Inevitable

Prologo

No voy a decir que alguien tiene la culpa, aun así no voy a decir que todos sean inocentes. Nadie causo que no oyera lo que quería o me gustaría haber hecho, parte de todo eso es mi culpa, pero las personas no quedan lejos de eso. Díganme débil, ilusa, patética, cretina, ridícula, lo que ustedes quieran; pero en mi defensa solo diré que solía ser muy influenciable, quiero creer que no soy la única con este defecto. Si me insistían demasiado podía ceder a cualquier cosa, pero ahora, ahora me encuentro en el dilema más grande de mi vida.

¿Qué hacer con ella? Algunos dirán que la desperdicio, que dejo pasar el tiempo, que tiro a la basura los mejores años de mi vida. La realidad, es que si recapitulamos a cuando era una niña, diría que la desperdicio desde el día en qué nací o bueno desde que tengo uso de razón. Lo difícil no es saber que hacer lo difícil es saber qué papel cumplo en este mundo que se supone que tengo que me haga diferente, o bueno al menos eso es lo que vengo buscando.

Mi vida no es mala, de hecho es buena de cierta forma, el problema es que siempre me preocupe por caerles bien a las personas, en especial a mi familia quería que se sientan orgullosos de quien era. Pero en ese proceso de buscar esa perfección me perdí, me volví demasiado tranquila, sumisa, aceptaba lo que tenia y no me esforzaba por lo que quería.

No puedo decir que me arrepienta de todo eso, lo positivo es que todo eso que decidí me ayudo demasiado, en especial para poder entenderme, pero el lado negativo, me aislé de forma extrema, digamos que me volví introvertida, tímida y todo eso ocasiono que de alguna forma no me sepa relacionar con las personas.

¿Qué fue lo que hice, lo que me llevo a decidir eso? Muchas cosas, pero principalmente las personas, por mucho tiempo me consideraba diferente, eso y que a los que consideraba amigos me terminaban decepcionando de la peor forma y que eso se repita constantemente digamos que me produjo muchas inseguridades.

Ahora me doy cuenta de cómo me afecto eso, estoy realmente jodida, quebrada y rota por dentro, tres años desde que termine el instituto y aun me encuentro dándole vuelta al asunto de mi futuro. Si quisiera tener un título universitario podría, no hay nada que me detenga, pero en el fondo no es lo que quiero, no es que no lo intente, de hecho curse algunas carreras pero digamos que no supere el año, luego volví y ahora no quiero volver a poner un pie en esas instituciones.

Digamos que mi situación mental no se encuentra enfocada en eso y tampoco me interesa tener un papel que me diga que puedo hacer por el resto de mi vida. No quiero pertenecer al sistema social que nos vemos obligados a vivir, quiero marcar la diferencia, vivir de lo que amo, la gran pregunta ¿Como iniciar?

Siempre me vi enredada en lo mismo no quiero encajar en un sistema en el que siempre me encontré rechazada, incluso mi propia casa me resulta agobiante, mi lugar seguro es mi propio infierno. Soy lo opuesto a mi familia no encajo y lo que dicen muchas veces me encuentro en desacuerdo, pero con tal de evitar discusiones me mantengo al margen de todo asintiendo y diciendo que si.

Tal vez muchos crean que mi vida es un desastre pero por primera vez me siento libre, siento que puedo volver a recuperar a la persona que tanto me preocupe por esconder, pero no es fácil, no es fácil volver a lo que tanto te esmeraste en esconder.

Aun me importa lo que piensen de mi, pero más importante, es lo que yo piense, si algo aprendí es que mi felicidad jamás dependió de las personas lo busque, pero en el fondo era feliz haciendo lo que amaba, las pequeñas cosas que nadie nunca va a poder quitarme.



Aldy Mica

Editado: 09.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar