El templo de los caídos.

Capítulo 3.

"Lo siento, Lissa, pero no voy a quedarme cruzada de brazos"

Alissa leyó por enésima vez la nota y fruncio el ceño con exasperación, Kyle llegó hasta ella jadeando.

  ─Busqué en las calles cercanas, pero no hay rastro de ellos─él la miró e hizo una mueca al ver su rostro─, vamos a hallarlos y todo va a estar bien, ¿de acuerdo?.

  ─¿Y si la orden los encuentra antes que nosotros?─sus ojos se cristalizaron─, jamás me perdonaría si algo les pasara, están aquí por mi, sería mi culpa.

Kyle bufó.

  ─Vamos a aclarar un par de cosas, Ali─levantó su mano para enumerar─, primero, estás conmigo, te prometo que las cosas irán bien, y déjame decirte que nunca he roto una promesa─sonrió─, segundo, tu no los obligaste a acompañarte o a salir corriendo como unos idiotas hacia la orden, así que técnicamente no es tu culpa.

  ─Pero ellos...

  ─Pero nada, tienes que dejar de cargar con culpas que no son tuyas─Kyle pensó un segundo─, aunque creo que... quizá podamos rastrearlos.

  ─¿Rastrearlos?, ¿de qué hablas?─Alissa sintió como la esperanza revivía dentro de ella.

  ─Mi padre encontró la forma de que un Kayrell desarrollara su olfato para oler a los brujos, él...─hizo una mueca─, sólo encontró la forma de oler a los brujos, no a los Awwim, aún así sacó provecho de eso, nunca se lo dijo a nadie, me enseñó como hacerlo y me pidió que lo guardara en secreto.

  ─Fue así como descubriste que Connor y Leyla eran brujos, ¿no?─él asintió─, vale, pues olfatealos o lo que sea.

  ─Sí lo hago, no puedo saber exactamente si son ellos.

  ─No importa─suspiró─, es mejor que nada─Kyle asintió y cerró los ojos.

Alissa lo miró durante unos segundos esperando, Kyle tenía una expresión de concentración en el rostro, después de un par de minutos, sus párpados se elevaron dejando al descubierto sus ojos grises.

  ─Por aquí─él salió corriendo y Alissa lo siguió muy de cerca.

A diferencia de a lo que ella estaba acostumbrada, en aquél lugar a la gente no le parecía raro que dos chicos recorrieran las calles con desesperación, nadie los miró con el ceño fruncido o los siguió con la mirada.

  ─Aquí acaba el rastro.

Ambos miraron el gran edificio que se alzaba frente a ellos, era bastante bonito, con un color azul brillante que, a pesar de la tonalidad, no era molesto a la mirada.

  ─¿Estás seguro?─Kyle asintió─, vamos, olfatea un poco más, Kyle, vamos─él la miró.

  ─No soy un perro, Alissa.

  ─Si, lo lamento─dirigió su mirada a la cima del edificio y sintió el vacío en su estómago al visualizar una figura conocida─, allá─señaló─, ¿lo ves?.

El primero en reaccionar fue Kyle, que entró rápidamente en el edificio.

  ─No uses tus poderes para cosas como abrir puertas, la orden va a detectarnos incluso antes de llegar a ellos─él la miró y rodó los ojos.

  ─La cerradura está rota, ¿ves?─a ella le tomó un segundo comprobarlo.

Tardaron unos cinco minutos en llegar al último piso, Alissa comenzó a subir el último tramo de escalera, pero Kyle la detuvo

   ─Por ahí─señaló una ventana que dejaba ver una escalera que también conducía a la azotea.

Alissa movió su cabeza para darle a entender que estaba de acuerdo.

Comenzaron a subir lentamente, pero ella se detuvo abruptamente cuando distinguió la voz de Rafael.

  ─Hay dos opciones aquí niño, me dices dónde está Saintcox menor ó tu querida novia termina igual que su hermano.

  ─No─la voz de Leyla salió con dificultad─, no le digas nada, Connor, estoy bien.

Alissa sintió un escalofrío.

  ─¿Qué tan bien se te da el fuego?─susurró dirigiendo su mirada a Kyle.

  ─No soy malo, pero no puedo lastimarlo, ¿recuerdas?.

  ─Pero podemos confundirle─sonrió─, voy a bajar y subiré por la otra escalera, cuando lo haga debes contar hasta diez y lanzarle un poco de fuego, asegurate de que sepa de donde recibe los ataques.

  ─¿Qué?, sí lo hago, va a matarme.

  ─Confía en mi─Alissa lo miró a los ojos y Kyle asintió.

Pusieron en marcha el plan, cuando Alissa llegó, contó lentamente.

  ─... Ocho... Nueve... Diez─el primer impacto no se hizo esperar, se asomó un poco y se encontró con la expresión confundida de Rafael.

Un segundo impacto llegó y Rafael se dirigió hacia donde se encontraba Kyle, Alissa aprovechó que Rafael estaba distraído e impactó una bola de energía en su espalda haciéndolo caer.

Kyle y Alissa salieron de sus escondites al mismo tiempo, Connor se relajó al verlos.

Leyla estaba en el suelo cerca de Rafael, todos corrieron hasta ella y Alissa puso una mano sobre su cuello.

  ─Su pulso está débil─suspiró─, vámonos de aquí antes de que algo más suceda.



AM

#990 en Fantasía
#146 en Magia
#79 en Ciencia ficción

En el texto hay: brujos, angelescaidos, kayrells

Editado: 20.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar