Emma

Capítulo 13

Emma:

Me levanté de la cama de Luke con un poco de dificultad ya que me dolía un poco mi estómago. Jamás pensé que Luke me iba a defender de los amigos de Ruth, tal vez tiene razón, él no es de ignorar los abusos de las personas.

Iba a ir por algo de comer ya que no había comido nada desde que me levanté y ya es un poco tarde. Antes si tenía hambre y Luke o mi papá no estaban iba a comer con Anthony, ya que si no estamos los tres presentes no sirven la comida.

Iba por los pasillos hasta que me encontré a mi papá con una cara de desagrado y eso no era buena señal para mí.

—Papá ¿Pasa algo? —pregunté tímidamente.

De un momento vi que mi papá me estaba ahorcando, tenía una de sus enormes manos en mi cuello.

—Pa-pá dé-ja-me —tartamudeé por falta de oxígeno.

—Ya me tienes harto Emma con tus tonterías, ya no puedo estar más así contigo, eres una decepción —dijo apretando su agarre—. Ojalá jamás hubieras nacido.

—¡Víctor! —gritó Luke desde el pasillo.

Mi papá me soltó y caí al suelo tratando de recuperar el aire que me faltaba. Hoy sinceramente no es mi mejor día.

—¿Qué estás haciendo? —exclamó Luke.

—Luke tú no tienes hijos y no sabes nada de criar a niños —habló mi padre.

—Se que este no es el modo de hacerlo.

Luke se acercó y me ayudó a levantarme, después me escondí detrás de su cuerpo porque mi papá tenía una cara de pocos amigos, me daba miedo, empezaba a sacar sus ojos rojos.

—Quiero que te retires ahora Víctor, te veré más tarde —habló seco Luke.

—Es mi hija —habló mi papá.

—Más tarde hablaremos de eso —dijo Luke.

—Con su permiso me retiro.

Mi papá se fue por el pasillo, tenía un poco de temor al ver a mi papá así, jamás me había enfrentado de ese modo solo me castigaba, pero ahora siento que si se excedió conmigo, tal vez ahora hice algo que en serio lo molestara.

—¿Estás bien? —preguntó Luke.

—He tenido días mejores —susurré.

—No creo que tu padre tenga ese derecho hacia ti.

En ese momento mi estómago rugió, tenía hambre y mis tripas se estaban comiendo entre sí. Luke y los verdaderos vampiros pueden durar varios días sin comer, pero yo no puedo.

—Creo que tienes hambre, vamos a la cocina —habló Luke.

Fuimos a la cocina caminado sin decir una sola palabra o emitir un ruido cualquiera, aunque Luke me tomó de la mano hasta llegar a la cocina. Cuando llegamos me sentó en la silla del comedor.

—¿En dónde estarán las cocineras? —preguntó Luke.

—Se dieron el día libre —contesté.

—¿Cómo que se dieron el día libre? —exaltó.

—Si tú o mi papá no están para el desayuno o para la comida se van —susurré.

—Pero estás tú —me miró extrañado.

—Como me dejas sin comer si no estoy presente a tiempo pues si no estás tú es que yo no voy a comer, cada vez que te vas al consejo todo el día ellas se toman el día —hablé sería.

—Y tú te vas con el perro a comer, las voy a despedir —dijo enfadado.

El consejo es un lugar en el palacio municipal de la villa, es donde se hace una junta para ver los problemas de la villa y que es lo que le falta al pueblo, a veces se hacen en el castillo, pero casi siempre se hacen cada martes en el palacio. Cada día que Luke y mi padre se van a al consejo yo me quedó sin comer, porque las cocineras no quieren darle de comer a una humana.

—La verdad es que no sé mucho de cocinar y no hay nada en el refrigerador, puedo salir a cazar un animal o prefieres salir a comer —dijo Luke.

—Hay galletas en el cajón derecho y hay jugo de sangre en el refrigerador solo tienes que buscarlo bien, las señoras siempre esconden la comida.

—Vamos al restaurante, queda cerca.

—No quiero salir si no te molesta —hice un puchero.

—Esta bien, voy por comida y regreso en 5 minutos Emma, mientras ve poniéndola la mesa, esta noche solo seremos tú y yo ¿Quieres algo específico para comer? —preguntó.

—No —susurré.

—Volveré en 10 minutos máximo —anunció.

Luke salió caminado del castillo un poco enfadado, espero no encontrar a mi padre en los pasillos porque todavía siento sus dedos sobre mi cuello.

Después de eso apareció Van sentado en una silla cerca del comedor de donde yo estaba. Parecía estar algo triste pero a la vez algo enojado, definitivamente hoy no es mi mejor día.



Violett

#296 en Fantasía
#231 en Personajes sobrenaturales
#1186 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombres lobos

Editado: 19.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar