Hoy,mañana y siempre

Capítulo 2

Orson

Probablemente no tengo excusa para mi comportamiento, mis vicios o problemas, porque si somos realistas todos en algún momento de nuestras  vidas estamos solos sin embargo no toman decisiones tan mala o estúpidas.

Pero aquí estoy yo tratando de ser mejor y dejando todos los errores del pasado atrás, un día en la reunión de Narcóticos Anónimos  me preguntaron quién o qué objeto representaba  luz en mi vida, no conteste esa pregunta pues no había respuesta concreta, no sentía que cambie por alguien así que no existía aquella luz en mí de la  que tanto hablaban.

15 de Septiembre del 2019

Salía de mis clases de artística era lo que más me gustaba del instituto siempre lograba encontrar paz y tranquilidad en estas clases me inspiraba y realizaba grandes pinturas reflejaba lo que quería en algún futuro aunque para mí, mi futuro era un tanto incierto.

Estaba centrándome en hacer un excelente dibujo para así terminar con broche de  oro este año en el instituto y luego comenzar el último año  y luego todo terminaría.

Estaba saliendo de clases cuando de pronto siento toda mi camisa mojada, alcé mi mirada y mi encontré con un completo desastre,muy tierno por cierto.

-Acaso no ves por donde caminas- dije, realmente no podía enojarme ella,era un tanto chistosa y tonta por lo que simplemente le regalé una sonrisa  para tranquilizarla.

-Lo siento tanto, de verdad no te vi- dijo totalmente avergonzada y con sus mejillas sonrosadas.

-No pasa nada, tranquila para la próxima fíjate por donde caminas no todos somos personas razonables, adiós- dije y comencé a caminar hacia la salida.

-¿Te dolieron?-dijo ella mientras me observaba directamente.

-¿Disculpa qué?- le dije confundido

-¿Tus tatuajes?, ¿te dolieron?- dijo ella viendo detalladamente todos los tatuajes a la vista.

-Solo un poco, ¿niña no sabes que es peligroso hablar con un desconocido?-le dije sonriendo ella de verdad no conocía el peligro.

-No soy una niña, Me llamo Eleonora y no eres tan desconocido para mí- dijo mientras estiraba su mano hacia mi 

-Bueno Eleonora, me llamo Orson y me tengo que ir, adiós- dije mientras soltaba su mano y me dirigía hacia la salida.

Mientras salía del instituto sonríe, esa chica claramente esta fuera de sus cabales sin embargo era tan contagiosa su actitud relajada y tranquila que por un momento quise ser ella una persona libre y tal vez solo tal vez sin un pasado tan malo como el mío.

Llegue a casa  y al entrar me inundo el olor a galletas que tanto le gusta hacer a mi abuela  dice que eso la hace sentir feliz y eso me hace feliz a mi porque aunque no lo acepte una de las tantas razones por la que salí de ese pozo oscuro fue ella, necesitaba volver a ver su luz, escucharla reír,  verla dormir plácidamente para así  poder sentirme pleno y poco a poco completo.

 



MG Hurtado

#3591 en Novela romántica
#1498 en Otros
#349 en Humor

En el texto hay: amor, novelajuvenil, amistad

Editado: 24.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar