Emma

Capítulo 30

Emma:

Esta situación me está desesperando, tengo que romper este matrimonio a como de lugar, pensé que podía aguantar a Luke solo un par de semanas, pero con esto ya no lo creo.

Lo que jamás me imaginé de él fue que me dejara afuera del castillo por un capricho y que me dijera esas palabras.

—Solo te voy a advertir una cosa Emma, si vuelves a decir una cosa así se terminará nuestro pequeño trato y te obligaré a hacer el amor conmigo te guste o no.

Algo se rompió en mi, tal vez fue la poca confianza que tenía hacia Luke, el respeto que le tenía a él se acabó cuando escuché salir esas palabras de su boca, ahí derramó la ultima gota del caso.

Después de eso salí corriéndolo llorando hacia el cuarto, casi me caía en las escaleras pero tenía que escaparme de él. Cuando llegué a la habitación me encerré y me tiré a la cama, me sentía mal no precisamente por esas palabras de Luke, también por lo que le dije a él.

Después de un par de minutos sentí una mano arriba de mi mano, pensé que era Luke y no quería abrir los ojos para no encontrarme con él.

Emma abre los ojos, soy Van.

No sabía si abrir los ojos sería buena idea, tenía miedo de encontrar a Luke a lado mío, pero abrí los ojos y me encontré con Van. Cuando lo vi lo abracé.

Tranquila mi amor ya estoy aquí, se todo lo que pasó y no tienes que temer conmigo —dijo Van.

—¿Luke está enojado conmigo? —pregunté con algo de miedo.

¿A quién le importa Luke en este momento? Emma él te dijo que te iba a violar, tú solo te defendiste —dijo acariciando mis mejillas.

Pero le dije que era un monstruo y no creo que sea justo.

¿Y si era justo que él te dijera que te iba a violar? Bueno, más bien te dijo que te iba a hacer el amor quieras o no, ¿Quieres que pase eso Emma?

No —negué con la cabeza—. Tienes razón, pero es que tengo miedo de que él venga y me haga algo —susurré.

—Tengo la solución para todos tus problemas.

Van se levantó de la cama y de sus bolsillos saco un pequeño frasco de vidrio de color azul, algo me decía que era un hechizo o algo parecido, lo cual que daba miedo.

—¿Qué es eso? —pregunté.

Algo para tus problemas, Emma esta es un hechizo para que salgas de aquí y te alejes de Luke —dijo dándome el frasco.

—¿De qué hablas?

—Solo se la tienes que dar a Luke y se dormirá por un día entero y cuando lo haga tú podrás salir de aquí para ir a la frontera con Anthony —sonrío—. Luke no podrá ir atrás de ti hacia la frontera ya que no podrá dejar su puesto como reino y como no va a ir detrás de ti, tú podrás ser feliz con Anthony.

—¿Crees que vaya a funcionar? Luke es muy sabio y listo, lo podría sospechar.

Yo te voy a ayudar Emma, tranquila.

Van se acercó a mí y me dio un gran abrazo, ahora lo necesitaba más que nada en el mundo, ya que era la única persona que ahora me brinda confianza y sé que él va a estar para mí para cualquier cosa.

De pronto escuché unos pequeños golpes en la puerta, Luke. Ahora mi corazón se empezó acelerar más que nada.

Escucha Emma me tengo que ir pero cuando estés lista para dar este paso avísame, acuérdate lo que pasó con Anthony, por no dejarte marcar te casaste con él monstruo, te quiero niña, ¿Ya sabes que tienes que hacer linda? —asentí con la cabeza—. Esa es mi niña.

Van me dio un beso en mi mejilla y se fue. Después oí que alguien abría la puerta, coloqué mi cabeza en mis piernas para no ver a Luke, sabía que estaba muy enojado conmigo.

—Emma ¿Podemos hablar? —dijo Luke cortado—. Emma yo no sé que decir respecto a lo que acaba de pasar, no sé que hice —susurró algo dolido.

—Me dijiste que me ibas a violar —sollocé.

—Jamás dije eso —se excusó.

—Dijiste que me ibas a hacer el amor quiera o no, es prácticamente lo mismo, si no quiero es violación y ya no quiero que vuelva a suceder lo mismo Luke —sollocé.



Violett

#374 en Fantasía
#288 en Personajes sobrenaturales
#1447 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombres lobos

Editado: 19.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar