Eternidades

CAMINOS DE OSCURIDAD

Cada uno de los caminos escritos han llevado a los involucrados en estos eventos hacia una oscuridad cada día mas creciente ya que la amenaza de la llegada de Lukufere es mas real al ser despertado Melkion, el cual a pesar de que no desea tal destino debe someterse a Setheim al no tener otra alternativa de sobrevivencia en este universo mas que la energía que le proporciona su hermano la cual lo corrompe a cada instante y muy pronto se volverá lo que tanto odia, una sombra al servicio de Lukufere.

Por otro lado Persefone cautiva del Departamento de Servicios Especiales es sometida una y otra vez a diversos experimentos con el fin de ser utilizada en un futuro, sin embargo a pesar de su debilidad resiste una y otra vez hasta quedar exhausta por tales esfuerzos que la llevan a los limites de su critica existencia, ya que solo han podido mantenerla con vida utilizando una extraña maquina que le confiere la energía que necesita. Así a pesar de su condición a cada instante que puede mantener un pensamiento este lo dedica a Alastor hasta que la resistencia termina y los recuerdos se borran de la mente de Persefone.

Cerca de Persefone pero distante se encuentra Elíseo perturbado por sus pensamientos que lo sumergen en mares de dudas tratando de armar un rompecabezas sin sentido mientras es acosado por los fantasmas de los recuerdos y las experiencias que ha comenzado a vivir, trata de comprender pistas sin sentido que lo arrastran a callejones sin salida mientras observa una masacre, en donde casi una centena de indigentes fueron dispuestos en una especie de ritual, sabe que esto esta relacionado con todo lo que investiga ya que el extraño informante que tiene fue quien le dijo sobre tal evento pero no sabe como  esto se conecta y es así como al finalizar su trabajo en ese espantoso sitio se retira con mas dudas que respuestas a su casa donde continua con sus pensamientos frente a la foto de su esposa y su hijo muertos en un accidente automovilístico hace cuatro años, en la otra mano la extraña llave que a pesar de las investigaciones de Sonia no deja nada en claro y solo guarda en uno de los tantos bolsillos de la gabardina que siempre lleva.

Al finalizar el día de la librería Hacedores de sueños salen Erick y Casandra, caminan por la calle felices, platican todo tipo de cosas pero lo que ninguno de los dos sabe es el destino que les espera, disfrutan el momento sin imaginar que las piezas a su alrededor se mueven formando la jugada maestra que los llevara a un final donde la sombra del mal los espera.

Un pasado lleno de tragedias, un sueño destrozado y una promesa, esos son los elementos que mantienen con vida a Alicia, aunque ella quisiera simplemente morir no se le esta permitido ya que las acciones que hace son la base para el desarrollo de los demás eventos por venir,  ella no lo sabe pero sus decisiones serán importantes en el futuro, todo esto lo piensa mientras en la soledad de su recamara mira perdidamente la única evidencia de que alguna  vez en un no muy lejano pasado, fue feliz al lado de sus amigos y seres amados, las memorias de esos instantes por una fracción de segundos la hacen sonreír pero inmediatamente comienzan a surgir amargas lagrimas de sus ya marchitos ojos por lo que decide mirar por una ventana hacia el cielo mientras reza una plegaria pidiendo por los seres queridos que aun quedan a su lado.

Lejos y cada vez mas retirado Elías trata de alejarse de todo aquello que lo liga a su pasado, trata una y otra vez de escapar de sus recuerdos y en un nuevo intento va con rumbo a un aeropuerto donde un avión lo espera para abordar, sabe que esa no es la solución pero es la único que puede hacer por el momento así que una vez en el sitio se dirige al transporte y lo aborda, en su mano solo lleva un pequeño maletín con la carpeta que le dio Alicia, desde ese día no la ha abierto sin embargo debe terminar lo que ya inicio así que una vez en un asiento privado y cuando el avión ya ha comenzado su vuelo antes que nada toma la carpeta y la mira fijamente como un preciado tesoro, lanza un leve suspiro, antes de abrirla mira por la ventanilla las luces de la ciudad las cuales se comienzan a alejar, tiene  un ultimo pensamiento dirigido a sus amigos que se quedan y por ultimo abre la carpeta y comienza a leer los primeros renglones que por el tiempo se encuentran borrosos, una tristeza embarga su corazón y cubriéndose el rostro se escapan un par de lagrimas. Elías no lo sabe pero un ser lo vigila desde la oscuridad esperando el momento para hacerlo su víctima.



Iván Quiroga López

#2651 en Ciencia ficción
#14897 en Otros
#1883 en Acción

En el texto hay: misterio, drama, fantasia

Editado: 29.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar