Es una apuesta

Era una apuesta

Estoy frente al espejo intentando alzar mi cabello en una coleta, recargándome sobre el tocador más de lo que debería. La verdad es que no soy muy buena en esto, pues las ondas de mi cabello siguen sobresaliendo. Si están imaginando una coleta despeinada de Tumblr, eso es justamente lo que no es. En verdad se ve mal.

Por lo tanto, tomo un poco de gel y spray y los aplico sobre el cabello amarrado. Salgo de mi casa a eso de las 5 y me dirijo a donde quedamos de vernos. Se nota en mi andar que estoy apagada, cansada y dispersa. De hecho, hoy no fui a la escuela porque simplemente no me quise levantar. La alarma sonó siete veces y con ninguna fingí ánimos de despertar.

Sin darme cuenta, mi pie cae en un desnivel de la banqueta y me tuerzo ligeramente el tobillo. Además, cuando me propuse tirar un papel que encontré en el camino, mi codo rozó con un alambre del bote de basura elevado y ahora tengo una cortada que seguramente tendré que irme a revisar. Sin embargo, o sin ganas, sigo mi camino durante 5 minutos y ni siquiera me acerco a un bonito perrito que encuentro porque seguro me muerde, con esta suerte que traigo.

Empujo la puerta de la cafetería y la bolsa cae de mi hombro al antebrazo, obligándome a maniobrar un poco más. Resoplo y le pego al marco, casi a propósito.

Una vez adentro miro mis mensajes para saber si ya llegó. No me quiero quedar ahí parada en medio de las mesas. No obstante, es casi inmediato que encuentro a Car sentado en una esquina y lo saludo con la mano. Me acerco a él y tomo asiento.

—Hola —dice con entusiasmo animándome a sonreír.

—Hola, Car —contesto.

—¿Cómo te va? —pregunta con los ojos bien abiertos.

—Bien, gracias, ¿y a ti? —respondo con lentitud, dando un toquecito en la mesa.

—Ahí vamos —dice intentando aligerar el ambiente—. Todo bien. Me alegra que por fin pudiéramos vernos.

—A mí también —le devuelvo una pequeña sonrisa.

—Es viernes, ¿vas a hacer algo al rato? —pregunta con total normalidad.

—No realmente.

—Iba a salir con Samara —me cuenta con una enorme sonrisa en el rostro, la cual le ilumina la cara tanto que no puedo creerlo—. Estaba pensando que quizá podías acompañarme, creo que ella llevará a alguna amiga, yo podría tenerte a ti y me podrías ayudar.

Sigue diciendo algunas cosas más pero, honestamente, me pierdo. No quiero hacerle esto, así que lo interrumpo.

—Creo que Samara y yo no somos exactamente amigas —confirmo lo evidente—. Sería un poco incómodo.

No me apetece para nada verla, ni hacer nada.

—Yo sé que no te cae demasiado bien, pero es buena persona. Hace unas semanas estábamos... —comienza, pero aquellas son las últimas palabras que escucho de su discurso. No lo hago a propósito, en verdad quería venir y platicar un rato con él, pero me está costando más trabajo del que pensaba.

—Ally, ¿estás bien? —se interrumpe a sí mismo, sobresaltándome. Ya se dio cuenta de que no estoy prestándole atención. Genial, ahora soy una pésima amiga también.

Sacudo la cabeza y le digo que sí.

—Solo me duele un poco la cabeza. Continúa.

—Eso no es un dolor de cabeza —me sorprende acertando. Aunque a decir verdad, cualquiera lo haría—. Anda, cuéntame qué tienes.

—No es nada, Car. Sigue hablando, por favor.

—¿Pasó algo? —insiste, mirándome con preocupación.

Estos últimos dos días estuve convenciéndome de que el vacío en mi pecho no era real, pues fui yo quien lo provocó. ¿Entonces por qué estaría algo mal?

—Estoy bien —respondo. En realidad no quiero contar todo, es demasiado. Pero tampoco puedo no hablar con nadie—. Es Alex.

—¿Alex no está bien? —pregunta.

—No, sí está bien —respondo y luego lo pienso dos veces—. Bueno... ¿No?

—Vas a tener que ser más específica.

Froto mi frente en señal de frustración y cierro mis ojos un momento.

—Es un desastre que jamás debió haber ocurrido, y yo lo sabía —digo negando con la cabeza gacha—. Pero él insistió y por estúpida no me negué.

—¿Estás embarazada? —suelta Car inclinándose en mi dirección sin ser demasiado discreto.



Tono Cristal

#325 en Novela romántica
#104 en Chick lit

En el texto hay: apuesta, amor, chicomalo

Editado: 29.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar