Finalmente Luci

es ella

No sé si estoy haciendo lo correcto; tengo un mal presentimiento, pero no sé si eso se deba a que él no es de confianza, o si es porque algo nos va a pasar en el trayecto a nuestro destino.

No llevamos caminando mucho, pero hemos estado callados desde que salimos del que era mi hogar/cárcel. No sé qué decirle para romper toda esta incomodidad, pero siento como que si esto ya lo hubiera vivido, lo cual es estúpidamente ridículo ya que desde que tengo memoria no había estado con otro ser humano, pero bueno, me acabo de dar cuenta que mientras hablaba sola estaba asintiendo con la cabeza y diciendo algunas cosas en voz alta. Ahora pensará que estoy loca.

-Entonces…-le digo mientras pienso que más decir- … -genial, más silencio incómodo.

De estar caminando súper tranquilos por las piedras y a tierra sin nadie a nuestro alrededor, se detiene, dirige su mirada hacia mí, y estando enfrente mío, me manifiesta sus pensamientos:

-Por favor, dime que no me has olvidado – me he dado cuenta de que él es de esas personas que mueven sus cejitas para establecer toda y cada una de sus emociones y, en este momento, las levanta con un poco de curvatura y (quizá intencionalmente), muestra angustia e incertidumbre.

Pero, no sé qué responder, puedo decir que sí, pero ni si quiera estoy segura de conocerlo, pero si digo que no, tampoco estaré segura de falsificar la realidad.

-No lo sé- le digo sin pensarlo bien

-Para esta pregunta no hay un no lo sé, solo un sí o un no, responde por favor-me dice sin dejar de arquear sus cejas mostrando su inquietud.

-Lo siento, pero ni si quiera sé quién eres- le digo algo preocupada esperando ver cuál será su reacción

-Está bien, no te preocupes. Yo tampoco entiendo que es todo lo que está sucediendo.- su cara se nota un poco más despreocupada, pero igual logro notar su tristeza ante mi respuesta.

-¿Y qué se supone que es lo que sucede?- le pregunto, pero sé queda en total silencio por unos muy largos segundos que parecían minutos (estoy exagerando, lo sé, pero así me pareció)

-Es complicado- me responde él

-Me lo imagino. Pero si voy a estar metida en esto, creo que tengo el derecho a saber qué es lo que ocurre- le arguyo

-Lo entiendo, pero siéndote sincero, no sé cómo podré explicártelo

-Solo dime las cosas tal y como son, si tengo alguna incertidumbre ante tus palabras te lo haré saber- wow, me sorprendí ante mis palabras tan bonitas

-Bueno, intentaré explicarte… esos que creías que eran sueños, jamás lo fueron. Pero si te sigo explicando más sobre esto, puede ser que nos reinicien y los tres volvamos a creer que todo era un simple sueño tal y como todos los demás.

-Sí, creo que no sabes explicar bien las cosas, pero creo que sí logré  entenderlo

Sí, logro entenderlo, pero eso es acaso algo bueno, ahora solo queda saber/enterarme, de quién es quien nos hace tener estos “sueños”, ¿será que también le conozco?

Creo que debería de dejar de pensar en estas cosas, simplemente me quemaré el cerebro sin obtener algún resultado, además por lo visto, esas personas quieren que esté lo menos enterada posible de las cosas.

-Yo, si te conozco -me empieza a decir con una voz algo tímida- literalmente te conozco desde hace años

Hay otro maldito silencio incómodo, pero es que la verdad, yo no sé qué decirle.

-Sé que probablemente piensas que estoy loco, o simplemente no sabes que responderme, pero también sé que sientes miedo, y que no estás muy segura de estar haciendo lo correcto…-hace una pausa y después prosigue-… yo no te puedo garantizar que sea lo correcto, pero puedo asegurarte que conmigo estarás segura, y jamás tendrás que volver a sentir miedo o soledad. Siempre estaré aquí cuando me necesites; incluso si en algún momento te rompe el corazón.

-Te lo agradezco, y a pesar de no saber muy bien quién eres, tú también cuentas siempre conmigo

Y mis palabras solo dicen la verdad, enserio estoy muy agradecida y prometo estar ahí cuando él me necesite; pero no entiendo a qué se refiere cuando me rompa el corazón ¿quién cree él, que me puede dañar?

-No te asustes, llevamos poco más de veinte minutos de silencio incómodo y, quizá te pueda impactar un poco -me dijo seguido de detenerse a la mitad del camino-, porque sé que definitivamente a ella si la recuerdas -susurrando esto último de recordar a alguien- solo unos cuantos árboles más y llegaremos con mi hermana

Oh, está bien supongo, no le contestaré, pero solo se debe a que de nuevo no sé qué debo de decir, simplemente hay que seguir caminando y…

Ahí está, es ella, claro que la conozco, tantas veces en mis sueños que hasta sería imposible el no recordarla, claro, la hermana de Marco. Lizet



Sofia Gallo

#8844 en Fantasía
#11924 en Otros
#1724 en Aventura

En el texto hay: romance juvenil, aventura, lgbt

Editado: 01.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar