Impredecible

Capítulo tres.

La noche pasó lo suficientemente rápido para que no pudiera soñar con Alex. Me levanté a las siete, desayuné con mi hermano y esta vez sí que fuimos ambos en el coche de mi madre. Aparcamos en el parking del instituto, que estaba en la parte de atrás. No le conté nada a mi hermano sobre lo de la cena, pero estoy segura de que pudo darse cuenta de que yo no estaba bien ya que no articulé ni una sola palabra en todo el trayecto. Y es que tenía miedo. Tenía miedo de ver a Alex otra vez, tenía miedo de que llegase la hora de biología y tenía miedo de tenerlo cerca. La hora de historia fue la primera clase y me senté con Serena, la única chica que se había dignado a hablarme el día anterior. Era pelirroja y tenía los ojos verdes, los cuales resaltaban por su gran tamaño.

-Historia es la clase más aburrida que puede existir- me dijo Serena sentándose encima de la mesa. Reí ante su comentario. El profesor Higgins entró por la puerta y dejó sus libros en la mesa. Antes de que el último alumno en entrar cerrase la puerta, entró Alex. Por lo que recordaba, no había estado en la clase de historia el día anterior y el Sr. Higgins no lo había nombrado al principio de ésta. Abrí los ojos como platos al ver que se sentaba en uno de los pupitres libres de los laterales. Miré a Serena, que estaba igual de atónita que yo.

-Tenemos un nuevo alumno en esta clase- dijo el profesor con su tono habitual- creo que todos los conocéis así que no hace falta presentarlo.

Se oyeron algunas risas, Alex se giró y saludó con una palmada y un apretón de manos a un chico que estaba detrás de él. Después Serena abrió su libro de historia e inclinándose hacia mí me dijo:

-Ahora Brooke debe estar muy contenta- la miré y tenía las cejas levantadas. Me hizo una ademán para que mirara hacia la primera fila, en la cual había una chica morena con el pelo rizado que no paraba de mirar hacia Alex con una sonrisa de oreja a oreja.

-¿Esa es la novia de Alex?- le pregunté.

-Claro- dijo ella asintiendo- está en el equipo de animadoras.

-Por eso se ha cambiado a esta clase de historia- dije para intentar calmarme a mí también. Y es que después de todo lo que había pasado en su casa, el hecho de ver que se cambiaba de clase a una en la que yo estaba me hacía sentirme todavía más aterrorizada.

-Pues en ese caso, pobre Brooke- dijo ella en un susurro.

-¿Por qué?- indagué frunciendo el ceño.

-No es una de las parejas más aclamada del instituto. Todo el mundo sabe lo que pasó antes de que estuvieran juntos oficialmente- explicó.

-¿Cómo?

-El año pasado Alex tenía otra novia, que curiosamente, era también animadora- el hecho de que Serena hablase en pasado me causó un escalofrío por todo el cuerpo- Empezaron a salir hace dos años, en verano, pero en ese mismo año Brooke entró en el equipo de animadoras y se encariñó demasiado con Alex. Por desgracia, la pobre novia de Alex se enteró de que él le estaba poniendo los cuernos con Brooke, y llamó a Alex para hablarlo. Esa noche quedaron en la casa de ella y discutieron. Fue una discusión un tanto fuerte, ya que un chico del instituto los oyó desde su casa, ya que vivía al lado. Con esa discusión rompieron y después Alex se fue a su casa, dejando a la chica hundida y sola. Al día siguiente el director interrumpió la clase de geografía, a la que Alex iba conmigo, para darnos la noticia de que Sophia había muerto atropellada por un coche esa misma noche- se me heló todo el cuerpo y no pude evitar mirar a Alex. Estaba mirando hacia el profesor, el cual estaba explicando una de las batallas de la I Guerra Mundial. Serena me dio un codazo y siguió explicando:

-En ese momento Alex entró en pánico y nadie sabía que había pasado, ya que sólo algunos del equipo de béisbol sabían lo que pasaba entre Brooke y Alex. Éste salió corriendo de clase y no volvió hasta el día siguiente, pero tuvo que irse a mitad de mañana para declarar en comisaría. Él era la última persona que había visto a Sophia con vida. Todas las sospechas se posaron sobre él y se abrió una investigación. Registraron la casa de los Smiths y hasta le confiscaron el coche a su madre, ya que se creía que ese había sido el coche con el que atropellaron a Sophia. Alex pasó dos noches en el calabozo durante todo el proceso, pero como el coche no tenía ningún rasguño y la policía no pudo encontrar más pruebas en contra de Alex, se cerró el caso y Alex quedó en libertad. Desde entonces sale con Brooke con total libertad.

No podía procesar tanta información. El hecho de que Alex estuvo implicado en un asesinato me hizo tenerle aún más miedo.



eleutheromania

Editado: 05.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar