Inevitable

Capitulo 1

***Maia***

A veces nuestros demonios provienen de los lugares mas conocidos y nos aterra no poder hacer lo que queramos, el lugar mas seguro es lo que nos aterra y si nos preocupa lo seguro como tirarnos a lo desconocido, donde un movimiento en falso puede lograr que abandonemos todo. La presión de mi futuro, mis sueños, el dinero, mi familia, ser un adulto realmente apesta, esto me supera; no por nada me mantengo en mi zona de confort, no quiero salir y enfrentar lo que por obligación debo. La sociedad. Llena de estereotipos, problemas, personas, estrés, responsabilidades; son tantas cosas las que busco evitar que ni siquiera se como enfrentar todo mi desastre.

Miro a Friola en el otro extremo de mi habitación, un cosquilleo en mis dedos reclama que la agarre, toque y deje ir todo lo que me atormenta pero no puedo, me lo prometí. Una promesa tonta considerando lo importante que es para mi tocar, mi sueño se volvió en mi pesadilla personal. Vivo con el demonio a dos puertas de distancia, debo verla todos los días y escuchar su irritante voz y opiniones banales.

No volveré a tocar hasta saber que quiero, hasta poder demostrar lo que valgo y que todos me juzgaron, no volveré a ser juzgada.

Como me odio por eso, jamas rompo una promesa que me hago y esta no sera la exepcion, tengo mucho en mi vida por arreglar, mucho por decidir y aun asi no puedo alejarme de aquello que amo. Como se puede renunciar a aquello que amas son nuestros deseos, entrañas, emociones, somos nosotros que reclamamos disfrutar, sentir, vivir, sera dificil pero no puedo con el sentimiento de lejanía. Simplemente no puedo.

Observo la hora en mi celular, cinco y cuarto de la mañana, tres horas de sueño a la basura. Tal y como me pasa hace tres meses el tiempo exacto en el que decidí dejar oficialmente la universidad, no es la primera vez, pero ahora no hay vuelta atrás.

Soy la hija menor de alguna forma siempre fui la mas consentida, aunque eso no implica que no haya querido que mis padres se sientan orgullosos de mi y claro de alguna forma ser mejor que mi odiosa hermana. Hay esta mi gran problema, o bueno parte de el, querer agradar a las personas haciendo lo que otros esperan, por mucho tiempo no tuve criterio propio y ahora me encuentro cautiva en mis propios pensamientos al decidir que no puedo vivir de esa forma.

No puedo vivir de las expectativas de los demás.

Decir basta a lo que tanto nos ahoga para tener que lidiar con cada uno de nuestros tormentos no es algo que decida de la noche a la mañana, pero cuando ocurre ya no hay vuelta atrás. Ahora la pregunta del millón de dolares, ¿Qué espero hacer ahora? No voy a decir que sepa exactamente que quiero, pero lo que si quiero es vivir de lo que amo, no quiero encajar en un sistema que te vuelve esclavo del mismo perdiéndote en el proceso. No, quiero disfrutar la vida, ser feliz y poder vivir como siempre me lo prohibí, por lo tanto mis días son así despertar y tratar de tener una señal que me diga que quiero.

Esperar, encerrarme, esconderme, escapar: vaya vida emocionante que tengo.

Comienzo a estirar todos mis musculos para despertarlos lo único que puedo hacer es alejar de mi todo lo que pienso eso solo generaría que me sienta miserable y quiera gritar y romperlo todo. Cierro los ojos mientras me estiro y tomo reiteradas respiraciones, lo suficiente para poder relajarme y enfrentar este tedioso día. Agarro mi teléfono y puedo ver el mensaje que me mando Rochelle mientras dormía.

Rochelle... A las tres llegamos, supongo que mañana podemos quedar en algo.

Maia... Super necesito la terapia de mi mejor ami-hermana.

Envió el mensaje dejando el teléfono de nuevo en la cama sabiendo que no tendré respuesta hasta la tarde. No voy a decir que odie a Rochelle pero tiene una capacidad para ser colgada que supera a cualquiera, es mi mejor amiga y la conozco desde que tengo cinco años, es la única amistad que conservo de mi niñez. Aun así debo tener cuidado por mas que diga que mañana,  después de pasar meses fuera estudiando, es probable que cancele o se olvide y no me avise.

Así es Rochelle la persona mas colgada que puedas cruzar en tu vida. Pero lo que tiene de malo, lo tiene de bueno es sin duda alguien con quien no tengo filtro y jamas me juzga solo me dice lo idiota que soy por tener veinte años y aun no tener idea que hacer con mi vida, aunque claro no todos tienen la beca de su vida para irse a estudiar medicina a Nueva York.

Salgo de mi cuarto a poner la cafetera y posterior a ello darme un baño. Lo ultimo que necesito es seguir pensando, tomo el baño mas largo que me permito hasta comenzar a sentir las voces roncas de mis padres al despertar. Salgo del baño envuelta en una toalla para servirme una taza de café y poder cambiarme en la comodidad de mi cuarto.

Al llegar a la cocina veo a mi madre sirviendo dos tazas de café mientras prepara unas tostadas para cuando mi padre aparezca a desayunar.

- De nuevo temprano Maia, ¿debemos preocuparnos? -dice mi madre, me encojo de hombros dándole la espalda sin inmutarme, puedo sentir su vista clavada en mi siguiendo cada uno de mis movimientos-. Como sea en un rato nos vamos y te quedaras con tu hermana.

- Lo de siempre -digo volteando para verla, fingiendo prestarle atención sabiendo que va a darme un sermón sobre lo que debería hacer y evito.

- Espero que... -comienza hablar sin detenerse, mi vista esta puesta en la tostadora sin ser consiente de lo que vaya a decirme-. Nos iremos dos semanas a ver a tus abuelos -mis cejas se alzan, dándole atención sin duda no esperaba que me dijera algo diferente al final de todo su discurso-, saldremos el sábado y quiero que nos acompañes, no quiero que te quedes sola mientras no estamos.



Aldy Mica

Editado: 09.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar