Ellos son 3... +18

2. Asesinos

Alexander Galante

 

Me encantó llamar a Huma y no decir nada, creo sabe que es un aviso de que vamos por ella. Tal vez la pelea no sea con ella, pero es la hija de los hijos de puta que mataron a mi padre y reconociendo que somos asesinos la matare a ella también, corrijo, la mataremos a ella también.


 

Nosotros somos fantasmas en este mundo, borramos huellas, firmas e identificación del lugar donde nos hayamos encontrado para que nadie tenga rastros de nosotros. Tenemos muchos enemigos aya fuera y no podemos confiarnos, aunque eso solo nos ahorra un dolor de cabeza teniendo en cuenta que somos hijos del diablo y ningún mortal puede tocarnos.


 

Estamos los tres en un bar llamado 1865 dry bar en Madrid, España. Nos estamos alojando aquí por un tiempo para resolver unos asuntos antes de partir a Grecia nuevamente. Tengo un proyecto sobre poner un hotel en dicho país y quiero cerrar todo cuanto antes. Soy una persona muy muy impaciente aparte de mandón, claro.


—Chicos ven a esa chica que está allí? — pregunta Asher sacándome de mis pensamientos. —nos está coqueteando a los tres? —vuelve a preguntar formando esa sonrisa maliciosa que nos caracteriza a los tres cuando haremos travesuras.

 

—Creo que si hermano —le responde Arán al ver que yo solo la observo y no opino.


Esa es una cualidad fuera de lo laboral que tenemos distintas, yo soy muy observador y antes de decir algo lo analizo, en cambio ellos son de responder lo primero que se les venga a la mente y eso está de puta madre pero siempre tiene sus desventajas. Esa es la parte divertida de mis hermanos.


Después de ver que si nos estaba coqueteando a los tres y analizar la situación procedí a hablar por primera vez.

—Están listos para un cuarteto? —preguntó aún observando a la chica.


Se que mis hermanos son activos en el sexo de hecho se que los tres perdimos la virginidad al mismo tiempo muy muy borrachos a los 17.


—Probémosla —Asher se acerca a ella y le susurra cosas al oído, luego regresa y se sienta nuevamente.
 

Arán hace lo mismo solo que esté la beso.

De último soy yo el que me acerco para dar la invitación.

 

—Alguna vez has hecho cuartetos —susurro a su odio igual que mis hermanos.

 

—No, pero soy curiosa —sonríe malicioso igual que como hacemos nosotros.

 

—Cual es tu nombre —pregunto para terminar la conversa e irnos al hotel.


—Ademia —pausa —Ademia Black —me sonríe y toma de la mano a mis hermanos para salir del bar.


Pago la cuenta y me dispongo a seguirlos, dejaremos que la chica se divierta hoy. Si vuelve por más tendremos que decirle como son las cosas aquí y si se queda puede que tenga un título.


Toda mujer que se nos acerca tiene que ganarse las cosas porque en nuestro mundo una mujer no tiene poder.


Hemos matado a varias por querer hacernos cambiar o porque se han enamorado de uno de los tres. No se de leyes, porque en mi mundo las leyes, normas y regla las pongo yo. Así que en nuestro infierno las mujeres tienen que ganarse llamarse esposas o novias, pero sobre todo tienen que amar y enamorarse de los tres.


Somos poli amor, nos compartimos todo y no nos da celos. Somos consientes de que todo lo que somos y mantenemos se debe a los tres por eso y mucho más nos mantenemos unidos y no dejamos que otras personas se metan y dañen nuestro círculo. Por eso solo somos tres, antisociales, apartados y raros. Así nos definen los hombres. Guapos, raros y deseables así nos describen las mujeres y nos gusta que hablen de nosotros.


 

Vivimos felices en un infierno ardiente y llameante.



DiosaAlthea

#602 en Joven Adulto

En el texto hay: mafia, sexo amor, sexo +18 erótica

Editado: 07.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar