Entre plumas y papel

Prologo

"Aún y con tanta tecnología prefiero pluma y papel." Decía el joven Axel encerrado en su piso. Aun cuando muchos jóvenes de su edad eran adictos a sus teléfonos, las drogas, el alcohol o a salir cada noche, Axel por su parte se liberaba del estrés diario encerrándose en su piso, preparándose un café y  plasmando sus pensamientos en una hoja con un bolígrafo, a pesar de ser solo un adolescente aficionado al mundo de los libros el ya contaba con todo un estante lleno de libros de todo tipo de genero escritos por si mismo que iba en crecimiento. El tenia un lema el cual recitaba: "Todo es posible con una pluma y un papel." 
 

Axel asiste a la universidad es estudiante de Literatura por alguna razón su vida gira entorno a las letras para el no hay nada mas hermoso que tomar un bolígrafo y dejar desplazar toda tu creatividad a través de un papel, como es de esperarse era un estudiante prodigio en el eso de literatura, sus notas eximidas y el respaldo de los profesores podían dar prueba de ello.


Cabe destacar que Axel era un chico asocial, no le interesaba tener ningún tipo de relación o entablar una amistad con alguien, sus únicos amigos eran los libros, su pluma y su papel, porque, para el ningún segundo es tiempo perdido si te encuentras haciendo lo que amas.
 

Pero un día en particular Axel se bloqueo mentalmente impidiéndole seguir con ese vicio por plasmar letras en un papel, su inspiración por seguir escribiendo solo se había disipado, comenzó a recorrer su piso de arriba a abajo buscando algo que le devolvería su tan ansiada inspiración, por desgracia para el su mente seguía en blanco, decidió salir un rato por un poco de aire libre, tal vez una caminata por el parque le devolvería aquella iluminación que tanto codiciaba.

 

Salio de casa sumergido en sus propios pensamientos, mirando todo lo que le rodeaba, buscando ese no se que, que le diera alguna idea para seguir escribiendo, se topo con lo que para el seria aquello que le daría un giro de 180 grados a su vida, lo que el describe como: "la mujer mas hermosa que hayan visto sus ojos" estaba fascinado con esta chica de cabello largo, una piel de tez trigueña, con unos labios tan hermosos y una mirada tan profunda que seria fácil perderse en ella, esta estaba sentada en una banca esperando el autobús, el quedo petrificado ante aquella deleitable presencia, podía sentir mariposas en su estomago y como su ritmo cardíaco se agitaba cada vez mas, jamas había sentido una sensación de tal magnitud, el sabia que no podía dejar pasar la oportunidad de conocerla o al menos dirigir le unas palabras, así que se armo de valor se acerco a aquella chica, pero para su descontento su mente seguía en blanco, estaba sintiendo todo y a la vez nada.
 

Y de repente el solo estaba parado a su lado viéndola fijamente, ella se percato de su presencia y fue la primera en dirigir unas palabras.

-¿Se te ofrece algo? -Dijo con bastante serenidad a pesar de que el llevaba rato viéndola fijamente, pero esa única oración basto para que el quedara hechizado con lo hermosa de su voz. El estaba completamente enamorado.

-El estaba tan nervioso que no sabia que decir, pero a la vez sabia que debía ser rápido en sus pensamientos para formular la frase correcta que podría construir o arruinar una platica con ella, el decidió sentarse a un lado de ella y expresarse a pesar de que nunca había mantenido una platica antes con nadie. -Estoy tratando de hacerme el tranquilo, pero cuando te miro no puedo evitar temblar porque haces correr mi corazon, eres como mi kriptonita la cual sigue debilitandome hasta congelarme y no puedo respirar.
 

Ella dejo escapar una risa de su boca. Cubría su boca al reír, no debería, no debería negar ese placer a los mundanos a su alrededor decía el mientras la observaba como si de una obra de arte se tratara. 

-Gracias, que lindo eres... -Dijo ella mientras al mismo tiempo le regalaba una sonrisa a este hombre que perdidamente se había enamorado. Para el escuchar esas palabras y ver sonrisa fue suficiente para saber que tendría que hacer hasta lo imposible para tenerla a su lado sonaba algo alocado y bastante precipitado, pero estaba mas decidido que nunca.
 

-Mi nombre es Axel ¿y tu como te llamas? -dijo el mientras mantenía su mano extendida en dirección a ella.
 

-Camila, un gusto conocerte Axel... -enuncio ella mientras correspondía tomando su mano.

De repente ese momento fue interrumpido por un sonido de unas ruedas acercándose.

Bueno ese es mi autobús -dijo Camila mientras se levantaba para abordarlo. -Nos vemos luego. -sonrió mientras se montaba en aquel autobús.  -Tal vez un día coincidamos entre mi pluma y el papel -el se vio forzado a decir eso porque adiós, hasta luego y hasta pronto no eran opciones viables en esa despedida.

Ella llegó en forma de sonrisas, el la recibió solo con miradas. De pronto una o dos letras olían igual que ella, de la noche a la mañana, él solo encontraba inspiración en ella. Sabia que de alguna manera tenia que volverla a ver.



Estrafalario

Editado: 15.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar