Es tiempo.

CAPÍTULO 2

Me encuentro aparcado a unas cuantas cuadras de la casa de Erick, el idiota que a humillado a Rosie hoy, las manos me hormiguean me piden adrenalina, necesito vengar los que le ha echo a Rosie esta mañana, son las 10:48 pm a sido un largo viaje hasta este lugar, bajo cuidadosamente del auto y me aseguro de que nadie me vea, esta lloviendo así que no hay nadie afuera, siento que esto favorece mis planes. Por fin estoy fuera de casa de Erick, visualizo que todo está apagado y solo una habitación está con luz, escucho musica electrónica viniendo de aquella habitación, subo por una escalera que esta colocada fuera, entro al balcón y luego a la habitacion, no hay nadie, veo su mochila y me aseguro que es la habitación correcta.
 


 

Recorro cada parte, se escucha que esta tomando una ducha, así que tengo tiempo de explorar un poco el lugar, pienso que haré o que le diré. Lo primero que viene a mi mente es la frase "Empiece a rezarle al de arriba" me causa gracia que  una situación así me ponga tan feliz, salgo de mi trance y logró escuchar que el agua a dejado de caer, escondo entre un librero y la pared, esperare obviamente a que se vista no haré lo que tengo pensado estando el desnudo, seria un tanto incomodo y mi intención no es sentirme incomodo justo ahora.
 


 

Me he puesto unos guantes de cuero y saco de mi mochila un cuchillo de punta delgada y afilado, lo jugueteo mientras espero, no veo nada desde esta posición así que decido esperar por lo menos diez minutos para asegurar que el este relajado y vestido. Mis ansias no me ayudan, estoy consciente de la gran felicidad que esto me ocasionará, han pasado los diez minutos me asomo un poco y lo veo mirando el móvil tranquilo, también de mi mochila saco un arma con silenciador, no me gusta usar mucho las armas pero me ayudan para obligarlos a guardar silencio, le he puesto un silenciador por si al bastardo se le ocurre la idea de forcejear y se escapa algún tiro no se oiga demasiado.
 


 

Salgo por fin detrás del librero, en cuanto se da cuenta de mi presencia me apresuro a apuntarle con el arma e indicarle que se calle.
 


 

   -Yo que tu no haría ni un solo ruido- comento con seriedad.
 


 

   -Zith que...¿Que haces aqui?- noto nerviosismo en el.
 


 

   -¿Que carajo crees que hago aquí? Es que acaso ¿Se te a olvidado lo sucedido en la mañana?- me acerco aun más a el. - ni se te ocurra negar nada Erick, también me he enterado de que te has intentado pro pasar con ella. ¿Quien te crees?... Creo que usted maldito necesita una pequeña lección, ¿Estas de acuerdo?- lo miro fijamente mientras coloco un pedazo de cinta industrial en su boca - Como he dicho antes no quiero que abras la boca por favor- empiezo a amarrar sus muñecas para evitar que se mueva mucho, me mira aterrado incluso las lagrimas empiezan a invadir su rostro. - No me vengas a llorar, que no me va a importar así como a ti no te importo hacer llorar a Rosie. Pero no perdamos más tiempo Erick ambos sabemos cual será el final de esto-
 


 

Lo apuñaló varias veces hasta que mi cuerpo pide parar, la sangre corre cor su cuerpo y sus sabanas poco a poco se tiñen de rojo, esta sensación de satisfacción me encanta, sonrió de oreja a oreja, o así era hasta que escucho que la puerta se abre, cuando volteo veo a su hermano que es dos años mayor que el, no lo pienso más y antes de que pueda gritar o hacer cualquier cosa le disparo a la altura del corazon, también por la distancia no pude hacer más. Me dirijo a el y doy un tiro de gracia para asegurarme que no vuelva a despertar, pinta bien "PREMIO DOBLE" pense, aun que escucho un grito. Proviene del padre de Erick escucho pasos no solo es el si no su esposa también ¿Que cajaro es esto? Esto no era en absoluto lo que planee pero no puedo darme el lujo de dejar testigos, hago lo mismo que antes y disparo contra los padres de Erick, dandoles también un tiro de gracia.
 


 

Salgo de su casa rápidamente asegurandome de que no queden sospechas de quien los a asesinado y checando que lleve conmigo el arma y el cuchillo, también recojo los casquillos, a comenzado a llover aun más fuerte, corro rápidamente a mi auto y salgo en dirección al café más cercano, necesito calmar esta adrenalina y culminar mi felicidad con un buen café. Ordeno un café y un muffin, los como con tranquilidad y saboreando muy bien y disfrutando de los deliciosos sabores. También pido unos cafés para llevar y continuar disfrutando desde la comodidad de mi casa.
 


 

Voy conduciendo y de la nada llega a mi cabeza que Erick tiene una hermana, me pregunto si me habrá visto, no escuche otro ruido en casa de Erick y prefiero pensar que no estaba en casa, la duda no me deja estar tranquilo, decido parar un rato y busco en mi móvil las redes sociales de Darnell la hermana de Erick y como sospechaba ella no se encontraba en casa, estaba publicando fotos de la fiesta en la que se encontraba, me quedo mas tranquilo y continuo mi camino a casa.
 


 

Creo que esta situación estuvo de más, sus padres no tenían que morir; me siento estúpido pero satisfecho a la vez, no era la idea, no era el plan pero ¿Que puedo hacer ahora? Por una parte me vieron dentro de su casa y a sus hijos muertos, pero por otra parte ellos no lo merecian solo Erick. Lo único malo que hicieron sus padres es dejar que fuera un maldito pero eso a mi no me interesa, he pensado en esto desde hace una hora, intentare dormir por el momento.
 



A Cuellar

#2933 en Thriller
#1666 en Misterio
#11094 en Novela romántica

En el texto hay: amor, obsesión, erotismo y misterio

Editado: 23.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar