Huyendo al Amor

VIII

Tenía que planear lo que mi curso haría en Halloween pero no se me ocurría nada, Elijah en las últimas semanas había estado muy atento venía a almorzar, me iba a ver y llamaba cuando no podía ir, claro que notaba que a veces era más distante, habíamos discutido un par de veces por el celular en la mesa y por la mala manía de no prestar atención, podía haberle dicho que me iba de la casa y él asentía a todo, me había contado algunas cosas de sus padres, su infancia.

 

-¿estás bien? – me di la vuelta y Elijah estaba ahí, estaba despeinado y se sacó la chaqueta

-sí, ¿cómo estás, cómo te fue hoy?, luces cansado – dije

-estoy exhausto, hoy fue un día cansado tengo que revisar algunos documentos tal vez ni duerma – sonrió – y tú qué haces

-estoy tratando de organizar algo para Halloween, pero no se me ocurre nada – dije

-aún falta para Halloween – asentí

-si, pero quiero que salga bien y no quiero dejar todo para el último, tal vez puedo pedir permiso para que vayan disfrazados y hacer un concurso para el mejor disfraz – él me miró – crees que pueda conseguir el permiso – se rio

-claro, si conoces algunos contactos – me pare y me acerque a él me puse de puntitas y aun así era más alto

-señor jefe de mi jefe, cree que puede hacer una excepción para esta mujer embarazada, que si huele plastilina o pintura va a vomitar – él se rio y yo lo abrase – te sirvo la comida – negó – café – asintió, le di un beso en la mejilla

 

No encontraba mi pijama y eso era un problema, en los últimos días me sentía como si me hubiera comido una sandía y media entera, rebuscaba en los cajones hasta que la halle

-¿Qué buscas? – preguntó Elijah desde la cama, tenía los lentes puesto, eso lo hacía lucir más joven, tenía unos papeles en la mano con unas gráficas medias raras

-mi pijama -dije, eligiendo una

-en mi ropa – lo regrese haber

-tus camisetas son muy cómodas, las mías me hacen sentir que voy a explotar – el sonrió – ya la encontré

Me puse el pijama y fui al baño, amarre mi cabello en una trenza y Sali me quede parado al lado de cama

-¿Qué haces? – preguntó Elijah

-creo que me convertiré en gallina – él me miró dubitativo – quiero dormir, pero me duele la espalda – él me extendió su mano y subí a la cama, me recosté sobre él y vi los papeles, levante las cobijas y me metí debajo de ellas, me arrimé más a él – me lees lo que sea eso – lo miré él me regresó haber, la barba le quedaba bien, me sonrió

Todo lo que hacía le daba gracia, que le eligió un traje para usar cada mañana, en vez de que vuelva a repetir el mismo traje, le vire los ojos, aunque hace como le molesta sé que se ríe, cuando tengo repentinos ataques de hambre

-no lo entenderás – asentí

-si me explicas ¿si ?– él se quedó pensando y comenzó a leer, yo lo escuchaba atenta el informe que tenía del último semestre de una de sus compañías

-¿Qué es KPI?

-mide el desempeño para ver si se alcanzó o se alcanzará el objetivo plateado – asentí

 

Me había pedido que le leyera hizo algunas preguntas, cuando están por acabar me di cuenta de que se había quedado dormida, deje los papeles aun lado nos acosté bien, ella tenía su cabeza en mi pecho, acaricie su barriguita que era más prominente, le di un beso en la cabeza y se movió un poco, me quité los anteojos y me dormí

 

-solo será por dos días – dijo lo mire enojada

-me prometiste que íbamos a salir el domingo – él asintió

-tengo que ir a Vancouver con Colin y Celeste – alce una ceja – con Colin – bufe

-no puedo creer – dije algo indignada

-los guardaespaldas tienen el fin de semana libre – dijo – así que me gustaría que no salieras – lo mire – puedes llamar a tu tía y Sofí, Amelia se va de fin de semana con un tipo que conoció, Josh puede venir hacerte compañía

-mi tía está ocupada por fin de mes y Sofí tiene un proyecto en manos – lo mire – pero podría salir con Eric – su semblante cambio – no lo traería aquí, sino a tomar un café

-Josh … - dijo algo calmado

-bien señor Hoffmann – dije – no saldré por nada del mundo, y si necesito algo llamaré a Josh feliz

-mucho cariño – me reí al ver como se reflejaba

 

Había hecho de todo para no aburrirme cocine ayude a Maria a limpiar, elegí la habitación del bebé, revise algunas revistas que me dieron las demás inquilinas del edificio, vi la televisión, intente hacer un poco de ejercicio, organice el programa de Halloween, cuando fue de noche, me dispuse a ver una película en mi computadora, escuche algo en la sala y decidí ir a ver, podría ser Amelia, la mesa central estaba rota, me di la vuelta y vi un sujeto alto

-aquí estás – dijo

-¿Qué quiere? – dije

-lo que todo el mundo quiere, venganza – negué – tú eres su talón de Aquiles

-por favor, no sé dé que hablas – dije

-linda prometo que no te dolerá - retrocedí hasta la encimera de la cocina y tome lo primero que encontré y se lo lance Salí corriendo, hasta una de las habitaciones y la asegure, tome el teléfono y marque a Elijah sonó un par de veces y contestó

-Elijah – dije

-Ariadna, ¿estás bien? – escuche un sonido

-hay alguien en la casa – me tape la boca cuando intento abrir la puerta – quiere entrar a la habitación donde estoy – golpeó la puerta – Elijah

-no salgas de la habitación – dijo

-está intentado entrar, lo consiguieron – dije

-toma la lámpara mandaré a alguien por ti Ariadna – sollocé – cuando entre golpealo y sales corriendo

-Elijah – dije

-nada te va a pasar – sollocé

-te quiero – colgué

El hombre botó la puerta y le lance la lámpara Salí corriendo, pero alguien me tomó de atrás y me boto

-solo lo haces más difícil – dijo

Yo comencé a patear, lo golpe y me comencé a arrastrar, pero me tomó del tobillo



Chloe

Editado: 26.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar