En una escuela de princesas “accidentalmente”

V - Ups

La reunión avanzó normal, con tanta formalidad de parte de Collette que me sentí tan fuera de lugar con ganas de retroceder en el tiempo y haber aprendido o buscado muchas más palabras que me ayuden a expresarme correctamente. Es que no encajo aquí, hasta mi tío lo sabe.

¿Cuando en la vida llegue yo, la que accidentalmente le cortó el cabello a una compañera en primaria, a ocupar tantos modales y ser tan elegante? ¡Jamás!


 

Hablaba cuando era necesario o se referían a mi directamente, cosa que en muchas ocasiones me distraía. Estoy haciendo la mejor actuación de estatus posible y aun así siento el nerviosismo de mi tío como si fuera un huracán llevándome por los cielos. ¿Tanto desconfía de mi?


 

-Entiendo que tienes iniciado tu año escolar ¿Te sientes segura que no habrá problema alguno en hacer este cambio repentino?


 

Me quedo unos segundos analizando lo que me dijo...¿que pasa si digo que no? ¿estoy tratando mucho en responder? ¿Me regresan? ¿Y si digo que si y me meten con todo al estudio? No es algo nuevo para mi irme abruptamente de un colegio y empezar en otro a mitad de mis estudios. Claro no es algo fácil, pero puedo adaptarme. Además traigo un cuento de hadas instalado en mi celular, no hay problema.


 

Mi tío se aclara la garganta tan disimuladamente para decirme que responda bien o me colgara de las orejas.


 

-No, no tengo problema ¿porque? ¿Hay diferencia entre la educación normal y la real o...?


 

Collette solo inclina la cabeza con una sonrisa de esos labios muy bien perfilados ¡Es que quiero madurar como ella! No saben la vibra que transmite esta mujer, su cabello corto completamente liso, su traje gris sin arrugas y unos ojos verdes tan cálidos.


 

Los tres nos reímos nerviosamente. Volteo a ver a mi tío y me sorprendo al ver que se había sonrojado. ¡Incluso agachó la  cabeza muy tímido! ¿Será?


 

Los veo, primero a Collette, luego a William y viceversa. Ahora entiendo. Antes que Collette retomará la palabra alzó la mano nerviosa para preguntar algo es de mala educación interrumpir a la otra persona ¿no?


 

-Si, Mademoiselle, Raquel


 

¡Uf! ese francés.


 

-¿Usted es casada, Collette?


 

Mi tío por poco y escupe el agua que estaba bebiendo dándome una patada por debajo de del escritorio.


 

-Aún no he tenido la oportunidad de vivir la experiencia pero tampoco soy rival de la idea- me brinda una sonrisa sonrojándose un poco antes de tomar algunas carpetas -D'accord, retomando el tema, en nuestro cronograma de estudio detalla claramente las materias que deberías estudiar según tu grado de escolaridad y según recuerdo no deriva tanta diferencia o ¿sientes que es mucho para ti?-mi mente se queda procesando la información. ¿Es francesa? Su acento es tan hermoso ¿Lo anterior fue una indirecta? Me parece que William ya me está presentando a mi nueva tía...a lo que me lleva de regreso ¿porque no viste el simple folleto, Raquel? Me reclaman mis dos neuronas, la inocente y la malvada. Estoy tan perdida en esta entrevista.


 

Vuelvo a procesar todo lo que me había dicho analizando cada palabra sin lograr obtener un poquito de conocimiento acerca de lo que me dijo.


 

-Me siento lista, señorita- le sonrió sin idea aun de porqué dije eso.


 

-Parfait. Mi secretaria, la señorita Vaughan te dará un breve recorrido y te llevará a las instalaciones de nuestra escuela en mi lugar. Conversare los últimos detalles con tu tío ¿Te parece la idea?


 

-Si, por supuesto. Fue un placer, Collette-Le sonrió como el gato de las maravillas. Dile no al William Black al lado mío. Me levanto de mi silla tratando de no tropezar en el intento. Ella me tiende la mano la cual estrechó apenada preguntándome qué estará pensando de mi.

Le doy una mirada rápida a mi tío sin saber muy bien lo que estoy haciendo pero si lo que le diré cuando lo vea después.


 


 

Al salir de la oficina pude sentir como mis pulmones al fin funcionaban pero mi nerviosismo crecía aún más. La secretaria me recibía con una elegante sonrisa, radiante de felicidad.


 

-Hola- le digo retorciendo mis dedos.


 

-Acompáñeme por aquí, señorita Blake.


 

Ella se dirige hacia el pasillo por donde ingresamos llevándome a otra sala o edificio, así lo sentí al recorrer tantas habitaciones. De pronto mi mente comenzó a volar ¿Habré empacado la ropa correcta? Llevo mis manos instintivamente a mi cabello...debí bañarme dos veces por si acaso. Y mis uñas. ¡Ahhh!


 

Salimos del palacio por una clase de puerta trasera, la verdad no se que puerta es trasera o delantera, lateral o que porque todo esto parece un laberinto.


 

Llegamos a un jardín hermoso, lleno de fuentes y rosales. Fue lo único que logré observar antes que el sol golpee mi cara con intensidad.


 

-Esta es una ruta de acceso a la escuela, está anexada junto a unos de los jardines del palacio. Es prohibido para usted ingresar a los aposentos del palacio sin autorización real o de Collette.


 

Asiento con mi cabeza tratando de tapar mi rostro con mis manos. Quiero correr para terminar de bajar estos escalones y librarme de este sol molesto. Pero ¿sería de mala educación dejarla atrás mientras me apresuro?


 

-Tengo entendido que su familiar ya notificó las medidas para su uniforme, el cual estará en dos horas en su habitación- Vaughan se detiene en medio de la escalinata justo en el mejor momento posible, anota algo en su tableta y dirige su mirada hacia el gran edificio que nos espera después de cruzar esos arbustos ¿como qué habitación? ¿viviré aquí? - ¡Oh! Está de suerte, señorita. Si voltea por allá podrá ver al príncipe y su madre, no podremos acercarnos.



Black-Angel

Editado: 22.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar