Huyendo al Amor

IV

No había visto a Elijah desde que llegue, Laura la enfermera que contrato me daba todos los cuidados aparte de cocinar, conversábamos y veíamos películas, Sofí y mi tía venían cada semana para saber cómo estaba, Laura era morena casada con tres hermosos hijos me mostró una foto de ellos, eran la luz de sus ojos, hoy tenía cita médica, para saber cómo estaba

 

-señorita Adkins, tiene permitido hacer más actividades pero con mucho cuidado eso sí debe tomárselo con calma aún está en peligro -asentí

-¿cree que pueda salir al parque?, es horrible estar encerrada

-debe tener cuidado, eso es todo

 

De Regreso a casa, Laura y yo planeábamos lo que íbamos a hacer

-quiero salir esto significa que muy pronto regresaré a casa- ella me miro – te voy a extrañar Laura

-el señor Hoffmann y tú… - dijo

-no, él cree que el bebé no es suyo – alce los hombros – lo que me importa es estar sana por mi bebe

 

Al llegar a casa una chica salió de la cocina junto a Colin

 

-pensamos que habías escapado, estamos a punto de llamar a Elijah – dijo

-hola – dije con la mano – tenía a una cita médica

-es un placer conocerte, soy Amelia – me abrazo – lo siento – se separó

-el gusto es mío – dije

-venimos hacerte compañía, ya que me enteré de que mi hermano ni siquiera se ha aparecido por aquí ni las ha presentado, espero que no se moleste conociéndolo – se sacó la chaqueta y sentó en el sillón, Colin era muy diferente a su hermano era más informal y parecía más un niño, pero también sabía que podía ser el diablo si se lo proponía y su forma sarcástica – digamos que ya está viejo no conoce lo que es divertirse

-bien juguemos – dijo Amelia

-Laura podrías traernos unos jugos – ella asintió

-por supuesto Ari – ellos me miraron y me senté

-tal vez podamos jugar un juego de mesa – ellos se miraron

-suena interesante, pero yo pensaba en algo como láser tag o salto de un puente – su prima lo codeo

-los juegos de mesa están bien – dijo ella

 

Ver a Colin enojarse por perder era muy chistoso parecía un niño pequeño, yo no podía dejar de reír y cada vez que nos retaba a jugar perdía, no le gustaba perder

 

-no puede ser – dijo – cómo es que has podido ganarme otra vez – sonreí

-es un don, te he dado una paliza – dije y él sonrió

-crees que mi hermano se enoje si te llevo conmigo – todos reímos

-yo no soy un objeto gracias – dije

-más vale que dejes tus manos quietas Colin – Elijah entró – Amelia, y tú no se supone que deberías estar en la cama, no podrías ser más irresponsables, Laura – gritó

-puedes dejar de gritar – dije – hoy me dijeron que podía hacer más cosas, además podrías ser más amable ellos están de vista, por lo menos, al contrario tú me dejaste encerrada aquí, con lo grande y vacío que es esto, rezo para poder irme rápido a mi casa – me levante – lo siento – me disculpe con los demás y me fui a la que era mi habitación

-tiene carácter me gusta – escuche que dijo Colin – estaba ganando hermano, gracias por arruinarlo

 

Me encerré en la habitación y encendí el televisor me acosté en la cama, me dolía un poco la cabeza, demasiado, mire el reloj era hora de tomarme el medicamento, alguien toco la puerta y entró

-mi primo no suele venir de buen humor – me di la vuelta ahí estaba Amelia – pero a mí y a Colin nos gustaría seguir jugando

-o traeremos el juego para acá y Elijah se pondrá más irritable – dijo Colin apareciendo por la puerta

-está bien – dije

Accedí a jugar, Elijah se sentó junto a mí sin decir una palabra, se negó a jugar, estábamos en la última ronda y Colin estaba ganando

-te voy a ganar Ariadna – dijo

- no si yo te gano – tome la última carta, pero no sabía la respuesta, Elijah se acercó

-siglo xv – susurro

-siglo xv – dije

-no puede ser, Elijah te ayudo – dijo 

-no sé dé que hablas – dije mirando a Elijah que parecía algo sonriente

-te lo dejare pasar, solo porque me has hecho divertir más que en toda mi vida – dijo

-no lo creo – dije

-créeme – me quedo mirado

-vaya – se levantó Elijah – Colin cuantas novias me piensas robar o también te casaras con ella por que por mí puedes hacerlo – él me miró

-no pierdo tiempo hermanito, por que si quisiera ya lo hubiera hecho – el voto las tarjetas sobre la mesa, Amelia me miro y Elijah se fue

 

Pero que había sido todo eso, había dicho novia, robarse otra, mire a Colin

-lo siento Ariadna – dijo

-¿Qué ha sido eso? – ellos se miraron

-dejamos que mi hermano no es muy confiado conmigo, con sus novias – lo mire – mi esposa era su novia antes de casarse conmigo cuando se embarazó, ella engañó a Elijah y yo a mi hermano – dijo

-pero no le digas que lo sabes se enojara más – dijo Amelia

-no diré nada

 

Colin y Laura se fueron después de la cena, Elijah no estuvo presente, Amelia se fue a su habitación y yo a la mía con un bote de palomitas para ver una película, cuando la película acabó, me sentía sedienta por toda la sal de las palomitas, fui a la cocina y me encontré con Elijah en uno de los sillones frotándose la cabeza, tenía los ojos cerrados su cabeza descansaba en el espaldar de este, me acerque para ver si estaba bien

-¿estás bien? – lo detestaba pero no podía dejarlo así cuando parecía que tenía un problema, no respondió, me senté en el otro extremo del sillón – te hará bien hablar eso es bueno a veces

-solo me duele la cabeza – dijo y me miró – lamento lo de esta noche

-tener dolor de cabeza no justifica ser un imbécil, pero creo que hay algo más ahí – él se sentó mejor

-no sabía que podrías caminar, debí preguntar y si a veces suelo ser un imbécil – dijo, parecía cansado, tenía los mismos ojos tristes y unas ojeras horribles



Chloe

Editado: 26.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar