Freya

Fran

Freya 3
Fran
Afortunadamente para mi, estaba a punto de ingresar a la universidad a otra ciudad y por fin me alejaría de mi familia y de los malos recuerdos(la herida de vince seguía fresca y Manu no dejaba de buscarme cada que tenía la oportunidad estaba obsesionado conmigo y renuente a creer que no lo quería en mi vida mas), sería libre al fin.
Cuando fui a sacar la ficha para entrar a la universidad mi madre me acompañó para verificar mis pasos, no lo niego siempre se ha preocupado por mí, incluso buscamos el lugar donde viviría y el día anterior al ingreso me llevo con una de mis tías y me ayudó a instalarme (por supuesto primero hablo con la señora dueña de la casa y se aseguró que solo entrarían mujeres y ningún hombre tendria acceso, eso dijo la señora, pero ella no asistía a la casa más que para cobrar la renta).
Yo quería ser diferente, que la gente me notara, en mis ingresos anteriores (secundaria y prepa) comenzaba como una persona extrovertida y amiguera pero con el paso del tiempo mis amigos (hombres) dejaban de hablarme y me hacían bulling, así que empecé llegando bien pintada y con las uñas arregladas obvio quería ser diferente. En casa yo ponía mis horarios, salía a la hora que quería y regresaba igual, me la pasaba con amigas y mi mejor amigo, no había nadie a quien dar explicaciones, me sentía segura de mi misma, quería comerme al mundo y hacer todo lo que no había podido hacer por falta de permisos, sin descuidar mis estudios obviamente. 
Regresaba cada fin de semana a mi ciudad y como no tenía con quien salir para mi madre mejor. Mi madre me preparaba comida cada domingo para llevar, era más sano y más seguro que comería algo después de todo solo sabía preparar huevo.
Así transcurrió un mes y medio escuchando cada mañana antes de ir a la escuela la canción de Sandoval "a quien tú decidiste amar"
♫ A quien tú decidiste amar, no se si sepa que no hay personas como tú aquí en la tierra♫
Los jueves salía de antro con mis amig@s (obviamente sin beber alcohol, tenía 18 pero no me parecía correcto hacerlo, aún pensaba en mis padres y las consecuencias de mis actos)
Ya le había echado el ojo a un compañero de zumba (en retrospectiva ahora no se que le vi, no tenía nada de interesante) en realidad nunca le hablé, pero cuando lo veía me quedaba viendo como tonta, mientras esperaba que las cosas sucedieran como en las películas, que ingenua, siempre esperando al hombre que conocería por casualidad y se convertiría en el amor de mi vida, que ridícula cierto.
En ese tiempo imaginando mi "cuento de hadas" conocí a Fran no le di distinción alguna lo traté como un amigo más, pero no me di cuenta que con el tiempo lo vería como algo más y como todo para mí.
Adivinen quién iba a pagar con creces todas sus maldades en el amor y por entregar su valor ya no querría alejarse nunca de él al estar dispuesta a todo por aprecio y cariño.



SuSaNaLuGo

Editado: 23.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar