Fuera de la Friendzone.

Escuela

Escuela

Autumn estaba muy feliz.

Hanna observó a su hija sonreír mientras conducía hacia la escuela, usualmente Autumn dormía camino a su centro de estudios, como si hacerlo la ayudara a no pensar en lo que sucedería una vez que pusiera un pie en ese lugar. La madre de la pequeña no comprendía el entusiasmo de su hija, ella detestaba la escuela, pero hoy parecía estar a punto de bailar y gritar en su asiento.

La razón era muy sencilla y llevaba el nombre de un niño que había conocido días atrás.

Kyle Crawford.

Madison, Kyle y Autumn habían conectado tan rápido que las madres de los pequeños se encontraban muy sorprendidas por ese vínculo que estaban creando sus hijos. Hanna y Melanie no dudaron en agregar a su pequeño círculo de amistad a Valerie, la madre del niño. La mujer había pasado los siguientes días en casa de sus vecinas. Sí, los tres niños eran vecinos. Mientras Jack, el padre de Kyle, buscaba un trabajo, Valerie conocía la ciudad con ayuda de sus nuevas amigas.

Aquellas reuniones no hacían más que juntar a Madison, Kyle y Autumn, la primera se encargó de contarle todo acerca de ambas a su nuevo amigo. Kyle jamás se había sentido tan aceptado y feliz estando en compañía de sus pequeñas amigas, le gustaba la personalidad de ambas. Madison era tan extrovertida y Autumn tímida, pero eso ayudaba a mantener un equilibrio entre ambas.

Hoy era el primer día de escuela del niño de ojos azul verdosos, como Autumn solía llamarlo, pero solo en sus pensamientos. Por fortuna, habían aceptado recibir a Kyle pese a que las clases habían comenzado hace una semana y el hecho de estudiar con su nuevo amigo, alegraba mucho a la pelinegra. Los padres del niño solo esperaban que su hijo no fuera a continuar con sus travesuras y Valerie presentía que eso cambiaría.

Autumn bajó del auto no sin antes despedirse de su madre y comenzó a correr hasta alcanzar a su mejor amiga, quien la esperaba sentada en los pequeños escalones de la entrada. Como siempre, ambas se abrazaron. Segundos después, un niño pasó por su lado, chocando el hombro de Autumn contra el suyo y haciendo que casi cayera al suelo.

Jessy.

— ¡Ten cuidado! —le gritó Madison, visiblemente molesta por la actitud de Jessy, ese niño siempre estaba molestando a su mejor amiga y algunas veces, a ella también.

Él solo les lanzó una mirada burlesca y continuó caminando, con sus manos dentro de los bolsillos y su genial mochila colgada en la espalda. Jessy era hijo de un hombre muy adinerado, mucho más que el padre de Autumn y al niño siempre le gustaba presumir todo el dinero que tenía.

—Lo odio —masculló la rubia.

— ¿A quién odias? —la voz de Kyle sobresaltó a ambas niñas. Autumn no supo explicar el sentimiento que le causó la profunda mirada que el niño le dio.

— ¡Kyle! —gritó Madison sonriente—. Te estábamos esperando.

¿Lo estábamos haciendo? Se preguntó Autumn.

Kyle sintió latir su corazón muy rápido cuando escuchó las palabras de la niña. En su antigua escuela no tenía amigos, los niños al ver lo travieso que era se rehusaban a hablarle o estar a su lado, temían que Kyle les fuera a jugar una mala broma.

Pero él jamás le haría eso a sus nuevas amigas, conocerlas había sido la única cosa buena de su mudanza y quería que su amistad continuara fortaleciéndose.

Autumn sintió un pequeño pinchazo en su hombro cuando intentó mover la correa de su mochila, llevó sus manos hacia aquella zona e instintivamente hizo una mueca cuando comenzó a masajeárselo. Jessy era un niño de seis años y parecía ser mucho más fuerte que todos.

Aquella acción no pasó desapercibida por Kyle y mucho menos Madison.

— ¿Estás bien? —Kyle se acercó a ella y le quitó la mochila. Él había decidido que la llevaría y Autumn se sintió enrojecer.

—No es nada —murmuró la pelinegra, restándole importancia.

—Fue Jessy —Madison se lo dijo a Kyle, como si hacerlo sirviera de algo. Él era nuevo, aún no conocía como era la escuela en su interior y los crueles que los niños llegaban a ser a veces.

— ¿Quién es Jessy?

Anoche, cuando Autumn pensaba en lo genial que sería tener a un nuevo amigo a su lado, temió por un segundo que él las dejara de lado. Era cierto que Jessy era malvado, pero muy convincente cuando se lo proponía y Autumn temía que intentara ser amigo de Kyle y terminara lastimándola también.

—Un niño tonto.

Autumn se quedó en silencio, no quería que Kyle supiera de Jessy, la idea de que sean amigos no le gustaba, le aterraba. Decidiendo que era hora de entrar, los tres niños se encaminaron hacia su aula. Kyle llevaba la mochila de su nueva amiga y se sintió dichoso de tener a su lado a dos lindas niñas.

Entraron los tres juntos y las miradas de los estudiantes no tardaron en clavarse sobre el alumno nuevo, a Kyle no le importó que siguieran cada uno de sus movimientos, ni que comenzaran a murmurar cuando depositó la mochila de Autumn en su asiento y se colocó a su lado.

Pero su intento de control comenzó a desmoronarse cuando escuchó a un niño hablar.

—Pero si son las dos tontas, ahora tienen un nuevo amigo —Jessy se había levantado de su asiento y caminaba hacia Kyle, sonriendo con malicia—. Eres nuevo y no conoces con quienes estás sentado, hay un lugar en mi mesa, aún tienes tiempo de cambiar.

Kyle hubiese deseado tener su libro grueso de matemáticas y lanzárselo a Jessy.

— ¿Por qué eres tan pesado? —espetó Madison, levantándose de su asiento y colocando sus manos sobre la mesa.

Autumn miró a Kyle, él sonrió con la misma malicia que Jessy y eso le preocupó.

—De ahora en adelante no molestarás más a mis amigas —El niño se levantó de su asiento, consiguiendo borrar la sonrisa de los labios del rubio y dándole un suave empujón con su dedo. Madison miraba la escena impresionada y Autumn no paraba de brincar de la alegría al escuchar las palabras de Kyle, claro está que lo hacía en su mente—. No dejaré que lo hagas.



xaerndax

#2783 en Novela romántica
#631 en Joven Adulto

En el texto hay: amorodio, friendzone, novela juveil

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar