Imperfecto [mpreg]

Capítulo 15

Ilan

Me levanté por la mañana de un salto nuevamente y corrí hasta el baño a vomitar; esto ya se me ha hecho rutina, hace casi una semana que me encuentro así y no encuentro ninguna explicación, el resto del día no me encuentro demasiado mal. Salí del baño topándome con Aksel en el pasillo.

-¿Qué?-pregunté mirándolo, él soltó un suspiro.

-¿De nuevo? Ilan debes ir a ver un médico, esto no es normal-esta vez suspiré yo.

-Ya vi a un médico-señale los golpes que ya estaban desapareciendo-me encuentro bien, Aksel, no tienes nada de que preocuparte-me dirigí a la habitación, escuché los pasos de mi amigo siguiéndome.

-¿A qué hora vendrás? Sabes que viene Paula y tiene ganas de pasar algo de tiempo contigo también, me ha estado preguntando por ti toda la semana-asentí con una pequeña sonrisa en el rostro.

-No lo sé, veré a Aidan cuando salga de su trabajo, seguramente será por la noche-asintió-supongo que Paula vendrá más temprano, ¿verdad?-volvió a asentir-iré a preparar algo de desayunar, tú ve a verte medianamente decente-le revolví el cabello más de lo que estaba, para luego salir del cuarto y dirigirme a la cocina. Allí ya se encontraba la madre de Aksel, preparando café.

Luego de desayunar, Aksel y yo decidimos salir a caminar, para hacer tiempo hasta que sea la hora de salida de Aidan. Nos pasamos el día dando vueltas por el parque y comiendo cualquier porquería que veíamos como si fuéramos un par de niños. Cuando empezó a atardecer, se nos ocurrió pasar un tiempo en la sala arcade a la que íbamos cuando éramos pequeños. Así hicimos, nos pasamos la tarde jugando en las arcades, compitiendo entre nosotros.

Luego de un par de horas allí, recibí una llamada de Aidan, que me esperaba fuera de la casa de Aksel, ambos nos apresuramos a volver. Al llegar, nos encontramos con Aidan recostado contra la puerta de su auto, ni bien levantó la mirada hacia mí, me dedicó una pequeña sonrisa a modo de saludo.

-Lamento haberte hecho esperar, estuvimos matando el tiempo-dije acercándome a él.

-No te preocupes-sonrió, se acercó a mi y me dio un corto beso-¿vamos?-asentí, se apartó de la puerta del auto y la abrió, me subí rápidamente, cerró la puerta, dio la vuelta al auto y se subió del lado del conductor.

-¿A dónde iremos?-pregunté acomodándome en el asiento.

-A tomar algo, luego a cenar y luego podemos pasear, o te puedo traer, me haz dicho que iría la novia de tu amigo, ¿verdad? Supongo que también es tu amiga y querrás pasar tiempo con ella-asentí.

-Pero podemos tardar lo que quieras-le sonreí-seguramente quieran pasar tiempo juntos. No quiero llegar a mitad de algo y llevarme un trauma-Aidan soltó una pequeña risa, arrancó el auto-no te rías Aidan, a mi también me jodería que nos interrumpan-al instante de decir esto, mi cara entera comenzó a arder.

-A mí también me molestaría-me revolvió un poco el cabello, le dirigí una mirada vergonzosa, recibiendo como respuesta una sonrisa-a estás alturas ya no debería avergonzarte decir cosas así, Ilan-soltó una pequeña risita, me tomó del mentón y me dio un pequeño beso. Luego de eso, emprendimos camino al primero de los puntos del plan de Aidan.

-Aidan, detente-dije apenas después de que pasáramos un par de cuadras.

-¿Qué sucede?-dijo estacionando el auto, rápidamente abrí la puerta del vehículo, me asomé por esta y, como ya me es costumbre, vomité, sentí como al instante Aidan comenzaba a frotar un poco mi espalda-¿te encuentras bien?-preguntó, simplemente asentí dejando que el viento frío me diera en la cara. Pronto, el mareo y las nauseas habían desaparecido, Aidan me extendió una pequeña botella de agua mineral junto con un pañuelo descartable, tomé ambas cosas, tomé un sorbo de agua y me enjuagué la boca, luego me limpié con el pañuelo-no me habías dicho que te sentías mal-volví a mi posición.

-Fue repentino, nunca me había sucedido-le mentí-pero estoy bien, aún quiero pasar tiempo contigo-cerré la puerta del auto nuevamente y me giré hacia él, me miraba con una expresión preocupada-estoy bien, Aidan, no me mires así-asintió arrancando de nuevo el auto.

Pasamos el tiempo sentados en el auto en un estacionamiento vacío, simplemente hablando de cómo había ido el día. Cada tanto, Aidan se aseguraba de que no tuviera fiebre o me sintiera mal.

Cuando se hizo tarde, Aidan me llevó hasta la casa de Aksel, se despidió de mi y me pidió que lo llamara si volvía a sentirme mal; seguramente me llevaría con algún médico amigo suyo. No tuve mucha opción más que asentir, le besé en la mejilla despidiéndome de él y bajé. Lo saludé por última vez y entré en la casa, ni bien lo hice, Paula me recibió con un abrazo.

-¿Cómo te encuentras?-dijo separándose para mirarme-Aksel me ha contado todo-posó su mano en mi mejilla-todo-remarcó, le dirigí una mirada rápida a mi amigo, él simplemente se encogió de hombros.



Yaoi-Hands-Mio

#1376 en Novela contemporánea
#8299 en Fantasía

En el texto hay: yaoi, mpreg, yaoi bl fanfict loveboy

Editado: 17.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar