Inevitable Realidad

Capitulo 5

Capítulo 5; Una propuesta tentadora.

 

 

 

—¿Estas bien? —me pregunta Kian.

Asiento con la cabeza. Tenemos como tres horas en el hospital, ya limpiaron y vendaron mis heridas.

—¿Por qué fuiste a mi casa? — mi voz sale un poco tímida, sigo con la mirada clavada en las sabanas de la cama que estoy, con toda esta mierda de mi pequeña crisis nunca me paso por la cabeza que Kian fue quien estuvo al lado mío todo este tiempo.

—Quería discúlpame...—aclara su garganta, balanceo mi cabeza hasta que mi mirada queda a su altura, no respondo para que siga hablando —. En la fiesta no me comporte del todo bien y bueno a Emma le agradas demasiado.

Una pequeña sonrisa sin ánimos cruza por mi rostro.

—Es una niña muy adorable.

—Si...—contesta un poco distraído.

—Gracias por la ayuda, seguramente piensas que estoy loca— rió sarcásticamente.

Kian solo se limita a asentir.

—Yo me voy— se levanta rápido de la silla que estaba lado mío—. Que te mejores.

Miro incrédula como sale veloz de la habitación.

¿Qué mierda acaba de pasar?

 

 

22 de febrero del 2016.

 

Ya pasó un tiempo desde mi pequeña crisis, desde esa tarde que Kian salió de la habitación del hospital como si hubiera visto un fantasma, dure más de dos semanas usando unas vendas en mis piernas, porque al parecer me las lastime en mi épico momento. Tuve que usar un pantalón largo y algo ancho para cubrir las benditas vendas y que nadie me preguntara que me paso.

Me daba vergüenza decir lo sucedido, esa misma noche intente comunicarme con Kian para decirle que no hablara de nada lo que pasó y gracias a Dios entendió perfectamente y me dijo que no hablaría de nada. Desde ese entonces no he vuelto hablar con él. Triste, pero cierto.

Estoy navegando un poco por interne mientras bebo una taza de café.

Muerdo mi labio inferior cuando una pequeña idea entra en mí. Guio la pequeña flechita del mouse hasta barra de búsqueda y escribo:

Kian Ryder.

Me aparece millones de árticos y hasta entrevista recientes de él. Voy bajando árticos que son inerte para mi curiosidad, pero hay un pequeño artículo que llama toda mi atención.

El afortunado señor Ryder, ya no es tan afortunado después de la muerta de su querida esposa.

Esto si no es aburrido para mi curiosidad, guió el apuntador para el tentador título y le doy click.

El gran empresario que todos creíamos que tenía la vida arreglada, acaba de perder a su esposa esta madrugada. Fuentes cercanas dicen que querida la señora Ryder de tan solo 23 años falleció esta mañana tras dar....

Cierro mi computador inmediato ¿en serio así la gente se gana su dinero? publicando cosas privadas de otras personas, imagino la impotencia y odio que sentía Kian cuando leía toda esa mierda después que perdió a su compañera de vida, ver por todas partes imágenes y noticia de toda esa jodienda.

Yo misma me moleste demasiado cuando fui chisme de todos tras el anuncio de mi divorcio. Miro la hora en la pantalla de mi ordenador.

3:24pm.

Es temprano. Puedo salir o hacer algo, pero con sinceridad no me llega nada a la cabeza.

Dios mi vida es algo aburrida, solamente me la paso de la empresa a la casa, no soy muy sociable ni nada por el estilo.

—¿Señora?

Levanto mi mirada para encontrarme con una de la muchacha de limpieza, le hago una señal para que siga hablando.

—El señor Ryder vino a verla.

Frunzo el ceño. ¿Kian? ¿Qué le pico para venir aquí?

—Claro, gracias— hablo insegura—, dígale que pase.

Ella asiente y sale del despacho.

¿Qué quiere este hombre conmigo? me gustaría mandarlo al diablo, pero no puedo negar que me mata de curiosidad saber sus intenciones.

—Algo buscas, querido Ryder. — murmuro para mí misma.

—Señora Johnson, ni cuánto tiempo— habla Kian cuando entra a mi despacho.

—Lo mismo digo — me acomodo mejor, pongo mis codos en el escritorio y recargo mi barbilla en mis manos —. ¿vino hablar algo sobre la empresa? porque creo no era necesario venir hasta mi casa, podíamos simplemente hacer una reunión.

Una sonrisa traviesa se cruza por su rostro.

—Es que vine para hablar de un negocio nuevo con usted— aclara—, claro, si le interesa.

Sabía yo que este hombre se traía algo entre manos. Fruncí el ceño cuando un pensamiento llega a mí me mente.

—¿Cómo sabes dónde vivo? — y si, después de un mes me pongo a pensar en eso.

—Creo que eso ahora mismo no es lo importante.

—Dígame, porque su visita tan inesperada.

—Quiero hacer una propuesta— miro como entrelaza sus dedos y su mirada coge un tono más oscuro.

—¿Solamente conmigo? — hablo confundida.

—Por esa es la razón que vine aquí, ¿usted cree que si fuera algo de la empresa estaría aquí? — una pequeña risa sin humor sale de él.



IzaCT-

#23206 en Novela romántica
#3845 en Chick lit

En el texto hay: amor, decepciones, abortos

Editado: 07.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar