Inevitable Realidad

Capitulo 6

Capítulo 6;  propuesta..  ¿interesante?

 

Me gustaría decir que no me siento ofendida que un hombre tan apuesto como Kian diga tal barbaridad, ya lo dije, me gustaría, pero me siento lo más ofendida posible.

—¿De qué me estás hablando? — digo molesta.

—Mi propuesta es eso, Sky Jonhson quiero que seas mi amante— explica lo más relajado que puede.

—¿Te das cuenta que hace poco de un mes hice publico mi divorcio? —hablo incrédula.

—¿Y? no será nada público, todo será íntimo — su voz de seductor se hace presente. 

—¿Me ves cara de puta?

Kian suspira y me da la mirada más amistosa. Será hijo de...

—No Sky, no te veo cara de puta— se levanta y camina donde mi lentamente, me pongo nerviosa inmediatamente— pero digamos que sería... ¿interesante?

—¿Interesante?

—Claro, eres una mujer demasiada guapa, aunque un poco loca— lo miró con la boca entreabierta—, no estoy acostumbrado a nada de esto, soy un hombre tranquilo.

—Se nota...— noten mi sarcasmo.

—Pero dije, está soltera, inteligente y muy guapa ¿Por qué no? —sigue hablando sin tomar en cuenta mi sarcasmo.

—Sinceramente no se si sentirme ofendida o alagada.

Una pequeña risa se le escapa, pero sigo nerviosa porque se sigue acercando hasta quedar frente mío lo único que nos separa es mi escritorio.

Acerca su rostro a centímetros del mío hasta puedo sentir su aliento chocar contra mi cara.

—¿Dime Sky? —murmura—, ¿a qué le tienes miedo?

Hay una guerra en nuestras miradas, este hombre hará que pierda la cordura en cualquier momento. El rápido le da la vuelva a mi escritorio y corta la distancia entre nosotros, me levanto de mi asiento para poder enfrentarlo.

—Me toca un solo pelo y aguanta las consecuencias—digo.

Observo una sonrisa traviesa en su rostro.

—No te preocupes, la voy aguantar— dicho esto, me toma por la cintura y me eleva, sentándome de nuevo pero esta vez arriba de mi escritorio cogiéndome de sorpresa.

Sus manos acarician la piel desnuda de mis piernas y no puedo evitar que un pequeño suspiro se me escape, quiero aclarar que ando con una falda que llega un poco más arriba de mis rodillas, cierro los ojos a sentir tan agradable sensación. El entra entre mis pierna y guía su nariz hasta mi cuello,  puedo sentir su respiración contra mi cuello y siento mi piel erizarse, sus manos suben hasta mi cintura y me aprieta contra él.

Mierda...

—Espero que piense un poco mejor mi propuesta — gruñe contra mi cuello.

No sé dónde carajos poner mis manos y al final las pongo contra su cabello para acercarlo a mí. Tengo que parecer una completa zorra pero necesito más de esto, quiero tenerlo cerca de mi.

Siento como deja un rastro de besos hasta llegar mi barbilla, yo por mi parte levantó más la cabeza para que tenga mejor accesibilidad, siento como aprieta su agarre y suelta otro gruñido, tengo que tener mis bragas hecho un desastre y teniendo su amigo algo despierto cerca de mi entrepierna no ayuda en nada.

Pero de la misma forma que todo comenzó, término. Kian se aleja de mí en menos de dos segundo dejándome desorientada por unos pocos segundos.

—Hasta luego Johnson, piense en mi propuesta, le aseguro que no se va arrepentir— habla en voz ronca y algo acelerada.

Bajo mi mirada hasta su entrepierna y puedo ver que lo que sentí no era imaginacion mia, su amigo está bastante despierto y se me corta la respiración al saber el por qué está así. 

Acomoda su cabello y siento mis mejillas calentarse porque yo sé muy bien quien es la culpable de ese desastre, cuando termina de arreglarse el cabello me guiña un ojo antes salir de mi despacho.

Dios mío ¿es imaginación mía o aquí comenzó hacer calor? esto no puede estar pasando, acabo de divorciarme de un matrimonio de más 5 años juntos y vienen este tipo y me calienta el oído y caigo rendida en menos dos minutos.

Pero a quien le voy mentir, tenía tanto tiempo sin sentirme así... tan viva, tan apasionada.

Me iré al infierno, eso ya lo tengo seguro.


 

 

 

27 de febrero 2016.
 

—Muy bien señora Johnson, espero que esta reunión sea algo importante porque no tengo mucho tiempo— me explica Kian cuando entra a mi oficina.

—No se preocupe, será rápido.

Kian asiente y se sienta delante de mi escritorio, le hago una señal que se aleje un poco más y miro como se ríe de mí, obviamente me pongo roja como tomate porque el sabe muy bien porque hice eso, no quiero que pase lo de la última vez.

—No se asuste, no intentare nada de la última vez— pasa su lengua por labios — por ahora...

Dios por favor dame fuerzas...

—Le pedí esta cita por algo—aclaro mi voz— y es... que si quiero aceptar su propuesta.



IzaCT-

#23430 en Novela romántica
#3881 en Chick lit

En el texto hay: amor, decepciones, abortos

Editado: 07.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar