Emma, la caída de un ángel

Capítulo 87

Jared

— ¡Emma! — gritó Mason desde su lugar pero ya era muy tarde, la espada de Emma había hecho un corte tan profundo en la garganta de su padre que él cayó desangrándose puesto que aún era Mortal.

Ella rodó los ojos y puso su dedo en el cuello de Jonathan para que la herida sanara y él dejara de toser descontroladamente.

— Vuelves a decir que mis poderes no funcionan contra ti y te mato. — Emma tenía la barbilla de su padre aprisionada en su dedo índice y su pulgar. — No me importa si eres Mortal o no.

— Estarás cometiendo una grave falta contra tu propia ley. — sonrió él mientras Emma apretaba su mandíbula.

— Estás tan equivocado... — Emma negó con la cabeza y lo acercó a su cara. — Mi ley no protege a Mortales con sangre de demonio.

Alzó la muñeca de Jonathan y había un corte de su pliegue del codo hasta su muñeca, Emma sacó una daga pequeña y volvió a abrir la herida sin embargo en vez de brotar sangre el icor salía a chorros.

— Que pena me das. — soltó Emma con desprecio total. — Mira lo lejos que has llegado con tal de conseguir el poder que no tienes, ni tendrás.

Ella se alejó sin previo aviso y se acercó a los cuerpos de Dani y Crescente. Ya no podía hacer nada por ellos y lo sabía, por lo que su ceño no dejó de estar fruncido.

Lo llevaremos a la bodega de Saitor... Donde está Danniell y mandaré un ángel para allá.

Habló en mi mente y la ayudé a levantar los cuerpos y llegar a Verno para que abriera un pequeño portal a la habitación de Saitor. Tomé el cuerpo de Dannielle y lo traje en vez de poner los otros cuerpos allá.

— ¿Qué estás...? — dijo Emma atenta a mis movimientos.

Concentré mi mente y mis sentidos, logré abrir un portal al cielo, justo en donde aparecían los cuerpos mortales o de algún ángel. Cuando Emma comprendió me ayudó a poner los cuerpos con delicadeza sobre la entrada y unos sanadores acudieron rápidamente.

Emma cerró el portal y se escuchó un estruendo que provenía de la entrada. Nos volteamos alarmados y vimos a Lilith quien tenía una postura relajada pero aún con unos que otros moretones que poco a poco se desvanecerían, a su lado estaba Baruck quien fulminaba con su mirada a Emma pero mi chica no le apartó la mirada sino que se la retuvo y le frunció el ceño dándole a entender que no le tenía ni un poco de miedo.

— Entonces... ¿Les gustó mi regalo? — sonrió cínicamente la súcubo que examinaba sus uñas con aire superior. — No es todo lo que tengo para ustedes habitantes del cielo. — su cara se tornó seria. — Verán, en cada uno de los ángeles se encuentra un pequeño chip como éste. — nos mostró una cosa redonda de unos 3 centímetros. — apretó un botón que tenía en su mano derecha y la cosa que tenía en su mano se convirtió en un arma letal de 12 picos filosos y seguidos. — Cuando éste se accione uno de los filos atravesará su garganta. — sonrió tan abiertamente que me dio escalofríos. — Por supuesto puedes evitar esto. — se dirigió a Emma y ella activó todas sus alertas. Lilith extendió su mano en dirección a Emma. — Entrégame la llave y la gema de Edom y nadie saldrá lastimado.

No lo hagas Emma.

Le dije en su mente mientras buscaba un plan para quitarle el botón de la mano.

— Tienes 5 segundos. — Lilith alzó su barbilla hacia Emma y observé como Nerea salía de una de las habitaciones del castillo y observaba toda la situación con horror.

Nerea.

Cuando hablé en su mente ella volteó hacia mí.

Dicen por el cielo que puedes pasar desapercibida cuando quieres quitarle algo a una persona... Bien, demuéstrame lo que puedes hacer, el botón en la mano de Lilith.

Nerea frunció su ceño y desapareció de mi vista sin dejar rastro alguno. No me molesté en buscarla pues estaba buscando un punto ciego mientras Emma tenía su ceño fruncido pero tocando la llave de Edom.

— Uno. — la barbilla de Lilith se elevó más y un ángel lanzó un grito desgarrador que nos alarmó a todos pero más a Emma quien abrió los ojos de par en par corriendo en dirección al cuerpo. — Dos. — un grito de un ángel mujer se escuchó en el otro extremo del castillo y Emma paró su carrera para encaminarse al otro lado y tratar de ayudar. — Tres. — Leik lanzó un alarido y Pamela despertó de golpe a su lado, cuando vio cómo su pareja se retorcía en el suelo tomando su garganta entró en pánico.

Nerea apareció rápidamente detrás de Baruck y apretó su cuello mientras le tapaba la boca con un tranquilizante, Baruck cayó dormido y sólo quedaba Lilith por ahora.

— Cuatro. — Lilith entrecerró los ojos hacia Emma con una gran sonrisa.

Mason lanzó un alarido mientras Karla corría a tropezones por los cuerpos hacia él lloriqueando y con pánico en sus ojos. La barbilla de Lilith se alzó aún más y respiró como si todo problema se disipara.



Berenice Belmonte

#13540 en Fantasía
#8174 en Thriller
#3453 en Suspenso

En el texto hay: angelescaidos, angeles y demonios, mortales

Editado: 04.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar