago con mi ropa? La clase es en menos de 5 minutos.

Solo voy al baño a tratar de limpiarme un poco.

  •  



Amy Read

Editado: 20.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar