Emma

Capítulo 14

Luke:

¿Casarme con Emma a escondidas? No sé si es buena idea ya que mi idea de casarme con ella era enfrente de toda la villa, pero si Emma quiere hacerlo pues es lo mínimo que puedo hacer por ella después de lo que ha pasado por mi culpa y falta de atención hacia ella.

Adiós a mi fantasía, pero si eso hace que Emma me perdone por lo de Ruth pues lo haré con mucho gusto.

—¿Cómo que casarnos en secreto Emma? —dije yo extrañado.

—No quiero que nadie esté en la boda —susurró.

—¿Y tú papá? Tenemos que tener testigos y alguien que realice el ritual.

—Tu debes de tener amigos, puedes decirles a ellos, no quiero que nadie esté presente —dijo Emma algo triste.

—¿Ni siquiera tú papá? —negó la cabeza—. Está bien Emma, lo voy aceptar solo si nos casamos en una semana —condicioné.

—¿En una semana? —preguntó algo exaltada.

—Si, así que si quieres casarte en secreto tendrá que ser en una semana y si quieres la boda para toda la villa tendrá que ser en tres semanas —dije sonriendo.

—Necesito pensarlo —dijo bajando la cabeza.

Me acerqué a Emma, ya que tenía la mirada abajo le tomé la mano y la acerqué a mi.

Quería darle un beso en sus labios carnosos, aunque supiera como resultaría esto. Cuando la besé en su cumpleaños fue algo mágico por así decirlo para mí. Nunca la habías besado, pero esa noche quería seguir probando sus labios sabor a cereza.

—Tal vez podamos mudar tus cosas a mi cuarto, tenemos que tomar en serio esto y que empieces a quererme Emma —dije frío y olvidándome del tema del beso.

—Buenas noches —evitó mi comentario.

Emma se soltó de mi agarre y se fue corriendo hacia su habitación.

¿Amigos? Yo no tengo amigos, Emma tiene razón las personas solo me hablan por temor o porque soy el rey, no tengo amigos ni familia, Emma va a ser mi nueva familia y cuando tengamos hijos va a ser lo mejor que me haya pasado en mi vida, saber que ya no voy a estar solo.

Fui a ver a Víctor que estaba en su habitación. Tenía que echarlo del castillo para que mi relación con Emma empezara bien, pero tenía que sacar a Víctor para que mi plan saliera bien y echarlo sería algo muy difícil.

Entré a la habitación de Víctor de golpe, era mi castillo y yo hacía lo que quisiera con el.

—¿Ahora qué pasa? —dijo Victor.

—Quiero que dejes el castillo y a cambio te daré más joyas y dinero, te daré si quieres la caballa del oeste —susurré algo nervioso.

—¿La de Virginia? Pensé que jamás la ibas a dar y menos por mi hija —dijo riendo.

—¿Aceptas o no? —pregunté enojado.

—Esta bien, aceptó la cabaña y las joyas, mañana mismo me iré —sonrió.

—Te recuerdo que ahora soy dueño de Emma y tú ya no tienes derecho sobre ella —gruñí.

—Mañana me marcharé, pero eso no cambiará el hecho de que Emma te odia, pero ese será tu problema.

—Buenas noches.

Salí de la habitación de Víctor, a veces los dos me sacan de quicio pero necesito de los dos para que vuelva a ser mi familia y mi nuevo reino empiece para que la mancha de mi abuelo se quite de mí y de esta villa para que ya no me juzguen o me teman.

Fui a mi habitación pero en el camino crucé la habitación de Emma. Me quedé parado adelante de la puerta de ella, tomé la perilla y la giré, entré cuidadosamente y la vi durmiendo tranquilamente, oía su corazón latir eso me daba a entender que estaba bien y en cierto modo me tranquilizaba.

Muchas veces vengo aquí y me acuesto con ella para dormirme a su lado, la cama es grande que no se da cuenta de que estoy aquí, lo hago desde que ella tenía 20 años creo o menos, no sé porque lo hago es como algo que debería ser.

Me quité mi chaqueta y mis zapatos, levanté las sabanas y me acosté en la cama un centímetro alejado de ella para que no sintiera mi presencia. Después de estar acomodado cerré mis ojos tratando de dormir que casi no lo hago.

Quisiera poder abrazarla y pegarla a mi, pero sé que eso no va a pasar, no ahora.

Al día siguiente desperté, eran las 5:00 am de la mañana, sabía que no podía dormir tanto. Me levanté de la cama, tomé mis cosas y me fui a mi habitación.

Después de que me fui a mi habitación y ahí me cambié e hice todo lo que tenía que hacer, luego fui a mi oficina para ver qué pendientes tengo que ser.

Cuando llegué vi la foto de mi mamá, mi padre era humano, era huérfano pero Dracula mi abuelo lo adoptó y lo convirtió en vampiro a temprana edad, después se caso con mi mamá y me tuvieron a mi, después mi papá según las leyes tenía que convertir a mi mamá en vampiro y eso fue lo que hizo, cuando lo hizo los dos tomaron la decisión de morderme a los 10 años para ser completamente vampiro.



Violett

#374 en Fantasía
#288 en Personajes sobrenaturales
#1444 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombres lobos

Editado: 19.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar