Fuera de la Friendzone.

Capítulo 05 | ¿Broma?

KYLE

Aquí vamos.

Empecemos desde la fiesta de Madison, donde descubrí que tenía un novio, y terminé ebrio y besando a mi mejor amiga.

No, mejor olvidemos ese día.

Desde el momento en que Autumn corrió desesperada hacia su auto y con el rostro lleno de preocupación, supe que algo malo estaba por suceder. Jamás imaginé que fuera a tratarse de un accidente. Autumn siempre ha sido la hija y alumna correcta, obediente a todo y con el mejor promedio. No se me ocurría alguna respuesta para la pegunta que todos nos hacíamos.

¿Por qué conducía de esa forma tan descuidada?

Recuerdo haber visto a Autumn practicar mucho para obtener su licencia de conducir. Ella había afirmado cientos de veces que no cometería ninguna infracción y yo le creí, porque Autumn era la persona más honesta que conocía. Ella jamás mentiría.

Entonces, ¿qué le llevó a causar ese accidente?

Enterarme de ello fue terrible. Desde que se marchó sabía que algo no andaba bien, pero ella me había ignorado cuando le pedía que se detenga. Muchos minutos más tarde Madison llegó a la escuela, siempre tarde y sin importarle nada. Cuando me vio y la vi acercarse decidí que la evitaría, aún no me sentía listo para enfrentarla. Pero con el maquillaje corrido y el cuerpo temblando todas mis barreras se derrumbaron, nunca me había gustado verla llorar.

—Autumn ha tenido un accidente —fueron sus palabras. Ella sollozaba mientras se aferraba a mí—. Está grave, Kyle.

Dejamos la escuela y corrimos hacia el hospital. Sus padres estaban destrozados, incluso tuvieron que darle tranquilizantes a su madre cuando el oficial de policía les enseñó el video donde el auto de Autumn chocaba y daba vueltas. Su estado era incierto cuando llegamos, pero luego el doctor mencionó que su cabeza estaba golpeada y que todo dependía de la recuperación de esta para que Autumn despierte.

No me moví. Ni siquiera cuando mi madre vino a buscarme.

Pero tenía escuela y no podía faltar. Por esos días olvidé todo el enojo y tristeza que sentía con respecto a la relación de Madison y me concentré en Autumn. Lo detestable fue llegar a la escuela y escuchar como todos murmuraban acerca del accidente de mi mejor amiga, inventando rumores y creando historias. Unos decían que ella conducía ebria, otros que estaba drogada e incluso llegaron a afirmar que lo hizo adrede solo para acabar con su vida.

¿Qué mierda tenían en la cabeza aquellas personas?

Pues decidí encargarme de todo aquel que hablara mierda de mi mejor amiga, no toleraría ni un solo rumor acerca de ella. A Madison no le gustaba que fuera violento, pero no podía evitarlo. Si se tratara de ella también reaccionaría de la misma manera.

Al tercer día me di cuenta que me estaba descontrolando y lo supe cuando traté mal a Jacob, éramos amigos y compañeros de equipo, pero me había dejado llevar por la furia. Y es que cuando me siento preocupado, la furia parece adueñarse de mi cuerpo, siempre ha sido así.

Si Madison no me hubiese detenido podría haber terminado en dirección por haber comenzado una pelea con el nuevo alumno. Ese idiota me había enfurecido mucho más de lo que ya estaba. Pese a todo ello, sabía que le debía unas disculpas a Jacob, me había desquitado con él.

—Debes tranquilizarte, ese comportamiento violento no es sano —advirtió Madison cuando no encontramos sentados.

—Ella tiene razón, deja de ser un idiota —esta vez fue Connor, uno de mis amigos y capitán del equipo de baseball.

—Le debes unas disculpas a Trevor, Kyle. ¡Lo acorralaste contra los casilleros! —exclamó Sam, quien lucía indignada.

—Es Jacob, Samantha, Jacob —aclaró una muy frustrada Mackenzie.

—Oh, es que los dos siempre están juntos y suelo confundirlos.

Connor negó viendo el rostro apenado de Sam. Los veía actuar normal, como cada día, pero no podía sentirme de la misma forma. Toda mi mente estaba en el hospital, precisamente en una habitación donde Autumn se encontraba aún inconsciente. Me preocupaba que no fuera a despertar o que se tarde en hacerlo.

—Por lo que veo, ya no serán solo los dos —Miré a Alana. Sus ojos verdes me miraron retadores, se había comportado siempre tan pesada desde la vez que terminé nuestros encuentros.

Alana y yo solíamos encontrarnos en su casa cada semana y precisamente no lo hacíamos para charlar. Lo buena que era Alana en la cama y la forma en la que me hacía olvidar a Madison siempre me hacían cambiar de parecer a la hora de cortar esa extraña relación que teníamos, pero cuando descubrí que intentaba hacerle la vida imposible a mis mejores amigas decidí parar de acostarme con ella. Claro que eso la enojó mucho y ahora me detesta.

— ¿Ese es el chico nuevo que se enfrentó a ti Kyle? —me cuestionó Sam, luciendo intrigada.

Asentí, no tenía ganas de responder y comenzar a explicar lo sucedido. Sabía que había sido un error mío, pero el hecho de que ese tipo se metiera me molestaba.

—Es muy lindo —suspiró Sam.

— ¿Lindo? —se burló Jessy, quien traía una bandeja con su comida y examinaba al nuevo mientras se sentaba en uno de los asientos vacíos.

El otro era de Autumn.

—Es guapo —asintió Mack—. Pero le quito puntos por los golpes, no le quedan.

—Defendió a Jacob, fue muy valiente de su parte hacerlo —dijo Madison. La miré por el rabillo del ojo, no sonreía pero notaba la forma en la que su rostro había cambiado al expresarse. Como si aquel chico hubiese hecho la gran cosa y valiera mucho. Lo detestaba.

—Fue muy estúpido —opinó Connor.

—Es un cretino —soltó Jessy.

—Idiota —dijimos los tres al mismo tiempo.

Las chicas nos miraban sin ninguna pizca de gracia.

—Como quisiera que Autumn estuviera aquí, seguro ella también pensaría que el chico nuevo es guapo —habló Sam de forma inconsciente, apoyando su cabeza sobre la palma de su mano, pensando.



xaerndax

#3202 en Novela romántica
#829 en Joven Adulto

En el texto hay: amorodio, friendzone, novela juveil

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar