Juliette origins

Parte V

A la mañana siguiente Julieta despertó muy cansada y con un fuerte dolor de estómago producto de las golosinas del día anterior, se levantó y con pasos pesados avanzó al armario tomo su uniforme y comenzó a colocarlo, cuando estaba terminando de abotonar el suéter volvió el dolor un poco más fuerte, Julieta salió de su habitación y le comentó a su madre la cual preocupada comenzó a buscar un medicamento para que le bajara el dolor, gracias a este el dolor desapareció casi por completo convirtiéndose en una molestia casi perceptible así que la pequeña prosiguió termino de arreglarse y de desayunar esperaba a su madre la cual estaba tardando Tras 5 minutos de espera su madre apareció en la puerta con su traje medio arrugado su cabellera parecía un caos y tenía un pan tostado en la boca

-hija ven vámonos que llego tarde realmente tarde a la oficina*anuncio su madre*

Si mami*comunico Julieta mientras caminaba hacia el automóvil aparcado en la entrada*

En el camino su madre se acomodaba el cabello menos mal esta lo tiene corto y para ella es más fácil acomodarlo, al llegar a la entrada del colegio,

La pequeña bajo y se adentra en su tormento, camino tranquilamente a su salón al parecer había llegado temprano en la habitación solo estaban 1 compañero y Laura, esta solo se limitó a observar a Julieta, pronto comenzó a llenarse el salón todos estaban de un lado a otro, platicando o jugando Julieta se acomodó en su lugar y se dedicó a mirar a sus compañeros, en ese momento sintió que los segundos eran eternos unos minutos después entro su maestra para comenzar la clase,

Transcurrieron rápidamente las clases, pronto seria la hora del almuerzo y después de este la hora de deportes, ciertamente estaba mal colocada la hora pero que se podía hacer.

Recordará sus compañeros lastimandola, un escalofrió recorrió su espalda y comenzó a templar y a pensar en el miedo que les tenía, y en lo que serían capaces de hacer, y cuanto tiempo estarían atormentando,    el timbre la saco de sus pensamientos esta tomo sus cosas y bajó a almorzar se sentó bajo un árbol deseando que las gemelas no estuviesen de ánimos para maltratarla, lo cual parecía casi irreal tomo un bocado del almuerzo que había preparado su padre para ella y mientras lo masticaba aparecieron las gemelas del mal

 

-hola pequeña muñequita espero que tengas energía para jugar *decía Amidea mientras le tiraba el almuerzo completo a Julieta*

-aunque no la tenga jugaremos con ella*decía Amelia*

Ambas niñas se dieron la vuelta dejando a Julieta sola

¿Porque son así?, ¿qué les he hecho yo? ¿Porque me odian? Todas esas preguntas y más pasaron por su cabeza y no encontraba respuesta alguna recogió su almuerzo y lo tiró en un contenedor de basura se apresuró a tomar sus cosas y partir al gimnasio donde se cambió y espero a sus demás compañeras todo fue normal y hasta pareció divertido Laura se acercó un poco a Julieta mostrando buenas intenciones al final de la clase se cambiaron y rieron un poco pero la felicidad pronto terminaría, en la entrada las gemelas llamaron a Julieta y esta tubo que despedirse de su nueva amiga, las siguió a su salón donde sorprendentemente no había nadie, dejo su mochila en una banca y se sentó en silencio donde las niñas le señalaron, 
-conque tienes ganas de jugar con otras niñas y a nosotras no nos haces caso*mencionó Amelia golpeando la mejilla de Julieta*

-solo nosotras podemos jugar con tigo * respondió Amidea tirándola en el suelo* no creas que puedes andar de niña en niña como un perro o es que acaso eso eres, no eres más que un simple perro que menea la cola con quien le habla bonito*dijo Amelia mientras golpeaba el estómago de Julieta*

solo podía lamentarse en silencio sabía que si hacia ruido o lloraba le iría peor, si solo hubiese una forma de escapar de todo esto, si solo hubiese una forma de hacerlas sufrir como ellas le han echo desde que llego a esta escuela,

Todos los presentes reían sin parar Julieta solo soltaba lágrimas de dolor, golpe tras golpe, insulto tras insulto era todo lo que escuchaba y sentía pronto todo se volvió oscuro, ya no oía nada ni sentía nada, una imagen paso por su cabeza, eran Amelia y Amidea tiradas en el suelo con sus uniformes manchados de rojo carmesí, un rojo tan hermoso el cual emanaba de su pecho, junto a ellas estaba Julieta de pie y con una daga en manos, con una sonrisa no una sonrisa normal eta estaba llena de maldad, era una sonrisa retorcida, de repente se da vuelta y ve a la pequeña Julieta atemorizada pero a la vez maravillada

-porque no haces lo mismo*decía sin borrar su sonrisa*

Al término de esto despertó, se sentía mareada y con un fuerte dolor en su estómago observó el lugar en donde estaba y era el salón de clases al parecer quedó inconsciente durante la hora libre ya que pronto sería hora de volver a casa se levantó como pudo y se dirigió al sanitario una vez dentro arreglo su ropa y limpio su cara, no parecía que le hubiesen pegado de echo tenia cara de cansancio algo que agradeció, tomo su mochila y salió para encontrarse con su padre☆



Gisela M.

#6577 en Thriller
#1680 en Terror

En el texto hay: miedo, golpes y lagrimas, psicópata

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar