En Un Mundo de Fantasías

Capítulo 9. Las Hermanas Caza Demonios

Pasaron algunos días y Roger ya estaba bien acomodado en casa nuevamente, Alex estaba muy contento de tener a sus dos hermanos con él, pero Rosa aún se sentía muy nerviosa, apenas se había acostumbrado a la presencia de Alex y ahora se debía acostumbrar a la de Roger, que aunque era su hermano gemelo, lo sentía como un extraño, pero no se comparaba a lo que sentía por Oliver, aquella interrogación tan brusca la hizo sentir más nerviosa, no podía creer que él era su hermano y sentía nervios ante la idea de que Roger fuera igual.

Alex, al verla tan nerviosa, le pidió ayuda a Alan quien siempre sabia como animarla, y lo logro, por alguna razón ella se sentía un poco más cómoda con él, pero a pesar de todo se seguía sintiendo muy fuera de lugar, como si no perteneciera a ese mundo, por lo que Martín le hizo un amigo para ayudarla a relajarse, para esto solo ocupo su magia y la libreta de ella para crear a Armin, un joven de cabello gris, rizado y un poco largo, ojos de color negros y sin brillo y cicatrices con todo su cuerpo, tenía puesta una playera blanca, pantalón de mezclilla roto y botas negras, sus dientes eran blancos y picudos, era un espíritu con varias habilidades que lo ayudarían a calmar a Rosa y a protegerla.

Alex y Roger se opusieron rotundamente ante la idea de que un extraño viviera en su casa y estuviera siempre al lado de su hermana, pero Armin los persuadió para que lo dejaran quedarse en la libreta de ella y Martín lo respaldo explicándoles que Armin no era un espíritu malo, si no uno guardián.

A pesar de eso, Rosa aún seguía algo distante con Roger, no había convivido lo suficiente con él todo ese tiempo para confiar en él, por lo que este decidió salir a caminar con ella por la pradera para así tener una convivencia de gemelos, Armin insistió en acompañarlos. 

Ahora los tres estaban muy tranquilos en la pradera caminando, ella con su espada empuñada y Roger con una pistola.

-Creo que esta salida será una gran oportunidad de que me conozcas y volver a llevarnos como antes- Comentó Roger algo nervioso.

-Perdón si está siendo algo tardado, honestamente Oliver me intimido un poco y no quiero que tú también lo vayas a hacer- Comentó Rosa muy nerviosa.

-Tranquila, no soy como Oliver, soy más como Alex- Respondió Roger con una sonrisa amigable en su rostro pero evitando un poco el contacto visual con ella por los nervios.

-Es un alivio saberlo, sé que nos llevaremos muy bien- Dijo Rosa muy alegre y un poco más relajada.

Los continuaron caminando ya más relajados, los gemelos comenzaron a entablar una conversación mientras Armin solo caminaba al lado de Rosa en silencio, no quería meterse en la conversación ya que sabía lo importante que era para Roger volver a tener una interacción normal con su hermana, por esa razón, poco a poco se colocó atrás y comenzó a admirar el cielo que poco a poco se nublaba, pues las nubes comenzaban a taparlo lentamente, parecían algodones blancos y enormes navegando por el cielo.

Después de unos minutos, unieron a Armin a la conversación y se quedaron tan metidos en ella que no se dieron cuenta de que alguien se acercaba a ellos tan sigilosamente, en cuestión de segundos, una persona toco el hombro de Rosa, y esta solo soltó un grito del susto.

Armin y Roger se dieron la vuelta para ver a la persona que asusto a Rosa. Al parecer era un joven, Roger al verlo apuntó molesto su arma hacia la cabeza del aquella persona misteriosa. Ella se quedó viendo al chico; era un poco más alto que ella, tenía una cabellera rizada, un poco larga y algo despeinada de color naranja y sus ojos eran de color cafés. También vestía con una playera gris, capa negra y maltratada, pantalón de mezclilla roto y botas negras.

-¿Quién eres tú?- Preguntó Rosa intrigada mientras continuaba mirándolo con curiosidad, el chico al escuchar su pregunta mostro en su rostro decepción y tristeza.

-¿No me recuerdas?- Preguntó el joven de manera desconcertada.

- No vale la pena que te acuerdes de él- Alegó Roger con un tono de voz molesto, se veía que odiaba a aquel joven por alguna razón.

- ¿Ya lo conocía?- Preguntó Rosa algo  confundida mientras miraba a su hermano con curiosidad, él solo desvió la mirada.

-Si… ¿cómo es que pudiste olvidarme? Éramos mejores amigos- Comentó aquel joven aun desconcertado.

- Ella tiene amnesia- Comentó Armin de manera seria.

El joven al escuchar eso sonrió por un momento con mucha alegría y miro a Rosa a los ojos mientras Armin la alejaba un poco de él, aquel joven intento acercarse más a ella pero en ese momento Roger hizo un ruido con el arma dándole a entender que si se acercaba a ella le dispararía, el joven solo suspiro y volvió a ver a Rosa.

- Mi nombre es Jack, tú y yo somos amigos y tu hermano me odia, soy un caza demonios- Se presentó el joven aún muy sonriente, parecía feliz de que ella no recordara nada, lo cual hizo que ella se sintiera más nerviosa.

-Él no es de fiar, me da muy mala espina- Alegó Roger aun serio y molesto, se moría por dispararle a aquel joven, pero sabía que no podía hacerlo frente a su hermana ya que apenas se estaba acostumbrando a él.

-Rosa, tú eres el único demonio a la que no mato… - Comentó Jack algo nervioso.

- No me importa si eres amigo de mi hermana, no quiero que te le acerques, es tu culpa y la de tus hermanas que ella este así y además… Tú y yo tenemos cosas que arreglar- Exclamó Roge más molesto.



Rosa Michaelis, Berenice Villazana

Editado: 17.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar