Ella tiene mala fama

04

No vuelvo a tomar un jodido jueves. Me duele la cabeza como el infierno, estoy de mal humor, no soporto la intensidad que se siente en el aire al momento de desayunar.

Ninguno habla, mi tía nos mira mal y nosotros tenemos las cabezas gachas. La única que tiene una expresión distinta, es Cielo, lo cual me preocupa, porque ayer bebió demasiado mientras lloraba por su novio, y ahora tiene un rostro de querer comerse al mundo entero.

Eso es de preocuparse, ¿no?

—Ya nos vamos —anunció Rafael

Gire a ver a mi tía, quién sólo lo miró fijo para después asentir con la cabeza. No sé qué pasa, pero siento un terrible sentimiento de culpa presionar mi pecho, al no escuchar su "que tengan un magnífico día, mis cielos".

Los chicos se levantaron de sus asientos y se fueron hacia la sala, mientras que yo ayude a mi tía a levantar todo. La abrace y le di un beso en la frente, aprovechando que es más baja que yo.

—Lo lamento tía, no volverá a pasar, que tengas un magnífico día en el trabajo

Fue todo lo que dije, antes de apurarme a salir y ver que Eliot estaba cerrando la puerta de la entrada.

Llegamos al instituto y nos reunimos con Ruggero, Manuel y Owen. La verdad, es que no sé porque me sigo reuniendo con ellos, en vez de intentar hacer mis propios amigos, porque...

—¡ERES UNA ZORRA! —gritó Cielo por algún lado del instituto

Todos nos giramos hacia donde provino su grito, y la vi frente a Olivia, quien tiene agarrado su antebrazo y la mira como si fuera la cosa más aburrida que pudiera haber en el planeta tierra.

—¿Qué te dije de intentar golpearme? —cuestionó Olivia, mientras eleva una ceja y mira a los ojos a mi prima

Fruncí el ceño ante lo que dijo, ¿Cielo quiso golpearla antes?.

—Eres una asquerosa zorra barata —replicó mi prima y Olivia sonrió de lado mientras suelta su mano de manera brusca

—No es mi culpa que yo sí pueda acostarme con quien quiera y tú, solamente, con quien puedes —su sonrisa se expandió a una llena de burla y pude ver a Cielo ponerse roja de la ira

Sin esperarselo, ni siquiera yo o alguien del instituto, Cielo levantó su mano y abofeteo la mejilla de Olivia, logrando darle vuelta la cara.

Se escuchó un audible "uh" de los estudiantes, incluso Eliot soltó uno, mientras que Rafael tiene la mirada llena de orgullo.

Valesco puso una mano en su mejilla y volvió a ver a Cielo, con una sonrisa llena de maldad y humor, se relamio los labios divertida y sacó su mano de su mejilla, haciéndonos ver que tiene un pequeño corte. Se tocó nuevamente la mejilla con un dedo, notando que tiene sangre.

—No golpeas nada mal, Jefferson —informó Olivia aún con la misma sonrisa en su rostro— me imagino que de igual forma golpeaste a Pj —afirmó y vi la confusión en el rostro de Cielo.

—¿Por qué golpearia a Pj? —interrogó haciendo que Olivia suelte una carcajada

—Eres tan básica querida, que por eso no me gasto en devolverte el golpe aunque lo mereces —contestó haciendo que Cielo la mire de mala forma y cierre sus puños a ambos lados de su cuerpo— Eres la típica niñata que culpa a la otra y va primero a ella, en vez de ir a reclamarle y cuestionarle todo al novi... —mi prima la interrumpió

—Pero tú sabias que él y yo éramos novios, eso te convierte en una zorra —corrigió

—Si, tal vez, pero tú y yo no somos amigas, no somos nada, así que me vale un cacahuate lo que ocurra contigo, —sonrió de lado, de forma divertida, como si todo esto le divirtiera, como si hacer enojar a Cielo, le divirtiera— al que debería importarle, es a tu noviecito, porque... ¿No se supone que te quiere? —inclinó levemente su cabeza, y de nuevo, apareció aquella sonrisa que ya era común verle— Eres patética, Jefferson

Y sin decir más, pasó al lado de mi prima, chocando su hombro y caminó bajo la atenta mirada de todos.

Cielo soltó un chillido lleno de frustración y se dispuso a ir detrás de Olivia, pero Rafael se lo impidió agarrando su antebrazo y tirando de él, sacándola de la mitada y cuchicheos de todos.

Eliot me hizo señas y ambos fuimos atrás de Rafael y Cielo. Los cuatro nos encerramos en un aula, la cual por suerte estaba vacía.

—¡¿EN QUÉ ESTABAS PENSANDO CIELO?! —gruñó Rafael haciendo que Cielo cierre los ojos

—Yo solo...

—¡No, tú nada!— interrumpió haciendo que Cielo baje la mirada al suelo— ¡DEBES PENSAR ANTES DE ACTUAR! ¡SIEMPRE TE LO ENSEÑÉ! ¡SE MÁS INTELIGENTE QUE CUALQUIERA! —replicó Rafael

—Hermano, ya está... —intervino Eliot, pero Rafa lo ignoró

—¿Qué esperabas que sucediera? ¿Qué Valesco no te deje en ridículo? ¿Qué ella se largue a llorar delante de todos porque la has llamado zorra? —cuestionó y Cielo lo miro dudosa

—Bueno, pues, ¿si?— contestó dudosa haciendo que Rafael bufé frustrado

—¡TODO CLAXTON LA LLAMA ZORRA! —exclamó elevando sus brazos para darle más énfasis al asunto— ¿Por qué le importaría lo que una niñata como tú le diga? Sé más inteligente hermana, te lo he dicho muchas veces, no te dejes llevar por tus emociones

Eliot se metió a la discusión, cuando Cielo empezó a llorar, entonces ahora Rafael y Eliot son los que discuten.

Bien, creo que este es mi momento de huir. Yo no tengo nada que ver en esto. Es problema de hermanos. No mío.

Sin que se dieran cuenta, salí de esa aula y empecé a caminar por los pasillos, ¿a dónde? No lo sé, tampoco me interesa, solo quiero alejarme de un día tan lleno de emociones negativas como hoy. Mi mal humor y dolor de cabeza, no está para eso

Pasé por el cuarto del conserje, pero un llanto me hizo detenerme en seco. Di dos pasos de espaldas, hasta quedar enfrente de la puerta del armario, note que la puerta no está bien cerrada del todo, así que me animé a abrirla de manera lenta, al hacerlo, vi a Olivia hecha un ovillo y sollozando.

Es una escena que no esperaba ver y que, sin notarlo, me hizo tratar en seco.

Al parecer me quedé mucho tiempo viéndola, porque ella levantó su cabeza de manera brusca. Al verme, se secó las lágrimas de manera rápida, se levantó del suelo y salió del cuarto, empujandome de paso. Pero impedí que siguiera caminando, agarre su mano y la volví metiendonos en el cuarto nuevamente.



Ligthblue23

#3805 en Novela romántica
#990 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, drogas y alcohol, decepción

Editado: 18.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar