Fea.

Touchdown.

Esta faceta de Alex no me gusta; quiero decir; no me gusta verlo así; por eso, apenas llegué a casa convencí a papá de ver un partido de practica de estudiantes de colegio que duraba una hora y media.

Sip, ahora tengo que trabajar en el taller sin paga durante un mes, pero creo que valdrá la pena.

Cuando el video finalmente acabó; papá soltó un lento suspiro.

- ¿ese chico no es tu amigo del otro día?

- Al que le dijiste que lo ibas a castrar si intentaba algo – afirmé.

- Vaya… en ese entonces no me pareció tan inútil.

Hice una mueca.

Recurrí a papá porque en su tiempo de universidad había tenido sus años de gloria como Coreback del equipo. Es algo así como un experto jubilado.

- ¿juega tan mal?

- No hay nada malo con su juego. Pero no tiene confianza, y un Wide Receiver sin confianza realmente es inútil.

- Entiendo, pero es normal, creció con la idea de que es inferior a su hermano; el Coreback.

- Ya veo. Eso tiene sentido, al menos.

- ¿entonces…?

- Ok, nena, escucha esto; si quieres que tu amigo vuelva a jugar primero debe calmarse, pedir disculpas debidas al entrenador y tener más confianza en el y en su equipo. Aparte de eso sería bueno si dobla más sus rodillas al lanzar y que trate de esquivar un poco. Eso es todo.

- ¿nada más?

- Ya te dije; no hay nada malo con su juego. Si el consiguiera un poco más de confianza podría llegar a ser una estrella.

Alcé la mirada de golpe.

- ¿deberás lo crees?

- Claro. Aunque eso ya depende de él.

- Gracias, pa.

- ¿te gusta ese chico? – preguntó de repente.

- No…

No volvió a preguntar solo porque mi sonrojo se lo decía todo.

 

 

.........................................................

 

 

Al día siguiente fui tres horas antes al colegio para llegar antes de que iniciaran las prácticas de futbol americano.

Fruncí el ceño al ver a Alex parado en el centro de la cancha.

Con discreción me acerque a uno de los chicos que estaba sentado en la banca.

Claro que él desde abajo y yo desde arriba.

- disculpa - llamé desde allí. - ¿no se suponía que Álex Klein estaría en la banca?

- ¡si! - respondió el con algo de odio mezclado en su voz. - se suponía, pero el entrenador le dijo que lo dejaría jugar en los partidos de práctica si hace lo que debe.

Algo me dice que él iba a ser el jugador que reemplazara a Álex en el campo. Me alejé lentamente de allí Y me dispuse a ver el partido sintiendo que las tres horas que derroché en ese vídeo -porque lo vi dos veces- no habían servido de nada.

Entonces, algo diferente, abrí los ojos de par en par al ver que Álex le lanzó un pase a Logan.

No, no porque sea Logan, sino porque el número 9 estaba solo y Logan estaba cubierto por tres jugadores del equipo opuesto.

Y aun así le dio el pase a Logan.

Cómo era lo esperado, derribaron a Logan apenas receptó el balón e intente no pensar en lo bien que habría quedado la jugada de haber Sido el número 9.

Sabía que no debía meterme; sabía que el entrenador hacia lo mejor para el equipo; lo sabía.

Y aun así me puse de pie, agarre el barandal que me separaba del campo y grite con fuerza.

- ¿¡Que rayos fue eso!? ¡El número 9 estaba solo, Klein! ¿¡Que rayos haces!?

Bueno, al menos conseguí que Álex me escuchará y eso era lo que quería, pero junto a él, todo el campo me escuchó.

Incluso el entrenador.

El mencionado me señaló directamente y con un solo dedo me hizo una seña para que me acercara.

Ya me había visto la cara, huir no era una opción; y ya que ya había hecho el ridículo frente a todos los guapos deportistas de mi colegio, ¿Que tan malo puede ser?

Rodeé la zona de asientos y entre al campo sujetando los tirantes de mi mochila; quería mantenerme distraída del temblor de mis manos.

- Señorita Danner saludó apenas estuve en su campo de audición.

- señor Wilde asentí.

- ¿Sabía usted que las prácticas son solo para el equipo?

- la puerta estaba abierta me excusé sin saber que más hacer.

- ¡muy bien! Por hoy lo tomaré como una visita nada más - sonrió el con malicia, pero aun así respire profundo, un castigo menos.

Mire de reojo alrededor; todo el equipo miraba con gracia a la incoherente chica que se había atrevido a gritar a todo pulmón en presencia del entrenador Wilde.

Álex estaba un poco sonrojado -supongo que de la vergüenza - y miraba a mi dirección aún sin poder creerlo.

Logan reía a carcajadas, por supuesto.

- ¿Sabe quién es el entrenador aquí?

- usted.

- ¿Entonces por qué se atreve a gritarle a uno de mis jugadores después de que hizo una buena jugada?



Kity

#1406 en Novela romántica
#435 en Otros
#138 en Humor

En el texto hay: comedia, romances, complejo

Editado: 12.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar