En el espejo

En el espejo.

-Hola querida, ya tengo todo listo para la mudanza, nos iremos al norte de Arizona; Allí compré una vieja casona que está en muy buen estado, económica y sobre todo es muy amplia para poder tener cómodas a nuestras crías cuando vengan, te espero en una hora en el aeropuerto, adiós señora Williams... Digo señora Alondra de Moore, Te amo mí amor!.

 

-Yo también Te amo! Señor Jacobo, alguna vez te he dicho que eres muy apresurado?, No contaste conmigo para escoger la casa donde iniciaremos nuestra vida como un matrimonio.

 

-No te disgustes mí amor, confía en el criterio de tú esposo; sé que te encantará y no quiero discutir por estupideces.

 

-Okay está bien, no discutiremos pero para la próxima por favor cuenta conmigo, recuerda que soy tú esposa y debes comentarme cada desición que tomarás.

 

 

-Te juro no volverá a suceder mí reina, todo te lo consultaré a ti primero; pero ya alistate que el tiempo vuela y en una hora sale el avión, yo ya tengo todo listo, voy a despedirme de mí madre y nos encontramos en menos de una hora de acuerdo?.

 

- Sí cariño, estoy de acuerdo. Yo también ya tengo casi todo listo, solo me falta despedirme de mis padres y corro para conocer nuestro nuevo hogar. Estoy ansiosa por verlo.

 

- Sé que te encantará, te dejo mí vida aún tengo pendientes que resolver. Nos vemos en unos minutos bye, te amo!.

 

-Bye, te amo!.

 

Cuarenta y cinco minutos más tarde.

 

-Señora de Moore, que feliz me hace tenerla aquí a mí lado, tomada de mí mano volando hacia nuestro nuevo hogar, te he dicho que ya quiero que tengamos hijos?.

 

-Oh cariño! Tú también me haces muy feliz y sí, me los has dicho muchas veces y también me has dicho que escogiste esa casona porque tiene un patio muy grande y allí piensas construir un parque para que los niños jueguen, ves que sí te presto atención?.

 

- Sí, y eso es lo que más me enamora de ti, que siempre estás atenta. Quiero que me beses, vamos hazlo, no te dé pena.

 

-Por supuesto que no me da pena besar a mí bello esposo .

 

-Me encantan tus besos, me encanta tú cuerpo, me encantas toda tú.

 

-Pues claro, por algo te casaste conmigo,no?.

 

-Jajajajaja desde que te ví me enamoré, yo confirmo que sí existe el amor a primera vista.

 

-Eres un romántico empedernido, señor Moore y yo siento que caigo rendida a sus pies, por favor no te aproveches de mí.

 

-De seguro que no lo haré jajajajaja (rieron los dos).

 

Queridos pasajeros, es un placer informarles que han llegado a su destino y esperamos todos hayan tenido un excelente viaje y gozado de nuestro servicio de atención. Recuerden siempre a "RápidoVuelo" como la mejor aerolínea y la más segura, hasta la próxima y que tengan todos un bonito día.

 

-Ven amor, dame la mano y te ayudo a bajar como todo un caballero.

 

-Gracias cariño, ojalá en algunos años no se te olviden estás atenciones.

 

-Prometo que no se me olvidaran.

 

-Buenos días señor, llevenos a esta dirección por favor. (Dijo Jacobo al taxista).

 

-Como ordene señor.

 

-Ey amor, nuestra casa queda muy lejos del centro de la ciudad, esto es como un pueblo y casi no hay construcciones cerca.

 

-Tendremos cada uno nuestro medio de transporte, por lo cual la lejanía no será un inconveniente. Y en cuanto a que no tenemos vecinos me parece mejor, así nadie se puede meter en nuestra vida, mejor dime querida, como te parece la fachada?.

 

-No estoy muy conforme con lo que me dices pero haré un esfuerzo y sí, la fachada es fantástica, por lo menos tienes buen gusto.

 

-Eso es obvio, te tengo a ti. ( Los dos se miraron fijamente y sonrieron como lo que son, un par de jóvenes enamorados que acaban de casarse y quieren disfrutar mucho de su luna de miel).

 

-Entra cariño, (dijo Jacobo abriendo la puerta principal de su nueva casa), y bien, dime qué tal, como te parece?.

 

-Es muy hermosa, pero se vé que también es muy antigua. Voy a recorerla toda mientras tú desempacas lo de la mudanza, graciassss, te amo!.

 

- Tú como siempre me dejas el trabajo duro a mí.

 

-No te quejes, no seas tan llorón.

 

-De verdad que te amo para aguantarte.

 

Alondra paseó toda la casa, no le faltó ni una esquina por revisar; a la joven todo le parece muy cómodo pero hay algo que no le agrada. Sabe que están solos en casa y se siente vigilada y perseguida por una mirada que no es la de su esposo Jacobo y eso empieza a inquietarla un poco. Al bajar las escaleras se encuentra con que su amado ya casi ha terminado de desempacar todo lo de la mudanza, pues apenas empiezan y no tienen muchas cosas por lo tanto no tardó mucho tiempo.

 

-Que tal, como te pareció todo mí vida?.

 

-Todo está en orden, luce muy limpio, tiene una apariencia lujosa y huele muy bien; creo que me adaptaré rápidamente. Pero sí quiero comentarte algo, no sé si sean disparates de mí imaginación pero sentí que me observaban todo el tiempo y pues estamos solos y tú no estabas conmigo, eso me inquietó y  dió un poco de miedo.

 

-Oh pequeña! Ven aquí mí amor, no seas tan consentida, todo está bien; no debes darle rienda suelta a tú imaginación.(Dijo Jacobo después de abrazar y besar en la cima de la cabeza a su bella esposa).

 

Ya se ha llegado la noche y la pareja románticamente se besa y brinda sutiles y apasionadas caricias, como es común en una pareja de recién casados, mientras más se besan más aumenta la temperatura y cuando están a punto de unir sus cuerpos para ser uno solo y una vez más demostrarse de esa manera lo mucho que se aman y desean, los distrae el estruendo que viene de la cocina, los dos se visten rápidamente y salen de su cuarto para ver lo ocurrido, al llegar al lugar de los hechos encuentran la vajilla de loza totalmente rota en el suelo, nadie se puede explicar cómo fue que ocurrió esto, pues no hay nadie más en casa, ni vecinos cerca y ambos se cercioraron muy bien de cerrar todo con llave.



CarolP

#107 en Terror
#186 en Paranormal

En el texto hay: miedo, intriga, suspenso

Editado: 10.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar