Enamorada del mejor amigo de mi hermano #1

D I É S I S I E T E

Adara

Días después

Mis padres se habían ido a casa de mis abuelos y llegarían el lunes en la mañana por lo que me puse a hacer un pastel y le hice un vídeo llamada a Gabriel, mi mejor amigo, que se encontraba en Colombia por trabajo

─dime la verdad ¿estás enamorada de Alan? ─preguntó mi mejor amigo Gabriel

─no, es un buen amigo, pero no logro superar al imbécil de David créeme que lo he intentado ─dije mientras ponía los ingredientes del pastel en la cacerola

─estas perdida sólo por ese imbécil Adara, estas dejando ir una gran oportunidad ─mascullo Gabriel

—lo sé Gabriel, pero entiende...

—nada Adara, siempre has tenido a personas enamoradas de ti, sin embargo, sólo tienes los ojos para él —dijo y rodé los ojo

─vamos Gabriel, tu sabes que la superación es poco a poco ─ insistí y el negó

─entonces, lo único que te digo es que no ilusiones a Alan así como has ilusionado a otras personas ─sugirió Gabriel y asentí

─vendrá ya mismo para ayudarme a terminar esto─ sonreí inocentemente

─ ¿Por lo menos te atrae? ─preguntó y asentí dudosa, entonces tocaron el timbre

─no me cuelgues ─lo señale y asintió

─ya me vas a cambiar ─bromeo y negué

─Imposible ─grite antes de salir de la cocina hacia la puerta

─ ¿Ada como estas? ─saludo Alan entrando a casa y juntos fuimos a la cocina

─bien, ahora estoy hablando con mi mejor amigo ─dije señalando mi laptop y asintió

─ ¿Eres el mejor amigo de ella? ─pregunto Alan y el negó

─ni la conozco ─se hizo el que no me conocía y suspire pesadamente

─así vamos Gabriel ─sentencie señalándolo con un cuchillo y este rió

─mentira, la conozco desde que tiene dos años y yo seis ─me miro y me lanzo un beso y me guiño un ojo─. Pero me voy ahora y los dejo,  estén tranquilos y hagan su pastel 

─no te vayas ─dije mientras buscaba un mandil para Alan

─me quedo un ratito más si me lo pides ─dijo

─quédate conmigo un ratito más ─grite mientras me dirigía hacia Alan y le ponía el mandil

─ya bésense ─dijo Gabriel y cerro la llamada, así de tarado era

Fin de llamada

─ ¿Quién está en tu casa bonita? ─pregunto un poco incomodo por lo que acaba de decir el idiota de Gabriel

─mi hermano y David ─respondí y con el nombre de este último se sorprendió

─ ¿duerme aquí en tu casa? ─Alan preguntó y asentí

─ Siempre ha sido así, últimamente pasa más en mi casa que en la de él y sí, ayer durmió aquí ─respondí restándole importancia

—Qué nivel de amistad y confianza —murmuró

─Bueno pero ya dejemos de hablar de él, mejor vamos preparando el pastel ─contesté y asentí

─prende el horno ─ordene y este fue a hacerlo

─Adara ayer no me atreví a preguntar, pero ¿te gusta David? ─ me quede estática

─un poco ─dije entre dientes

─ ¿cómo es eso? ─se acerco─. Te pregunto porque ayer que llegue a mi casa me puse a reflexionar y aunque sé que algunas veces te he dicho que si quieres ser mi enamorada y todas esas veces me has rechazado, he sentido que solo quiero olvidar a mi ex de la que tanto te he contado, te pido una disculpa porque he entendido, que un clavo no saca otro clavo.

Esas palabras me sorprendieron mucho, me acerque a él

— Alan gracias por decirme esto, me sentía algo mal porque siempre, no bueno, las dos veces que me habías preguntado eso y te rechace, pero siempre volviste a hablarme y seguir como si nada —dije y me abrazó

—Ahora si te vas a decidir a decirme  si estas enamorada de David —suspire

─si Alan y aunque no lo quiera aceptar, sé que estoy enamorada de él ─hice una mueca y este asintió sonriendo

─Veras, a mi me interesa una chica y está en tu curso ─ me sorprendí y entonces entre cerré los ojos─. Te propongo que seas mi novia falsa y de ahí vemos si salen los sentimientos de David porque me he dado cuenta de que quizás si se siente atraído por ti, por lo que dices que últimamente viene muy seguido y también por lo de ayer que escuche sin querer que te quería decir algo y entonces tú me ayudas con Leonela.

Leonela era la última de mis amistades, nos empezamos a llevar por Sabrina, ella era muy sociable.

─trato ─él sonrió─. Pero, porque me dices bonita y cosas así

─al principio me gustaste, pero el dia que te fui a ver a la universidad quede impregnado con tu amiga y me gusto más porque es igual de tímida que tú, tiene ese tipo de personalidad única ─ sonreí─. Pero ya se me hizo costumbre a decirte mi bonita y mi niña, y así seguiré diciéndote

─Ahora que me acuerdo tenemos que llevarla a la playa ─ él se puso rojo

─no ─dijo este y asentí

─este es el último intento que haces con David ─advirtió y asentí

Mientras yo batía la mantequilla, Alan incorporaba los huevos y la azúcar con el jugo de naranja y la ralladura de naranja.

─ ¿qué está haciendo la parejita del momento? ─entro David a la cocina

─haciendo un pastel, fíjate que llevamos ya casi un mes y hay que celebrarlo ─dijo Alan y apreté mis labios

─yo también quiero ─David ignoro el comentario de Alan

─ ¿qué? ─pregunte y él me miro

─comer su pastel de un mes de noviazgo ─se burló

Alan se puso detrás de mí para incorporar la leche y David se ofreció a poner la harina. Terminamos de hacer la mezcla y la pusimos en el horno

─ahora esperemos el pastel ─dijo Alan y nos fuimos a sentar al sillón

David se había ido a bañar por lo que nos quedamos con Alan en el sofá.

Recosté mi cabeza en el hombro de Alan y luego mi hermano llego a nuestro lado



Nathaly

#965 en Novela romántica
#149 en Joven Adulto

En el texto hay: primer amor, apuestas

Editado: 25.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar