Esperando por ti

Capítulo 4

Estaba en el auto junto a Yakov, tenía que volver a casa a buscar algunas cosas y para poder explicarle esta situación a Cloe

Estaba en el auto junto a Yakov, tenía que volver a casa a buscar algunas cosas y para poder explicarle esta situación a Cloe. Luego haría una parada en mi trabajo y trataría de explicar la situación que estaba atravesando a mi jefa y esperaría que no me despidiera, sospechaba que no lo haría, pero no creía que volviera a ese trabajo. Las cosas cambiaron y con ello las responsabilidades.

—¿Tú eres el Beta? —le pregunté para iniciar una conversación. Iba en la parte de atrás del auto y no podía ver su rostro, solo quería empezar bien y eso significaba agradarle al Beta de la manda. 

—Si — estaba muy concentrado en el camino, mientras conducía.

—Esa fue una buena conversación—mascullé —, ¿tienes información de los vampiros infectados?

—No, pero nos preocupa que estén escondiéndose y saliendo del sector F y también que los vampiros "sanos" no estén al tanto de esta situación, nuestro Alfa les ofreció a los vampiros sanos que conforman esta manada el sector F para que viviesen, ellos son peculiares y les gusta mas estar en solitario, esa parte es perfecta para ellos.

—Lo entiendo, ¿temen que surja una guerra contra el Alfa? —era un tema serio, los ataques de los infectados aumentaba y las autoridades no sabían de donde estaban naciendo tantos brotes de contagio.

—No lo creo, ellos están bien allí, los diferentes lideres vampiros no muestran su desagrado al respecto al vivir en ese sector, no creo que sea al propósito la infecciones que aparecen en los vampiros, igualmente ellos son menos no les conviene una guerra, esa es mi opinión al respecto Luna.

—Todavía no son soy tu Luna—le aclaré y cuando iba a seguir hablando el auto frenó de golpe, el cinturón de seguridad me protegió de ser lanzada hacia adelante—, ¿Qué sucede?

—Vampiros—seis vampiros estaban en el camino.

Estamos jodidos.

—Escúchame —señaló el bosque, todavía no habíamos llegado a la civilización—, intentaré distraerlos, tu corre hacia el bosque y pide ayuda a los guardias de la muralla C ya que en esta parte no hay señal, estamos cerca de allí y por lo que más quieras no dejes de correr.

—¿Ellos son infectados?

—No—eso me había dejado una extraña sensación—, y no sé cómo están pudiendo pasar la seguridad para acceder a esta parte de la manda, deben tener algún permiso para poder pasar y no se emitió ninguno.

Cuando salimos ambos del auto él se había convertido en un lobo gris en solo algunos segundos, yo por mi parte me acomodé mejor y verifiqué que pudiera huir hacia el bosque sin que me atacaran, busqué con la mirada a Yakov y estaba combatiendo con los vampiros, aproveché la oportunidad para correr. Corrí desesperadamente por unos quince minutos podía distinguir mejor a la muralla, pero no pude resistir más y tuve que parar para regular mi respiración, sentía que el aire no estaba entrando a mi cuerpo.

Mala idea.

—Vaya —escuché una voz—, encontré a la bella Luna—suspiró dramáticamente —, fue tan difícil —su ironía se distinguía en su voz.

—¿Qué es lo que quieres?

—¿Yo? —se señaló con un dedo el pecho—, yo no quiero nada de ti—me señaló esta vez a mi —, alguien me manda a buscarte, yo solo cumplo órdenes. Mi líder estará contento al saber que pude llevarte hasta él.

Al pronunciar aquellas palabras su cabeza salió volando y luego rodó por el suelo. Un lobo negro y muy grande había sido el culpable, cuando lo miré no sentí miedo había algo que me atraía y por alguna razón sabía que no era un lobo común de la manada, algo en mi interior decía que era Lukyan.

El lobo se acercó e hizo un movimiento, suponía que quería que me subiera y lo hice cuidadosamente. Cuando comenzó a caminar instintivamente me agarré de él, no quería caerme. Él sintió mi brusco movimiento.

—Estoy bien —lo acaricie para que supiera que solo fue un momento de debilidad y que ya estaba bien—, no pasó nada.

Me sujeté más fuerte cuando el comenzó a trotara un ritmo contante, lo último que quería era caerme por lo que me ubiqué detal manera para que eso no sucediera, unos minutos después el movimiento me tranquilizó haciendo que poco a poco cerrara los ojos y que en consecuencia me durmiera.

—¿¡CÓMO ES POSIBLE QUE ENTRARAN!? —le grité a mi beta, estaba empezando a enojarme—, ¿sabes lo que sentí cuando mi Luna empezó a tener miedo? —mis palabras eran rabiosas, la conexión con mi mate se empieza a formar desde que la encontré, pero era ...

—¿¡CÓMO ES POSIBLE QUE ENTRARAN!? —le grité a mi beta, estaba empezando a enojarme—, ¿sabes lo que sentí cuando mi Luna empezó a tener miedo? —mis palabras eran rabiosas, la conexión con mi mate se empieza a formar desde que la encontré, pero era muy débil—, debes agradecer que estaba cerca cuando todo comenzó, mi conexión con ella es débil si sucedía un poco más lejos algo malo habría pasado.



Camlib

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar