Esto es guerra, querido vecino

20. Zorrita

♤Dedicado a: Chica rara♤

~~▪~~

Extrañamente aquél día me sentía mucho más popular de lo habitual en cuánto a las notificaciones de mi teléfono. Con un poco de fastidió, pensando que podría ser una rabieta de mis padres miré los mensaje, ¡pero no! No era una rabieta y mucho menos alguno de mis padres... eran mis amigos.

(1) Jack pollito

(5) Luke

(3) Becca la loca

(1) Halen

En cuanto a sus sobrenombres ya se me hacían de lo mas normal.

No perdi mucho tiempo y entre a leer cada conversación detalladamente. Me resultaba extraño, ya que no acostumbraba a recibir muchos mensajes que digamos, o al menos no los suficientes como para considerarme lo "bastante activa en las redes sociales"

 

💣Jack pollito💣

¿Donde estas?

 

💔Luke❤ MejorAmigo

Kelsie

Hola

Mejor amigaaaaaaa

Oyeeeee

Contesta amorr de mi vida

Esto último me hizo latir el corazón con fuerza, el estaba acostumbrado a tratarme de esa manera, tal vez por esa razón me habia apegado tanto a el, y había llegado a tenerle un sentimiento mucho mas que amistoso.

Obviando este mensaje seguí revisando mi celular.

 

💫💕Becca la loca💕💫MejorAmiga

Kelsie

Hola... hablemos 

Aún sigo molesta contigo

 

Halen

Hello everybody

 

Pero ni uno solo de Tyler. Suspire pesadamente mientras metía un par de libros que habia olvidado archivar en mi maleta. Al parecer Sara ya se habia hido a la escuela, lo cuál no se me hizo muy raro a decir verdad, ya que las porristas tenían una reunión privada con el entrenador y los jugadores del equipo. 

Con un poco de lentitud terminé abriendo mi puerta quedando frente a la de mi vecino: Tyler.

Esperé un par de minutos rrecostada contra mi puerta ya cerrada esperando encontrarme con mi novio falso... pero nada.

¡Y que esperaba ese idiota!

Con mucha duda me acerqué a su puerta dando un par de toques contra su puerta y con nerviosismo y mordiendo mi labio, casi preparándome para guardar la calma cuándo viera su rostro, logré tocar el condenado timbre; ¿y adivinen que maldita sea? ¡exacto! Nuevamente nada.

A este punto la única idiota en ese lugar era yo.

Esperé cinco minutos más hasta que vi la hora en mi celular, casi salté de la sorpresa, recogiendo un par de cosas que había sacado mientras, según, esperaba a que saliera el bendito rey de roma.

El hombre no parecía querer dar señales de vida, puesto que lo había llamado mientras bajaba por las escaleras del edificio.

Decidí esperar a que parará el autobus escolar pero entonces me sorprendí cuando vi como se estacionaba casi rozando mi cuerpo un lindo aston martin negro muy parecido al de...

—¿Halen? ¿que haces aqui? —pregunté mientras los vidrios de la ventana bajaban lentamente. Me miró con una evidente sonrisa llena de seguridad.

—Lo mismo te preguntó querida —no pude evitar poner mis ojos en blanco, creó que mi pregunta era mucho mas lógica que la suya, porqué ¿para que una persona se queda en la estación de autobuses? Creo que la respuesta es mucho mas obvia.

—Esperando el autobús escolar —Halen me miró como si hubiera escuchado la cosa mas absurda del mundo. Se quitó sus gafas negras que parecían ser una de esas de marca, porqué si, a ella si que le gustaba ser austentosa y usar cosas caras. Mientras le quitaba el seguro a su auto.

—¿Aún existen personas que se suben a esa basura? —Ignorante, pensé. —Las personas como nosotros desde hace mucho no pisamos el autobús escolar —a veces olvidaba que la gente que rodeaba a Tyler eran igual de arrogantes y prejuiciosas, y Halen pertenecía a ese campo, por lo cuál, ella no pretendería ser la excepción.

—¿Perdona? —pregunté lo bastente indignada pero tratando de controlarme para no terminar sonando grosera —¿y quiénes se supone que somos nosotros?— aún no me atrevía a subir a su auto, no hasta que ella palmeo un par de veces el asiento del copiloto.

Ella pareció notar mi tono un poco mas alto y molesto, se quedó sería unos instantes simplemente observandome como por unos interminables diez segundos, pero luego volvió a su sonrisa de siempre, esa sonrisa que tenía a medio Instituto Jackson Hill casi babeando.

—Creó que aún no logras entenderlo Kel... y ponte el cinturón —hice exactamente lo que me pidió pero sin apartar mis ojos de su bonito rostro. —Por algo resaltamos de los demás estudiantes. Cada uno del grupo tiene algo que lo diferencia de los demás. Por ejemplo —puso sus manos en el bolante, y de ahí en más, dejo de mirarme para prestar su absoluta atención a la carretera —Blake es gracioso, Dustin atrevido, Tyler es... guapo y Skyler, aunque no estudié aquí, es bonita ¿entonces que tienes tu?

Me encogi de hombros. Realmente yo era igual de común que los demás. No por nada había pasado desapercibida durante todo ese tiempo.

Sonrió de medio lado aún sin mirarme.

—Y tu... —respondió por mi —tienes a Tyler.

Pestañe un par de veces tratando de calmarme ¿realmente eso era lo que me hacía "especial" para ella? Eso era ridículo. Conté hasta cincuenta tratando de tranquilizarme porque o si no, sabía muy bien, que la insultaria en su propia area.

—Lo que acabas de decir es lo mas estúpido y sexista que allá escuchado.

Con tono tranquilo continuó —la verdad duele, pero, al fin de cuentas es la verdad. Déjame recordarte ¿quién te prestaba atención antes de las estúpidas listas y que Tyler se volviera tu novio? Nadie. Me pareció extraño todo ese numerito de ustedes como pareja —logré respirar hondo cuando divise "Jackson Hill" en la entrada —sin rodeos quiero que me digas la verdad.



Natalia Moreno

#272 en Otros
#87 en Humor
#133 en Joven Adulto

En el texto hay: novelajuvenil, comedia romantica, vecinos

Editado: 05.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar